“Lo estamos haciendo como lo hacían los monjes”

Viernes 19 de Marzo de 2021

Compártelo

Leído › 934 veces

La DO Conca de Barberà muestra la diversidad de bodegas y referencias en una segunda cata virtual

La Denominación de Origen Conca de Barberà celebró el pasado jueves, 18 de marzo, por la tarde la segunda parte de la cata virtual llamada "La esencia del trepat", incluida en el ciclo de catas 'CONCArim'.

Fue el pasado lunes día 15 cuando se dio el pistoletazo de salida a este nuevo formato de presentación de novedades y, más concretamente, de referencias monovarietales de trepat, que es la variedad más emblemática de la DO.

Esta segunda sesión también contó con la presencia de Bernat Andreu, presidente de la DO Conca de Barberà. Durante su intervención destacó la importancia de dar visibilidad a los diferentes perfiles de bodegas que forman parte de la DO y que se han escogido minuciosamente para las diferentes catas con el objetivo de representar todos los perfiles: bodegas cooperativas, grandes bodegas ya asentadas en el sector, bodegas medianas o pequeñas de nueva creación y también bodegas que forman parte del Viver de Celleristes.

El primer vino que se cató fue el Molí dels Capellans Trepat Tinto 2018 de la bodega Molí dels Capellans. Jordi Masdeu, enólogo y fundador, explicó los inicios del proyecto hasta llegar a la actualidad, en que exportan sus productos a 19 países diferentes, pero destacando que siempre han querido potenciar la elaboración de vinos con trepat y parellada.

Sobre el vino catado: "Está elaborado con uvas de cinco fincas muy viejas de Pira, Barberà de la Conca y Forés, y cada una de ellas tiene una tipicidad de suelo. Es un vino fresco y directo", afirmó Masdeu. Jordi Amell, CEO de Castell d'Or, fue el encargado de presentar el vino Castell d'Or Rosado 2020. "Nuestro proyecto nació con el objetivo de poner en valor todo el proceso productivo y el trabajo que realizan nuestros viticultores. Queremos llevar este proceso del campo a la copa, directamente al consumidor". Durante la presentación, explicó que es un vino de trepat 100%, muy floral y vegetal.

Además, evidenció la versatilidad de un vino que se puede consumir o bien a copas o bien para acompañar cualquier tipo de comida. El tercer vino de la jornada fue el Mas de la Pansa Tinto 2017, presentado por Imma Soler, fundadora y directora de la bodega Mas de la Pansa. Su intervención estuvo marcada por la historia personal y familiar que hay detrás tanto del vino como de la etiqueta, en la que un caballo es el protagonista.

Como explicó Soler: "Cuando mi padre era pequeño quiso ir a los viñedos con mi abuelo. En un momento concreto, mi abuelo vio que el caballo no quería avanzar y es porque le estaba avisando que, a los pies, estaba mi padre jugando. El caballo le salvó la vida y esta es la historia que hay detrás de este vino".

Imma Soler también explicó el proceso de elaboración, marcado por la añada 2016 en que se establecieron ciertos protocolos que marcaron un precedente de cara a próximas añadas. "Se modificó la manera de seleccionar la uva, haciendo la elección de manera manual y sacrificando aquellos granos que no están en perfectas condiciones". La referencia catada es muy aromática y estuvo envejecida 6 meses en barrica, dando como resultado un vino largo y con un post gusto amargo.

El último vino de la jornada fue La Font Voltada Trepat Tinto 2016 de Abadia de Poblet. Jaume Pujol, enólogo de la bodega, explicó que: "Con este vino hemos querido recuperar el patrimonio de elaboración de siglos atrás. Lo estamos haciendo como lo hacían los monjes del Monasterio de Poblet antiguamente, en el que durante las primeras elaboraciones se utilizaba el grano entero". Además, comentó que con este vino quieren transmitir también las características de la zona y de la tierra.

Una vez presentados los cuatro vinos, Bernat Andreu tomó la palabra para agradecer la participación de todos los profesionales. Además, destacó que, a pesar de ser un formato diferente, no deja de ser un punto de encuentro exclusivo entre bodegas y profesionales, permitiendo a los asistentes preguntar y opinar sobre los vinos en todo momento.

El ciclo de catas virtuales prevé dos sesiones más, que tendrán lugar los días 22 y 25 de marzo, y que pretenden poner en valor nuevas añadas y referencias de las bodegas elaboradoras, sin ser exclusivamente de trepat.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 934 veces

Comenta