Bodegas Tarroné saca al mercado 'La Pinxa del barrio', una nueva línea de garnachas

Jueves 10 de Junio de 2021

Compártelo

Leído › 540 veces

Los vinos reivindican una expresión típica del lenguaje batería y presentan una imagen atrevida y desenfadada en la etiqueta. La bodega mantiene la apuesta por la variedad autóctona de la DO Terra Alta con una gama de vinos jóvenes.

Bodegas Tarroné ha sacado al mercado dos nuevos vinos elaborados con garnacha tinta y garnacha blanca con el nombre "La Pinxa del barrio" (PdB), que es una expresión utilizada en el lenguaje baterías para referirse a una persona, en este caso mujer, vivaracha , salerosa, con gracia y desenvuelta. La 2020 es la primera añada de la PdB y los vinos han salido al mercado con la voluntad de llegar a nuevos públicos y seguir poniendo en valor la variedad autóctona más emblemática de la DO Terra Alta. Para ello se ha elegido una imagen atrevida y desenfadada en la etiqueta donde se juega visualmente con otra las otras acepciones de 'pincha' que también significa arenque (sardina salada) en algunas regiones como Tarragona, Valencia y Baleares . El diseño, que es una traducción gráfica de los dos significados mencionados, es obra de Marc Riera (GamnDisseny) y refleja el espíritu alegre y vital del vino.

Los dos vinos de la línea "La Pinxa del barrio" son monovarietales para mostrar con franqueza el carácter de la garnacha joven y también su versatilidad según el estilo de vinificación y crianza. De hecho, Bodegas Tarroné ya elabora otros vinos con estas dos variedades y sin mezcla. En cuanto a la garnacha blanca, con la PdB ya son tres las referencias que la bodega tiene en el mercado, pero con estilos de elaboración muy diferentes. Los otros dos vinos son Merian y A Parte.

En esta nueva línea, la intención ha sido crear vinos frescos y amables, con explosión de fruta y un punto de atrevimiento en la imagen. "La Pinxa del barrio" son vinos con cierta complicidad y estructura fruto del trabajo con las madres y el paso por barrica en el caso de la garnacha tinta, pero con la voluntad de ser fáciles de beber y divertidos. Ambos son vinos que admiten diferentes armonías gastronómicas y la garnacha blanca de la PdB está pensada también para beber sola, a copas.

La Pinxa del barrio, 2020. Garnacha negra

Color rojo intenso con tonalidades violáceas y púrpuras. En nariz, aromas a frutas rojas y negras como las cerezas y las frambuesas, florales como la violeta y un trasfondo muy fresco de hierbas mediterráneas. En boca, es intenso y goloso. Los taninos son dulces y maduros, con fondo de fruta roja muy fresca. De final largo.

Fermentación controlada a 20ºC en depósitos de acero. Durante la fermentación alcohólica se realizan remontados diarios, con una maceración corta, de entre 7 y 15 días. Un 30% del vino hace la crianza en barrica para ganar estructura y complejidad.

Es ideal para acompañar cremas vegetales, carnes a la plancha o al horno con salsas ligeras o verduras. Marida con huevo, tortillas y patés.

La Pinxa del barrio, 2020. Garnacha blanca

Color amarillo pálido y brillante. Aromas afrutados, con notas de fruta blanca, melocotón y toques cítricos. También aparecen notas de flor blanca muy elegantes cuando se oxigena. En boca es fresco, suave y muy bien estructurado entre alcohol y acidez, dejando un final muy característico y genuino de la Terra Alta.

Selección de fincas de garnacha blanca de Batea. Fermentación controlada en depósitos de acero a 16º-18ºC. Crianza sobre lías durante dos meses. Un vino ideal para tomar en copas o para acompañar pescado y carne blanca, cocinada al horno con especias o a la plancha con un poco de aceite de oliva virgen extra arbequina. También con arroces cremosos y suaves, arroz de pescado y marisco.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 540 veces

Comenta