Las bodegas españolas facturaron 5.381 millones de euros en 2019

Jueves 30 de Julio de 2020

Compártelo

Leído › 921 veces

El vino duplicó su cifra de negocio en los últimos 20 años, según datos de la Encuesta Industrial de Productos del INE

Según las cifras de la Encuesta Industrial de Productos del INE, con datos ya publicados hasta 2019 y una serie histórica recopilada por el OeMv desde 1993, la facturación total de las bodegas españolas el pasado año 2019 (antes de la COVID-19) fue de 5.328 millones de euros que, si sumamos las ventas de mosto y de lías, alcanzan los 5.381 millones.

Esta facturación supone una ligerísima disminución del 0,6% respecto al dato del 2018, pero dentro de una tendencia que se ha mantenido de buen crecimiento desde el impacto de la crisis en 2009. En términos de volumen, los 43,3 millones de hectolitros vendidos en 2019 supusieron, por el contrario, un aumento del 2,8% respecto del año anterior, lo cual refleja una disminución del 3,3% en los precios medios hasta 1,22 €/litro de media frente a los 1,27 €/l del 2018.

Las ventas de vino español han crecido a un ritmo medio del 6% anual en los últimos 26 años – desde 1993 – en valor, pero mucho más lentamente en lo que llevamos de este siglo – entre 2000 y 2019 – cuando lo ha hecho a un ritmo medio del 2,8%. Es decir, el gran crecimiento se produjo en los años ’90, seguidos de una gran estabilidad durante la primera década del siglo XXI hasta la crisis del 2009-2010 y un notable crecimiento, de nuevo, en esta segunda década del siglo.

En cifras, desde 1993 al año 2000 el crecimiento medio anual de la facturación fue de un espectacular 15%, mientras que en la primera década del siglo XXI bajó al 1,7%, para volver a remontar, aunque más tímidamente desde 2010 al 2019 a una media de crecimiento anual de la facturación del 4,1%.

En términos de volumen, estos distintos ritmos de crecimiento de las ventas de vino español han sido diferentes: más moderados que en valor en la época de grandes aumentos de los años '90 (10,7% de media anual), ligeramente mejores en la alicaída primera década del siglo (2,4%) y, de nuevo, algo peores en volumen que en valor en esta segunda década (2,2%).

Es decir, el rápido crecimiento de los años '90 se produjo en volumen, pero más aún en valor por revalorización de los vinos españoles en el conjunto de los mercados, fue muy lento entre los años 2000 y 2010, peor incluso en valor, depreciándose en este periodo. Y ha vuelto a ser razonablemente bueno entre 2010 y 2019, con recuperación importante tras la crisis mundial del 2009, de nuevo revalorizándose y creciendo más en valor que en volumen, dado que las ventas en litros son incluso más moderadas en este periodo de lo que lo fueron en la década anterior.

Con estos números en la mesa, podría decirse que (i) el auge de los '90, que a tantas personas y empresas atrajo al sector, fue excepcional; (ii) la crisis del año 2000 por sobreoferta, frente a una demanda más contenida, generó no solo ralentización sino también peores precios; y (iii) la recuperación después de la crisis del 2009 ha sido muy buena, pero particularmente en valor, frente a volúmenes mucho más estables, mostrando lo que podríamos llamar una tendencia hacia la premiumización. Pero no todos los tipos de vino han evolucionado de la misma forma, ni por categorías ni por colores.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 921 veces

Comenta