Los cambios en los hábitos de consumo revolucionan el ecommerce en España

Carmen Fernández

Miércoles 01 de Julio de 2020

Compártelo

Leído › 2669 veces

 

Uno de los elementos que han definido la crisis del coronavirus en España ha sido el fuerte incremento en el comercio online. Aunque en los primeros días del confinamiento la incertidumbre dejó en suspenso las ventas, todos los estudios realizados en las semanas del confinamiento destacan que, a medida que trascurrían las semanas, el ecommerce vivió un crecimiento explosivo que comienza a decrecer a partir del mes de mayo. Sin embargo, numerosos estudios como el de la prestigiosa consultora Deloitte destaca que "gran parte del incremento de la venta online por la Covid-19 se convertirá en estructural", lo que ha supuesto un importante crecimiento y el consiguiente proceso de adaptación a la venta online con un comportamiento dispar en función de sectores tan diferentes como el del vino, el retail o el de las cestas de Navidad.

Durante el confinamiento, y ahora en la nueva normalidad, hemos visto oscilar los sectores que crecían en sus  porcentajes de ventas online. Por ejemplo, los supermercados acumularon los mayores incrementos de ventas online durante el confinamiento, hasta alcanzar registros históricos, mientras caían las ventas del textil pero, a medida que fueron pasando las semanas, pasamos de comprar alimentación, farmacia, material escolar o de oficina, a optar por material deportivo, jardinería, decoración o electrónica. Curiosamente el vino comenzó con caídas leves (-8%) que fueron recuperándose a medida que trascurrían las semanas.

Impacto en el sector vitivinícola

En este sector específico del vino, la Federación Española del Vino (FEV) recientemente actualizaba su encuesta sobre el impacto de la crisis de la Covid 19 en las bodegas españolas. Dos meses después de la primera encuesta, el 93,9 % de las bodegas sigue considerando que se han visto afectados "bastante", o "muy gravemente", señalando que su facturación durante el primer semestre se ha reducido de media en un 38,7% y calculan que al término del presente año, las pérdidas rondarán el 28%. Las microempresas son las más afectadas por esta crisis, con una caída media del 54% en su facturación en los seis primeros meses del año, mientras que el resto pequeñas, medianas y grandes sufren también una importante reducción de aproximadamente el 30%.

El cierre de la hostelería ha provocado caídas de ventas de las bodegas de hasta el 65 a nivel nacional y del 49 a nivel internacional También se ha visto afectado, aunque en menor medida, el canal Alimentación, con una reducción de la facturación de entre el 12 % y el 23%. Por contra se han comportado bien las exportaciones y, sobre todo, la venta online. El 81,7% de las bodegas manifiesta que vende en este canal, cuya facturación ha aumentado de media un 161 desde mediados de marzo, si bien todavía supone un porcentaje muy pequeño de las ventas para la gran mayoría de ellas. Con todo, un 84% de las bodegas que comercializan online manifiestan que han intensificado su estrategia en el mercado de venta online debido a la situación provocada por la Covid 19.

Digitalización y adaptación al cliente

El reto para las empresas españolas es importante pero la inversión en digitalización que han hecho para adaptarse rápidamente a las circunstancias generadas por la pandemia de la COVID19 ha permitido que España haya avanzado puestos en el proceso de modernización en la venta y en la logística, tanto la orientada a particulares como empresas, buscando conseguir una rápida respuesta ante la nueva situación. Entre los grandes cambios que se han producido informes como el Elogia destaca la ruptura de una de las barreras de la digitalización: la de los mayores de 60 años, que declaran haber hecho compras online por vez primera durante el confinamiento.

De esta manera nuestro país se encuentra en una situación inédita que exige  tomar medidas para adaptarse a las nuevas circunstancias y a los cambios de hábito. Entre ellas diferentes expertos destacan la necesidad de apostar por  la actualización de webs y plataformas de venta online, así como el refuerzo de la estrategia de marketing en ese canal y la puesta en marcha de productos u ofertas adaptadas a él son algunas de las herramientas que las bodegas están poniendo en marcha para adaptarse a la nueva normalidad, ofreciendo facilidades para fidelizar a los clientes y ofrecer un buen servicio que anime a consolidar definitivamente el ecommerce en nuestro país.

Carmen Fernández
Licenciada en CC de la Información y especializada en enogastronomía y turismo
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2669 veces

Comenta