Albert Adrià, Quique Dacosta, Eneko Atxa y Paco Pérez, los cuatro chefs españoles miembros de la Dom Pérignon Society, se unen por primera vez para crear un menú irrepetible

Lunes 19 de Julio de 2021

Compártelo

Leído › 1110 veces

La Maison Dom Pérignon presenta la segunda vida de su Vintage 2003, Plénitude 2, a través de un acto de creación histórico

Quique Dacosta, Eneko Atxa, Vincent Chaperon, Albert Adriá, Paco PérezQuique Dacosta, Eneko Atxa, Vincent Chaperon, Albert Adriá y Paco Pérez

DOM PÉRIGNON VINTAGE 2003 - PLÉNITUDE 2, EL TESTIGO DE UNA HISTORIA Y DEL CAMBIO CLIMÁTICO

2003, el año que todo cambió en Champagne. Si bien los efectos del cambio climático se observaban desde finales de la década de 1980, en 2003 se volvieron brutalmente tangibles. La combinación de una helada severa en primavera y una ola de calor abrasadora en agosto impuso la cosecha más temprana en la historia de esta región desde 1822.

En Champagne se inició la recolecta de uva el 21 de agosto hallando sorprendentemente un estado perfectamente sano y en óptima maduración. Tal y como sucedió en 2010 y en el caso de todas las añadas extremas y atípicas, la del 2003 dictaminó un firme compromiso con los ritmos de la naturaleza y la toma de riesgos en lugar de la sumisión.

Más que imprudencia, intuición, la habilidad que conduce a caminos inexplorados para alcanzar un ideal estético articulado con precisión. Es justo lo que Dom Pérignon hizo en 2003, permitiendo por primera vez que el jugo se oxidara y oscureciese en la prensa, aligerando así la estructura tánica excesivamente imponente. Por primera vez, se ha aumentado la proporción de la Pinot Noir en el ensamblaje para equilibrar la Chardonnay.

Dom Pérignon fue una de las pocas Maison que interpretó 2003. Ahora, Dom Pérignon Vintage 2003 Plénitude 2 ofrece una nueva experiencia de esta añada, una relectura de su historia. Desde 2003, Dom Pérignon ha acompañado la naturaleza y asimilado los cambios en el clima de la región de Champagne. La Maison ha aprovechado la oportunidad para tender hacia una intensidad cada vez mayor en sus cavas, asumiendo el reto de conservar la frescura en su máxima potencia.

ALBERT ADRIÁ, QUIQUE DACOSTA, ENEKO ATXA Y PACO PÉREZ SE UNEN A DOM PÉRIGNON PARA CREAR UN MENÚ HISTÓRICO EN EL QUE DAN UNA SEGUNDA VIDA A SUS CREACIONES MÁS EMBLEMÁTICAS

Cuatro de los chefs españoles más importantes ponen en común su talento en la elaboración de un menú a doce manos único en la historia de la cultura gastronómica de nuestro país en homenaje a la segunda vida.

Tanto Albert Adriá como Quique Dacosta, Eneko Atxa y Paco Pérez han realizado un ejercicio previo en la detección de los platos más alegóricos de toda su carrera profesional. Seguidamente, los han reinterpretado y estructurado en la composición del menú segunda vida, diseñado en perfecto maridaje con la complejidad de Dom Pérignon Plénitude 2 Vintage 2003.

LA CASA-ESCULTURA DE XAVIER CORBERÓ ACOGE EL INÉDITO MARIDAJE DE LA NUEVA AÑADA DE DOM PÉRIGNON Y DEL MENÚ SEGUNDA VIDA

Se la consideraba una construcción imposible, pero para Xavier Corberó, uno de los artistas catalanes más importantes desde Gaudí, su capacidad de exploración no concibió el límite, dejándose llevar a rienda suelta durante 40 años de su vida en su mayor acto de creación.

Su laberíntico hogar esconde, bajo un aura de secretismo, múltiples espacios delimitados por una pesada valla de piedra medieval. Lo empezó en pleno auge textil y bajo una clara influencia del surrealismo, y con el paso del tiempo, fue completando su obra más personal con piezas de mármol y basalto.

La intención de Corberó era crear poesía, celebrando la honestidad del material enfatizando la perfecta imperfección de la textura de la madera o el hormigón. Su casa respondería a su estilo complejo, onírico, caleidoscópico e inacabado, un poema que empezó a escribirse en 1968 y se detuvo por la muerte del escultor.

Una figura de su mayordomo Gregorio y un legendario dragón con una lanza clavada dan la bienvenida a una comida en homenaje a la resurrección y a las segundas vidas. Al segundo ciclo vital que una Plénitude 2 concede a una añada de Dom Pérignon, a las múltiples vidas con las que Xavier Corberó reinventó su propio hogar, a las segundas reinterpretaciones que Albert Adrià, Quique Dacosta, Eneko Atxa y Paco Pérez han dado a los platos con los que hicieron historia.

Dom Pérignon y este séquito de talentos han compartido la misma voluntad, la de escribir un poema libre eternamente reinventable a través del más puro acto de creación.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1110 veces

Comenta