Científicos de Uppsala y Harvard encuentran pruebas sólidas que relacionan los beneficios del vino en la dieta mediterránea

Miércoles 09 de Diciembre de 2020

Compártelo

Leído › 2681 veces

Un estudio de 25 años revela que consumir vegetales, cereales integrales, aceite de oliva y una copa de vino al día reduce el riesgo de diabetes tipo 2 y otras enfermedades cardiometabólicas en las mujeres.

La diabetes tipo 2 es una de las enfermedades crónicas más habituales en los países desarrollados y que está directamente relacionada con lo que nos llevamos a la boca. 

Ahora, un nuevo estudio largo plazo revela que la dieta mediterránea, que incluye una mayor ingesta de vegetales, cereales integrales, y un consumo moderado de aceite de oliva y de vino, puede reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Los investigadores encontraron que la dieta redujo la resistencia a la insulina y el índice de masa corporal (IMC).

Durante años, los estudios han demostrado un vínculo entre determinadas dietas con el consumo moderado de vino y un menor riesgo de desarrollar enfermedades cardiometabólicas, afecciones que afectan en gran medida los niveles de azúcar en sangre, la obesidad y la hipertensión. Pero no estaba claro exactamente cómo estas dietas reducen el riesgo de contraer diabetes tipo 2.

El nuevo estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Uppsala en Suecia y la Escuela de Medicina de Harvard y publicado en JAMA Network Open, analizó datos del Women's Health Study (WHS), una gran encuesta que siguió a más de 25,000 mujeres profesionales de la salud entre 1992 y 201. Los investigadores de WHS recopilaron datos sobre los estilos de vida, la demografía, los antecedentes médicos y las dietas de las mujeres, incluida la ingesta de alcohol. Realizaron análisis de sangre al comienzo del estudio para evaluar los niveles de 40 biomarcadores, incluidas las lipoproteínas de alta densidad, las proteínas consideradas colesterol bueno.

El equipo de Uppsala y Harvard examinó varios de los biomarcadores y la información de la dieta para buscar conexiones con quién desarrolló diabetes durante el estudio. El estudio es uno de los primeros en realizar una investigación de este tipo durante un largo período de tiempo.

La ingesta dietética se midió por puntos. Un consumo inferior al promedio de carnes rojas y procesadas equivalía a 1 punto, mientras que un consumo superior al promedio de frutas, verduras, pescado, cereales integrales y legumbres también ganaba un punto. Los consumidores de una copa de vino al día sumaban también 1 punto, mientras que los que consumían más cantidad u otras bebidas alcohólicas no.

Al observar los biomarcadores, los investigadores encontraron que los participantes con una mayor puntuación en la ingesta de la dieta mediterránea tendían a tener mejores niveles de colesterol bueno y niveles más bajos de resistencia a la insulina. También tenían un IMC más bajo y eran menos propensos a ser obesos.

La mayor parte de este riesgo reducido asociado con la dieta mediterránea y la diabetes tipo 2 se explicó a través de los biomarcadores relacionados con la resistencia a la insulina, la adiposidad, el metabolismo de las lipoproteínas y la inflamación.

Fuente: Association of the Mediterranean Diet With Onset of Diabetes in the Women's Health Study. AMA Netw Open. 2020;3(11):e2025466.
http://dx.doi.org/10.1001/jamanetworkopen.2020.25466

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2681 veces

Comenta