María Bravo Portela, gana el Premio Internacional Pedro Vivanco

Lunes 12 de Julio de 2021

Compártelo

Leído › 1438 veces

Con su obra A Destiempo, esta investigadora médica de profesión y artista de vocación, ha sido la ganadora del XIII Premio internacional de Grabado y Vino celebrado en el Museo Vivanco de la Cultura del Vino

Presentación del fallo-XIII Premio Int Grabado y Vino

El pasado 9 de julio tuvo lugar la comunicación del fallo y la entrega de galardones del XIII Premio Internacional de Grabado y Vino Pedro Vivanco. En el acto celebrado en el Museo Vivanco de la Cultura del Vino (Briones, La Rioja), Eduardo Díez, Director de Enoturismo y del Museo Vivanco de la Cultura del Vino; y Mónica Yoldi, ex Directora de la Escuela Superior de Diseño (ESDIR), junto con los premiados, han inaugurado en la Primera Planta del museo una muestra en la que el visitante podrá contemplar las cinco obras premiadas, así como las galardonadas en ediciones anteriores. El 3 de septiembre, estas piezas únicas, junto con otras 27 estampas seleccionadas entre todas las recibidas a concurso y que reflejan el particular vino grabado, viajarán hasta la Sala Grande de la Escuela Superior de Diseño de la Rioja (ESDIR), donde se unirán al resto de las finalistas, en una exposición de acceso gratuito, que podrá visitarse hasta el 3 de octubre de 2021.

Vino y arte, tradición y modernidad, se dan cita cada año en el Premio Internacional de Grabado y Vino Pedro Vivanco, que alcanza ya su decimotercera edición. Convocado por la Fundación Vivanco y la Escuela Superior de Diseño de la Rioja (ESDIR), durante más de una década este certamen con vocación internacional ha servido de referente para creadores y ha marcado tendencia dentro del mundo del grabado. Jóvenes artistas, y otros consagrados, han grabado con su creatividad la historia de este premio de referencia en el sector del arte.

La pandemia ha originado una breve pausa en el premio, no así en la labor creativa de los participantes, algo que deja patente el alto número de obras presentadas: un total de 85, firmadas por 63 autores de diversas edades y origen. Como en anteriores ediciones, las estampas proceden en su mayoría de Madrid, epicentro de la actividad artística y ciudad que acoge numerosos talleres de grabado. Le ha seguido el País Vasco, que puede presumir de su facultad de Bellas Artes, en la que se han formado muchos de los participantes, así como de escuelas como La Taller o de influyentes ferias como la FIG, la Feria Internacional de Grabado que anualmente acoge Bilbao. Destaca también la labor de centros docentes como el CIEC de Betanzos (La Coruña) que anima a sus alumnos a participar: una prueba de solvencia artística que también da a conocer su obra.

Asimismo, y al igual que en anteriores ediciones, en esta cita en la que el vino se transfigura en obra de arte se han recibido piezas de otros países como Argentina, Polonia, Italia y Brasil, lo que afianza la proyección internacional del certamen. Un encuentro que también destaca no solo por los lugares de procedencia de los artistas, sino por su carácter inter-generacional. Que el arte no entiende de edad es algo que deja patente la amplia horquilla, ya que esta edición del Premio Internacional de Grabado y Vino ha valorado la obra de artistas con edades comprendidas entre los 20 y los 75 años, lo que supone una oportunidad única de comunicación creativa entre varias generaciones que se enriquecen y retroalimentan. Llama también la atención los grabadores que toman esta convocatoria como un reto anual.

Belleza y maestría estampada, difícil decisión para el jurado

En cuanto a la temática de las obras, además del mundo del vino, leitmotiv del certamen, el tiempo fugaz, voluble, apresado en un instante de arte, como metáfora de lo efímero que permanece, aparece en muchas obras. Plasmar con una rica variedad de recursos técnicos las emociones, sensaciones y perspectivas singulares en torno a la tierra, la vid y sus frutos, es un arte que sigue impresionando al jurado en cada edición.

