“La superación de los aranceles en EEUU devolverá la rentabilidad a las operaciones de exportación a aquel país, y dará estabilidad a nuestras ventas”

Miércoles 14 de Julio de 2021

Compártelo

Leído › 1727 veces

Juan Gil de Araujo, presidente del Consejo Regulador de la D.O. Rías Baixas, analiza las consecuencias de la pandemia y hace balance del último ejercicio en la Denominación de Origen

Juan Gil de AraujoJuan Gil de Araujo

Tras trabajar en puestos directivos de empresas de diversos ámbitos como AJURIA (Fabricación e importación de Maquinaria Agrícola), Rústica El Acebuchal (Agroganadera), SUMIFEL GALICIA (Maquinaria) o UNIBER (Seguros), Juan Gil de Araujo se incorpora a la dirección de la empresa familiar, Bodegas del Palacio de Fefiñanes, en 1994. Su inquietud e interés por el desarrollo de la D.O Rías Baixas lo convierten, en poco tiempo, en vocal del Pleno del Consejo Regulador. Un puesto que ejerce hasta que en 2012 es elegido por el sector de Rías Baixas como su presidente. Cargo que ostenta en la actualidad.

La pandemia de la Covid-19 ha marcado el 2020, ¿cuál es el balance de este último ejercicio?

2020 fue un año muy complicado. Los vinos de Rías Baixas se venden sobre todo en el canal HORECA, de manera que la situación de cierre de la hostelería nos afectó mucho. Afortunadamente pudimos "salvar el año", por decirlo de alguna manera, gracias a las exportaciones, con cerca de 11 millones de botellas vendidas, un 33,33% de las ventas totales del ejercicio. Tanto el Consejo Regulador como las bodegas tratamos de ser ágiles ante una situación nueva para todos y nos tuvimos que adaptar con el objetivo de mejorar los resultados en el canal alimentación, donde conseguimos incrementar el volumen de ventas en un 19%.

Por otra parte, tanto bodegas como viticultores tuvieron que esforzarse para mantener todos los protocolos de seguridad para los trabajadores, especialmente en vendimia. Un esfuerzo que se vio recompensado, pues logramos mantener a todos nuestros agentes implicados a salvo.

¿Cuáles son los aprendizajes de este año?

Creo que el principal aprendizaje fue que en los momentos difíciles lo importante es mantener la serenidad y buscar los resquicios que deja la adversidad para explotar nuestras fortalezas. El consumidor no desapareció en la pandemia, tan solo adaptó sus costumbres a las posibilidades del momento. Ante la adversidad, si sabemos adaptarnos, si mantenemos la calma, si nos ponemos a la altura de las circunstancias, superaremos los malos momentos.

Recientemente presentaron la añada 2020 y la calificaron como "muy buena", ¿qué define esta añada?

La decisión fue tomada en la sesión del Pleno del Consejo Regulador del pasado 18 de junio en base al informe técnico elaborado por el Órgano de Control y Certificación. Dicho documento incluía, entre otros, datos pormenorizados relativos al ciclo vegetativo, la cosecha y la vendimia 2020, así como a los resultados del análisis sensorial y fisicoquímico de 609 muestras pertenecientes a 129 bodegas, con un volumen de 14.971.559 litros, lo que representa el 63,60% del total del vino de la cosecha.

En cuanto a las cualidades de los vinos enumeradas por el panel de expertos del Consejo Regulador, destacan la franqueza y complejidad de la añada, resaltando  su marcado carácter varietal y su equilibrada acidez.

Un año más, la temporada de premios ha demostrado lo mucho que los expertos valoran los vinos de la D.O. Rías Baixas, ¿Qué implican estos premios?

Los galardones siempre son bien recibidos, tanto por el Consejo Regulador como por sus bodegas. Para nosotros porque es sinónimo de trabajo bien hecho y de calidad, y para las empresas porque les dan prestigio y son una tarjeta de presentación ante sus clientes.

¿Cómo se ha articulado la promoción a lo largo de este año en el que han tenido que apostar por la promoción a distancia?

Fue complicado, tuvimos que duplicar esfuerzos para adaptarnos a la situación cambiante marcada por la COVID-19. Por ejemplo, teníamos planteados nueve planes promocionales en diferentes mercados, y hubo que reducirlos a seis: Estados Unidos, Reino Unido, Irlanda, Países Bajos, México y Canadá.  En el mercado español tuvimos también que suprimir o readaptar numerosas acciones. Pero he de decir que en ningún momento renunciamos a la promoción, que es una de las columnas que sustentan nuestro posicionamiento.

¿Cómo han recibido el fin de los aranceles de EEUU?

Como una magnífica noticia, sin duda. Sabíamos que, como castigo por algo ajeno al sector, la de la imposición de aranceles al vino tendría que ser una medida provisional y, por tanto, lo importante era no perder posiciones en el mercado americano, lo que llevó a las empresas a sacrificar margen comercial. La superación de esa situación devolverá la rentabilidad a las operaciones de exportación a aquel país, y dará estabilidad a nuestras ventas.

Los datos de exportación de la D.O. Rías Baixas mantuvieron su tendencia al alza este año, ¿Qué valor tiene la exportación para las bodegas de la D.O. Rías Baixas?

El mercado exterior es muy importante para cualquier sector, y también para el vino. Permite ampliar mercados, da estabilidad, rebaja la presión que existe sobre los precios en entornos más reducidos. Y, además, aporta beneficios a la economía nacional, lo cual siempre se ha de tener en cuenta, principalmente si se mira desde un organismo como es un Consejo Regulador.

¿Cuáles son los retos del futuro?

Trabajaremos por mantener nuestra imagen, prestigio y posicionamiento, tanto a nivel nacional como internacional. Para ello tenemos que seguir esforzándonos con el objetivo de mantener y mejorar la calidad de nuestros vinos. Como sector debemos seguir manteniendo la unidad de acción que nos ha permitido llegar hasta aquí, planificando nuestro futuro, como hasta ahora, con largueza de miras y con generosidad entre los distintos operadores, viticultores, bodegas y trabajadores.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1727 veces

Comenta