Rafa Vivanco presenta un espumoso pionero en Rioja

Viernes 04 de Junio de 2021

Compártelo

Leído › 1476 veces

El enólogo de Bodegas Vivanco continúa su labor de investigación de variedades autóctonas de Rioja y su adaptación a los mejores terruños con este espumoso

Rafael Vivanco durante la presentación Vivanco Cuvée Inédita

Rafael Vivanco ha presentado esta semana, en Madrid Fusión, su primer espumoso de Rioja, Vivanco Cuvée Inédita Extra Brut Reserva 2017, en una cata única donde se ha repasado todo el trabajo de investigación desarrollado por el enólogo de Bodegas Vivanco para la consecución de este vino único. Un viaje a través de diferentes espumosos monovarietales Brut Nature de las variedades autóctonas riojanas Viura, Tempranillo Blanco y Maturana Blanca, elaborados durante las añadas 2015 y 2016, fase de investigación del proyecto.

La pasión por la Cultura del Vino, por seguir descubriendo, por investigar y reinterpretar cada variedad, por velar durante 4 años, durante cada día, la evolución de Vivanco Cuvée Inédita Reserva Extra Brut DOCa Rioja 2017, ha sido el eje vertebrador de estesu primer espumoso Rioja. "A Rafa Vivanco le gusta siempre superar algunos límites, por lo que no es sorprendente que haya estado experimentando con vinos espumosos durante varios años, incluso antes de que se introdujera esta nueva categoría dentro de la D.O.Ca. Rioja. Es un cuvée intrigante, con sabrosas notas de levadura, directo y seco, con notas saladas de terruño y burbujas muy finas" señalaba Tim Atkim sobre este vino único en nuestro país, elaborado con variedades blancas mayoritariamente autóctonas riojanas: 45% Maturana blanca, 30% Tempranillo blanco, 15% Viura y 10% Chardonnay.

Bodegas Vivanco innova la nueva categoría de espumoso Rioja que ampara la D.O.Ca.

El año 2015 fue un año determinante. El Consejo Regulador de la D.O.Ca. Rioja iniciaba, por primera vez en su historia, el proceso de valorar una posible nueva categoría de vino espumoso de calidad dentro de la denominación. La comisión técnica encargaba a un equipo de expertos, liderado por Rafael Vivanco, cuarta generación de la familia y Enólogo de Bodegas Vivanco, el desarrollo y la propuesta de su normativa para iniciar un camino que descubriría que en La Rioja se dan las variedades idóneas para elaborar grandes espumosos bajo este sello reconocido por la primera Denominación de Origen de España. En 2017 se aprobó la propuesta basada inicialmente en Champagne (con los requisitos de vendimia manual y la elaboración según el método tradicional o champenoise). Sería una categoría de espumosos de calidad, diferentes, surgidos de la personalidad del terruño de Rioja y con la esencia de todos los matices que las diversas variedades de uva de la zona aportan.

José Félix Paniego, Santiago Vivanco, Rafa Vivanco y Carlos Echapresto

El año 2017 pasará a la historia como la primera vendimia, autorizada de manera oficial, para la elaboración de espumosos de calidad en la D.O.Ca. Rioja. Un hito con el sabor de 8 bodegas, entre ellas Vivanco, que gracias al cuvée único 45% Maturana Blanca (uva minoritaria y de la que Bodegas Vivanco es pionera en su cultivo), Tempranillo Blanco (30%), Viura (15%) y Chardonnay (10%), aporta a sus referencias enológicas un espumoso único en el mundo.

El milagro de desafiar, a finales de abril, la helada más devastadora del último medio siglo

Las 42 hectáreas del viñedo Finca La Concepción (debe su nombre a la cercana ermita del s. XVI) seguían su curso natural de crecimiento, a 500 metros de altitud. Un lugar mágico al abrigo de la Sierra de Cantabria al norte y a los pies de la Sierra de la Demanda al sur. Un extenso manto de vides singular donde se cultivan, exclusivamente, todas las diferentes variedades blancas autorizadas por la denominación. Un entorno privilegiado por su clara influencia climática atlántica, la orientación del viñedo, sus suelos arcillocalcáreos frescos, profundos y fértiles, que confieren a la uva una maduración lenta y equilibrada en azúcares, viva acidez, aromas varietales y fina mineralidad.

Si algo tienen en común aquellas personas que dedican su alma al campo, a la viña, al vino, es su mirada certera, y constante, a la tierra... y al cielo. Hay imponderables que se escapan de sus manos y de sus cuidados diarios. La añada de 2017 no fue una excepción. La madrugada despejada y sin viento del 28 (día de San Prudencio) al 29 de abril, el viñedo se enfrentaba a la peor helada sufrida en Rioja Alta en los últimos 50 años. Los pámpanos vigorosos de un verde eléctrico amanecían vestidos, tras 3 horas a – 3 grados, de un negro macabro. El invierno fue especialmente seco y, las altas temperaturas de marzo, habían acelerado el estado vegetativo de las cepas. Tras la helada llegaron las lluvias, el maná que permitió que el viñedo volviera a brotar con fuerza. El verano fue muy caluroso y seco. La vendimia, temprana. Y las cepas, siempre sorprendentes, impetuosas en la adversidad.

