Lo que de verdad sabemos del efecto de la COVID19 sobre el sector del vino

Miércoles 24 de Junio de 2020

Compártelo

Leído › 1533 veces

Independientemente de los efectos generales y las posibles consecuencias de la actual crisis, de los que tanto se está hablando, los datos disponibles muestran una caída importante de las ventas de vino en el mercado nacional, así como de las exportaciones particularmente en abril y un descenso del comercio mundial de vino, más pronunciado en valor y precios medios que en volumen, con desigual evolución por mercados.

Aunque hay infinidad de análisis sobre los principales efectos de la actual crisis sobre el sector del vino, tanto en España como en el mundo, y conocemos las grandes líneas, los datos disponibles son relativamente pocos y no siempre tan negativos como podría suponerse.

Consumo de vino en España

general

Veníamos de un aumento estimado del consumo de vino en España notable en 2019: 9,7% interanual a diciembre hasta los 1.100 millones de litros según datos del INFOVI. Pero nos encontramos con una disminución muy relevante en los primeros meses de 2020 que, por la coincidencia de fechas, puede atribuirse a la COVID, cuyo forzado confinamiento se inició el 14 de marzo. Particularmente en los meses de marzo y de abril, donde la reducción del consumo estimado de vino en España es respectivamente del 24% y del 31%.

Canal alimentación

Como detalle de este consumo y basándonos únicamente en los datos disponibles, puede hacerse un seguimiento del consumo en el canal de alimentación, del que disponemos de datos incluso semanales. Según estos datos, desde la semana 14 del año, es decir, la que va del 30 de marzo al 5 de abril, muestra ya un crecimiento notable del 63% (posible acumulación previa al confinamiento), que se mantiene a lo largo de las semanas siguientes: hasta el 73% en la semana del 6 de abril y doble dígito hasta el último dato de la semana del 18 de mayo, donde todavía se mantiene un crecimiento del 21%; muy grande pero ya con tasas de variación algo inferiores a las de las semanas anteriores.

Exportaciones

Tras una cosecha más corta de lo esperado, pero aún con existencias de 2018 relativamente altas, veníamos de acabar 2019 con aumento de ventas exteriores de vinos del 6,5%, pero caída del precio medio en casi un 14%, lo que daba lugar a una merma de la facturación del 8%. Más vino, pero más barato.

En los primeros cuatro meses de 2020, sin embargo, la situación es radicalmente distinta: los precios son ahora un 5,7% superiores a los del mismo período del 2019, las ventas caen un 11,6% en litros y caen también pero un 6,5% en euros. Aunque no solo porque abril haya sido un mal mes para nuestras exportaciones, sino porque también febrero lo fue y, en menor medida, marzo. ¡Y, sin embargo, en febrero y marzo aumentaron sensiblemente las importaciones de vinos a granel provenientes de Argentina!

Unas exportaciones, por otra parte, que se han comportado peor, en este cuatrimestre, en valor que en volumen; peor entre los vinos a granel (-16%) que entre los envasados, ya sean tranquilos (-7%) como espumosos (-4,7% en volumen), afectando muy negativamente a los vinos generosos (-12%) pero positivamente a los vinos de aguja (+12,2%); y que, por mercados, han ido especialmente mal en los casos de Francia (- 16,8%), Portugal, Italia, China y Rusia, pero son positivas en el caso de Alemania (+8,6%), Suecia, Irlanda y Lituania.

Evolución de las existencias

Si se frenan las salidas para consumo nacional y también las exportaciones, parece lógico que las existencias de vinos en bodega caigan, sí, pero a un ritmo inferior al de años anteriores.