Ha sido una convocatoria especialmente deseada y emocionante tras el aplazamiento del certamen por la pandemia en 2020. La reunión del jurado tuvo lugar el pasado 13 de mayo de 2021, en el aula de grabado de la Escuela Superior de Diseño de La Rioja. No fue un veredicto fácil de tomar para Mónica Yoldi López, ex Directora de la Escuela Superior de Diseño de La Rioja (ESDIR); Eduardo Díez Morrás, Director de Enoturismo y del Museo Vivanco de la Cultura del Vino; Silvia Lindner García, Directora del Museo Würth de La Rioja; Rosa Arregi Otaduy, artista; Ignacio Gil-Díez Usandizaga, Profesor de la Universidad de La Rioja y experto en arte contemporáneo, al igual que el galerista Pedro Torres Gonzalo; Julio Hontana Moreno, artista y comisario de exposiciones y Mª Jesús Escuín Guinea, Técnico de Museos y Coordinadora del Premio Internacional de Grabado y Vino Pedro Vivanco y Secretaria (sin voto). La belleza, calidad y maestría técnica de los grabados hicieron que, para la selección final de las obras ganadoras y las 30 obras que conformarán la exposición de esta decimotercera convocatoria, fueran necesarias 14 votaciones. El jurado también contó con el asesoramiento de los profesores de grabado y fotografía, respectivamente, de la Escuela Superior de Diseño de La Rioja (ESDIR), Alejandro Loche Rosal y Miguel Ropero Pérez de Albéniz.

Tiempo detenido en clave femenina

Dos mujeres firman las obras que han recibido el Primer y Segundo Premio, dotados con 3.000 y con 1.500 euros respectivamente. La madrileña María Bravo Portela ha sido la ganadora de este certamen con A Destiempo, una delicada estampa sobre papel japonés en la que se combinan las técnicas del aguafuerte y la xilografía. En ella nos habla del paso del tiempo y sus huellas, muy presente en los paisajes del vino con el ciclo de las estaciones que va tiñendo de color las viñas, y de cómo las personas percibimos este cambio a veces descompasado, y extraño, en el paisaje y en el devenir de la vida misma. La obra se enmarca en su última serie de trabajos, donde explora sobre la línea y el color con una técnica calcográfica tradicional.

1ER PREMIO - MARÍA  BRAVO PORTELA - OBRA 'A DESTIEMPO' - MADRID

La litografía The order of entropy, 13 de la artista multidisciplinar polaca Anna Trojanowska ha recibido el Segundo Premio. La obra pertenece a una serie realizada durante la pandemia, en la que se aprecia una búsqueda de refugio en un universo de formas fluidas, casi líquidas, sensuales abstracciones geométricas que evocan el eterno retorno, el paso del tiempo y la serenidad imprescindible para la creación, aspectos también trascendentales en la elaboración del vino. Una segunda obra de esta serie, The order of entropy, 15, ha sido seleccionada en el presente certamen para formar parte de la exposición.

2º PREMIO - ANNA  TROJANOWSKA - OBRA THE ORDER OF ENTROPY, 13

En cuanto a las tres Menciones de Honor, la primera ha recaído en la artista catalana Nuria Batalla Tasies con su obra Superficie del tiempo. Se trata de una fotoaguatinta con chine collé en la que establece un juego de desvelar, de dejar al desnudo, con dos estampas superpuestas de un viñedo. La segunda Mención de Honor, Corazón racimo, la firma el artista vasco Juan Carlos Escudero, una sinfonía de colores y texturas, una llamativa declaración de amor al fruto de la vid. Por último, Desirée Moreno García, con Metamorfosis de la vid, nos acerca al proceso misterioso y casi mágico que transforma el jugo de la vid en vino, gracias a la fermentación, hecho que ha inspirado su litografía premiada.

