¿Cómo será el comercio del vino europeo en 2030?

Jueves 14 de Enero de 2021

Compártelo

Leído › 3679 veces

La Unión Europea ha publicado a mediados de diciembre su informe anual con previsiones de la agricultura  al  2030, que incluye un apartado específico sobre cómo puede evolucionar el vino.

Se trata del informe de conclusiones de las sesiones  de trabajo en las que participó el OeMv con su visión sobre la evolución reciente de las principales variables del sector del vino, los elementos de impacto principales y la estimación de la posible evolución al 2030.

El consumo anual de vino se estabiliza en 25 litros por persona

El sector vitivinícola de la UE se está adaptando a los estilos de vida y preferencias cambiantes de las nuevas y viejas generaciones de consumidores. Para 2030, esto debería dar lugar a una disminución más lenta del consumo de vino per cápita de la UE (-0,3% anual) en comparación con 2009-2019 (-1,1%), de alrededor de 25 litros anuales. Sin embargo, podrían persistir grandes diferencias entre los Estados miembros de la UE.

Crece la demanda de vinos con menor graduación alcohólica y de vino espumoso, que se pueden consumir en diversas ocasiones.

Impulsados ​​por la pandemia de COVID-19, están floreciendo nuevas formas de comercializar el vino, como el comercio electrónico, y se espera que se desarrollen aún más, impulsando también la demanda.

Se espera que un ligero aumento en el uso de la producción vinificada para 'otros usos' (por ejemplo, la destilación y la producción de 'productos procesados ​​/ elaborados') compense la disminución del consumo de vino. Como resultado, el uso doméstico total de la producción vinificada podría permanecer estable.

Leve crecimiento de las exportaciones y auge del vino a granel

Las exportaciones de vino de la UE crecieron con fuerza entre 2009 y 2019 (+ 5% anual). Si bien el volumen se ha estabilizado recientemente, el valor ha seguido creciendo. Las exportaciones de la UE están impulsadas por la alta demanda de vino de la UE con indicación geográfica (IG) y vinos espumosos en general.

A pesar del impacto potencialmente prolongado de la COVID-19, la estabilización de la demanda global y la fuerte competencia de los países productores de vino fuera de la UE, se espera que las exportaciones de vino de la UE crezcan ligeramente a 31 millones de hectolitros en 2030 (+ 0,3% por año).

Sin embargo, la demanda de vinos de nivel de entrada (de bajo precio) sigue siendo fuerte y la UE también podría desarrollar aún más este mercado, por ejemplo, exportando más vino a granel.

La UE se reducirá su producción de vino pero aumentara sus viñedos

Dado que se espera que la demanda de la UE caiga y las exportaciones se mantengan casi estables, la producción de vino de la UE se reducirá a 160 millones de hectolitros (-0,3% por año) para 2030, aunque con una variabilidad anual debido a las condiciones climáticas.

Después de un largo período de declive, se espera que la superficie total cubierta por viñedos crezca ligeramente para 2030 (+ 0,2% anual), principalmente para vinos con IG de alta calidad con rendimientos generalmente más bajos.

Los viñedos nuevos y replantados deben compensar los abandonos que surgen por la falta de sucesión de fincas y / o las dificultades para competir en el mercado, aunque el aumento de la producción de vinos de calidad y vinos orgánicos podría resultar en rendimientos promedio más bajos.

En resumen, las previsiones europeas, especialmente difíciles en un año tan turbulento y con cambios tan dramáticos como el 2020, apuntan hacia una cierta estabilidad del consumo mundial de vino, con caída en la Unión Europea. En línea con lo ocurrido en los años más recientes, esta mayor estabilidad del consumo implicaría una gran estabilidad de los intercambios comerciales en términos de volumen, aunque con potencial de revalorización en términos económicos, por incremento de su precio medio.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3679 veces

Comenta