Si nos concentramos solo en vino (sin incluir mosto), las existencias al mes de abril de ese año eran de 42,3 millones de hectolitros, que suponen un 6,6% menor que las que había a igual mes del año anterior. Este porcentaje de variación respecto de las existencias del mismo mes en la campaña anterior llegó a ser del 8,7% en febrero y del 8,4% en enero; es decir, como consecuencia de una cosecha notablemente inferior a la del año anterior, teníamos en bodega menos vino que a igual mes del año anterior. Sin embargo, la diferencia se hace cada mes algo más pequeña; es decir, nos vamos acercando a las existencias que teníamos en la campaña precedente. Cómo pueden evolucionar estas existencias en los próximos meses – en función de la cantidad de vino que vendamos – y cómo pueden acabar en julio, son las grandes dudas para calcular cómo pueda ser el enlace con la campaña siguiente. A modo de ejemplo y sin sustentarlo en un análisis pormenorizado de evolución de las ventas, si el porcentaje siguiera descendiendo entre mayo y julio, y tendiera hacia unas existencias un 5,5% menores que a julio del 2019, la cifra final de existencias de vinos y sería de 36,9 millones de hectolitros. Pero a ello debería sumarse el efecto que pueda tener sobre las existencias las medidas de regulación del mercado aprobadas por el MAPA.

Mes a mes, este dato significa que, entre marzo y abril de este año, la disminución de existencias en bodega fue de 2,5 millones de hectolitros (2,8 Mhl si añadimos el mosto): desde los 44,8 M hl a los mencionados 42,3 M hl. Una disminución y por lo tanto unas "salidas" de vino de las bodegas, que es un 21,7% inferior en el mes de abril de este año a los 3,2 M hl que salieron en abril del '19.

En el mundo: Exportaciones mundiales

Fuera de España, el dato más fiable del que se dispone es el del comercio mundial. Con cifras disponibles para la mayoría de los países tanto productores como importadores hasta el mes de marzo, las conclusiones principales son que (i) las exportaciones mundiales cayeron en marzo de este año un 10,7% en euros, pero (ii) no tanto por venderse menos volumen, que apenas descendió un 1,1%, sino (iii) por la bajada importante de los precios medios del vino vendido (-9,7%). En términos interanuales, el valor de las exportaciones mundiales pasó de los 31.781 millones de euros a diciembre de 2019 hasta los 31.425 millones a marzo, mientras que el volumen descendió desde los 10.403 millones de litros a los 10.323 millones en marzo.

Entre los principales mercados, para aquellos de los que disponemos datos hasta abril, comprobamos que quien peor evolución presenta es China, que pierde más de una cuarta parte de sus compras mundiales en los 4 primeros meses de este año. Suiza, Francia y Brasil (en volumen) también reducen sus importaciones de vino en este periodo, mientras que Australia, Noruega y, en menor medida, Bielorrusia y Corea del Sur, las aumentan. Entre aquellos para los que existen datos hasta el mes de marzo, Reino Unido, Alemania, y Rusia pierden compras de vino exterior, mientras que las aumentan Irlanda, República Checa y España (en nuestro caso, por fuertes importaciones de granel argentino) y, en menor cantidad, Lituania y Portugal. Es decir, una evolución desigual por mercados, como también lo es por países exportadores y que deberá esperar hasta poder consolidar datos a abril para ver hasta qué punto resulta afectado el comercio mundial de vino por la COVID19.

Los efectos generales

Más allá de los datos que nos permiten medir fehacientemente el impacto de la actual crisis sobre los principales parámetros del vino español y mundial, los efectos generales de la crisis han sido ampliamente tratados e incluyen:

  • Cierre de Horeca generalizado, con escasa venta en "delivery" y lenta recuperación (posible cierre de establecimientos por falta de incentivos para la reapertura);
  • Incremento de ventas en alimentación que no compensan la caída en horeca, ni en volumen ni, mucho menos, en valor;
  • Incremento notable de ventas online sobre bases muy pequeñas, pero con nuevos clientes que hacen augurar un futuro mejor;
  • Caída del turismo, con particular efecto sobre HoReCa, durante la crisis y después (vuelos, turismo extranjero, viajes de negocios, ...) 
  • Problemas, escasos, sobre la vendimia y prácticamente ninguno sobre la poda, con alguna mención a la escasez de mano de obra.
  • Ayudas oficiales al empleo, sueldo y algunas financieras.
  • Ayudas UE concentradas en evitar excedentes: destilaciones, almacenamiento y vendimia en verde
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1533 veces

Comenta