Los artistas galardonados

Tras dedicar gran parte de su vida a la investigación médica, María Bravo Portela, ganadora del XIII Premio Internacional de Grabado y Vino Pedro Vivanco, decidió cambiar el laboratorio por el estudio de arte. Desde 2016, año en el que una de sus obras fue seleccionada en el IX Premio de Grabado y Vino Fundación Vivanco, se dedica en exclusiva al grabado. Inició su trayectoria en la capital de la mano de Miriam Cantera y María Gambín y, desde 2020, cuenta con taller propio. Su obra, presente en exposiciones colectivas en Francia y Reino Unido y en los certámenes más prestigiosos, ha logrado importantes reconocimientos. Entre ellos, una Mención de Honor en la vigésima edición del Premio de Grabado de San Lorenzo del Escorial, en 2019; en el José Caballero o en el Mini Print Internacional de Cadaqués. Obstinada memoria fue el título de su primera exposición individual que tuvo lugar en su ciudad natal, en 2019. Es colaboradora habitual del colectivo aTRÉS junto a Elena Queralt y Virginia Pedrero.

La artista multidisciplinar polaca, Anna Trojanowska, Segundo Premio de esta edición,se doctoró en la Academia de Bellas Artes y Diseño de Wroclaw, en Polonia, y es profesora universitaria de litografía. Desde 2015, tiene su propio estudio dedicado al grabado -esencialmente a la citada técnica que imparte-, la animación y el diseño de interfaces. Cuenta con una larga carrera internacional con más de doscientas exposiciones y su obra ha podido verse en Estados Unidos, España, República Checa, Italia, Rumanía, Grecia, Suecia, China, Australia... Entre la extensa lista de reconocimientos que ha recibido, destaca el Primer Premio de la XXXVIII FISAE International Exlibris Competition en 2020; el de la XXVII bienal internacional de exlibris moderno de Malbork, Polonia, o el primer premio en la 46ª edición del prestigioso premio Carmen Arocena, en 2018. Ese mismo año se alzó ganadora en la Bienal de Litografía de Belgrado. Es una figura habitual en el Premio Internacional de Grabado y Vino Pedro Vivanco, y obtuvo una Mención de Honor en las ediciones de 2016 y 2019.

Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona, Nuria Batalla Tasies cuenta con una dilatada carrera en el mundo del grabado. Consolidó su formación al hacerse merecedora de becas de formación en la Fundación Miró de Mallorca, en los talleres de grabado contemporáneo de San Luis de Potosí en México y en la Fundación Bilbaoarte. Desde 2009, es grabadora artística y responsable del taller Polígrafa Obra Gráfica, un referente en el desarrollo de proyectos gráficos nacionales e internacionales, actividad que compagina con la docencia en la facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona. En 2011 recibió un tercer premio en el Certamen de Grabado José Caballero de Las Rozas y ha sido seleccionada en otras ediciones del mismo, así como en el Premio Nacional del Grabado del Museo de Grabado Contemporáneo de Marbella, en el Concurso de Grabado de San Lorenzo del Escorial o en el Eduardo Naranjo, entre otros.

Juan Carlos Escudero es un artista polivalente de origen vasco licenciado en Bellas Artes, especialidad de pintura, cuya obra está dedicada desde 2017, en exclusiva, al grabado, técnica que le ha granjeado importantes reconocimientos. Entre ellos el X Premio Atlante de Grabado, del Museo del Grabado de A Coruña en 2019; el Segundo Premio en la VII Bienal Internacional de Aguafuerte de Valladolid, 2020; el Open Portfolio FIG Bilbao en 2018 o el Pilar Juncosa de la Fundación Miró de Mallorca. Participa igualmente en proyectos como el del colectivo Sin rumbo fijo, Gráfica Contemporánea.

Dibujo y grabado son los ejes fundamentales de la obra de Desirée Moreno García, una joven artista graduada en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Politécnica de Valencia. Ha cursado el Máster de Obra Gráfica de la Fundación CIEC y ha participado en diversas muestras colectivas, especialmente en Valencia. Su obra ha sido seleccionada en la Bienal Grabado Aguafuerte de Valladolid y en Alma Gráfica de Oviedo.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1438 veces

Comenta