El contraste de la plata entre finas burbujas amarillas

La vendimia de las diferentes variedades de uva se llevó a cabo, por separado y en su momento óptimo, entre la primera y segunda semana de septiembre. Respecto a la elaboración, tras pasar por la cámara frigorífica y la mesa de selección, la extracción del mosto fue suave y delicada, con un rendimiento bajo con el objetivo de conseguir mostos puros, afrutados y que respetaran al máximo el terruño. Los mostos obtenidos de cada variedad realizaron por separado una primera fermentación alcohólica en pequeños depósitos de acero inoxidable, a baja temperatura controlada. Una vez finalizada la fermentación y tras un tiempo en sus lías, se trasegaron y se realizó la mezcla seleccionada, o cuvée, de los vinos base blancos monovarietales, en la proporción indicada anteriormente. Este blanc de blancs reposó hasta el mes de enero, fecha en la que se realizó el tiraje, y con él, la segunda fermentación en botella, característica del método tradicional o champenoise.

La maduración en botella fue larga, en rima, al frescor natural de los calados subterráneos de la bodega durante 30 meses. En contacto con sus lías adquirió armonía, complejidad y profundidad en aromas, texturas y fina efervescencia. Posteriormente, en agosto de 2020, se realizó el degüelle con relleno del propio espumoso para preservar aún más su personalidad, y con un ínfimo dosaje de 2 g/l, Extra Brut, que únicamente armonizó la viva acidez sin enmascarar la pureza varietal y del terruño. Antes de salir al mercado, permaneció con corcho en botellero durante al menos otros 6 meses.

De color amarillo pálido, vivo e intenso que denota su larga maduración en botella, su burbuja es fina y persistente. En aromas se expresa fresco y complejo por la presencia de frutas de hueso, flores blancas, cítricos y notas terciarias a frutos secos y pan brioche muy bien ensambladas. En boca la efervescencia está presente, pero acaricia con una textura cremosa que manifiesta, de nuevo, ese equilibrio entre la vibrante acidez de la juventud y la elegante envoltura de la madurez. El final es profundo y delicado, con un fondo mineral y salino que te invita a seguir disfrutando. Se trata de un vino muy gastronómico y versátil, ideal para disfrutar con marisco (ostras, vieiras, langostinos...), sushi, sashimi, foie gras, jamón ibérico, ensalada césar, salmón en hojaldre, paella, pasta, cordero asado, pichón, rodaballo o rape al horno, rulo de cabra, queso Comté, chocolate negro con aceite de oliva y flor de sal...

Un lujo para el paladar, al igual que su etiqueta elegante, inspirada en una de las más antiguas (s. XVIII) expuestas en la colección permanente del Museo Vivanco de la Cultura del Vino (Briones, La Rioja). Etiqueta de plata que se colgaba, como otras que pueden verse en la Sala 5, sobre los decantadores: la manera de indicar la procedencia del vino que viajaba, en barricas, desde sus lugares de elaboración. Una etiqueta, la de este Vivanco Cuvée Inédita Reserva Extra Brut DOCa Rioja 2017, que nos recuerda la historia de un espumoso único, la pasión de un enólogo y la intensidad de la naturaleza que, en la adversidad, crece aún con más fuerza.

Vinos con carácter y personalidad

Bodegas Vivanco representa uno de los perfiles de bodegas más comprometidas con la innovación en la elaboración de vinos de la DOCa Rioja. Detrás de la pasión de Rafael Vivancoy su equipo, se esconde un trabajo de investigación en torno a las variedades autóctonas riojanas y las 300 hectáreas de viñedo propio que posee la bodega que, durante los últimos años, ha venido a alumbrar alguno de los vinos más atrevidos de la denominación. Sus monovarietales Colección Vivanco Parcelas de Garnacha, Colección Vivanco Parcelas de Mazuelo, Colección Vivanco Parcelas de Maturana Tinta y Colección Vivanco Parcelas de Graciano, y sus vinos de finca Colección Vivanco 4 Varietales y Colección Vivanco 4 Varietales Dulce de Invierno, todos ellos premiados nacional e internacionalmente, han desvelado las enormes posibilidades de estas variedades riojanas para elaborar vinos con gran personalidad si se cultivan en terruños adecuados. A eso hay que sumar la reinterpretación de las categorías clásicas de Rioja con vinos de perfil moderno como Vivanco Crianza y Vivanco Reserva, y la incorporación de variedades como las también autóctonas Tempranillo Blanco y Maturana Blanca a su vino, Vivanco Viura-Tempranillo Blanco-Maturana Blanca.

Entre otros reconocimientos, Bodegas Vivanco recibió en febrero de 2016 el Premio a la Trayectoria de la Empresa Familiar Año 2015, concedido anualmente por la Firma Internacional EY (Ernst&Young Global Limited). En septiembre de 2014 la revista Wine&Spirits seleccionó a Bodegas Vivanco entre las 100 mejores bodegas de todo el mundo, según la lista "Wine&Spirits' Top 100 Wineries of the Year for 2015". Galardones que se suman, entre otros, al Premio Bodega del Año por parte de la Guía Gourmets (2013) o, la más reciente, la clasificación World's Best Vineyards que, en 2020, distinguió a Vivanco como una de las 50 mejores bodegas de todo el mundo gracias a su sorprendente y atractiva experiencia enológica.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1476 veces

Comenta