La bodega y el Museo Vivanco de la Cultura del Vino reinician su actividad enoturística

Lunes 22 de Junio de 2020

Compártelo

Leído › 815 veces

Desde el 1 de julio, con todas las medidas anti Covid-19, con reservas exclusivamente online y en horario de mañana

La Bodega y el Museo Vivanco de la Cultura del Vino, después de tres meses debido a la crisis de la Covid-19, retoma sus experiencias en torno al fascinante mundo del vino a partir del miércoles 1 de julio. El enclave más visitado de La Rioja se ha preparado intensamente para garantizar que cada espacio, tanto exterior como interior, de sus 9000 metros cuadrados, cumpla para su reapertura con todos los protocolos que establecen las autoridades sanitarias.

Las normas de seguridad validadas por Sanidad, y necesarias para obtener (ya en trámite) el Sello de Calidad (Safe Tourism Certified) que otorga el organismo competente ICTE (Instituto para la Calidad Turística Española), contemplan desde el momento en que el visitante cruza la verja de acceso, es recibido en la recepción y comienza a disfrutar del marco incomparable que ofrece Vivanco, que ha instaurado todas las medidas anti Covid-19 para garantizar que los trabajadores y turistas que acudan puedan disfrutar de su trabajo, y de las actividades vinculadas a la cultura del vino, con todas las protecciones.

En el paraíso de la cultura del vino, lo veas o no lo veas, la seguridad es el sentido

No es solo una mascarilla o un hidrogel lo que garantiza la seguridad anti Covid-19 en Vivanco. No es solo una distancia de seguridad y un camino de único sentido, debidamente señalizado, lo que aporta la tranquilidad que todo visitante merece cuando, a partir de julio, acuda a disfrutar de la naturaleza y las actividades enoturísticas en Vivanco. Para su reapertura, todo el personal que hace posible vivir una experiencia única en la Bodega y el Museo Vivanco de la Cultura del Vino, y en los 5000 metros cuadrados exteriores de este paraíso vitivinícola, están debidamente formados y equipados para desarrollar su trabajo con los protocolos anti Covid-19 a los que obliga el Ministerio de Sanidad. No hablamos únicamente de temperatura o guantes de nitrilo, sino de medidas higiénicas que se traducen en la limpieza escrupulosa de las instalaciones, de los uniformes o de la vajilla que queda impoluta tras un lavado a 80º.

Se reinicia esta ansiada etapa en Vivanco con varios cambios importantes. Durante este mes de julio solo se podrán realizar reservas a través de internet y los horarios de apertura serán exclusivamente de mañana, de 11:00 a 15:00 horas, de miércoles a domingo, ambos inclusive. La tecnología que tan cerca nos ha mantenido durante estos meses, hará posible que, de momento, desparezcan los materiales informativos físicos y táctiles, que serán sustituidos por un código QR que permitirá acceder a dicha información desde el móvil. Todos ellos son requisitos para el Sello de Calidad (Safe Tourism Certified) que otorga el organismo competente ICTE (Instituto para la Calidad Turística Española).

Las actividades de experiencias enoturísticas se limitan, al igual que los horarios, para una mejor seguridad. Continúan las visitas guiadas a la bodega y al museo en los horarios habituales, así como las visitas no guiadas al Museo Vivanco de la Cultura del Vino. Respecto a las degustaciones de vino que se llevan a cabo en las visitas guiadas, podrán disfrutarse, por supuesto, con todas las medidas de seguridad. En paralelo, se reinicia la apertura del restaurante Vivanco con sus servicios de comedor, terraza y cafetería, con todos los protocolos que marca esta nueva etapa.

Vivanco abre sus puertas y, recién estrenado el verano, su corazón de vino late de nuevo con el ímpetu de un equipo, quizá, más motivado que nunca. Porque todo pasa y todo queda. Porque lo nuestro es compartir. #Volvamosacompartir.

Disfrutar del vino y su cultura en grupos reducidos

Con todas estas medidas operativas, a las que ya nos hemos acostumbrado con naturalidad, Vivanco se plantea como una opción muy especial para todos los turistas que quieran disfrutar de la tranquilidad, el arte, la cultura, el vino e incluso esos largos paseos que tanto hemos echado de menos en la naturaleza. Un turismo de interior que, a lo largo de más de una década, han disfrutado turistas de más de 50 países y de todos los puntos de España.

Las visitas guiadas a la bodega y a las cinco salas expositivas que atestiguan la milenaria cultura del vino; la degustación de los vinos que, tras las visitas, son aún más especiales ante un mar de vides bajo la Sierra de Cantabria, a orillas del Ebro; la visita a la exposición Vivanco Suite, del célebre diseñador Alberto Corazón, cuyos viñedos invernales se quedaron en silencio más tiempo del que debían; y el descubrimiento de las 222 variedades ampelográficas del Jardín de Baco (jardines que nacieron para salvaguardar, por cierto, el patrimonio vitivinícola tras la devastadora filoxera que asoló Europa y se superó), se realizarán en grupos más reducidos, a un tercio de su capacidad. No obstante, entre los 9.000 metros entregados al mundo del vino, si algo sobra, ¡es pasión y espacio!

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 815 veces

Comenta