Ruta del vino de Rueda: enoturismo de principio a fin

Vilma

Viernes 15 de Mayo de 2020

Compártelo

Leído › 2048 veces

La Ruta del vino de Rueda está ubicada en el corazón de Castilla, extendiéndose a lo largo del margen izquierdo del río Duero, y quedando circunscrita a la D.O. Rueda.

La Denominación de Origen de Rueda abarca las provincias de Segovia, Ávila y Valladolid. El enoturismo en Rueda ofrece una excelente muestra de la riqueza histórica y turística de esta región vitivinícola.

Las características orográficas y las condiciones climáticas de los suelos de Rueda convierten a esta zona en privilegiada para cultivar la vid, en especial la autóctona uva Verdejo, confiriendo una personalidad única a sus vinos con unas inimitables características.

Los orígenes vitivinícolas de Rueda hay que encontrarlos en el siglo XI, y desde entonces la elaboración del vino y el cuidado de la vid ha dotado a esta tierra de una tradición y una cultura que se ve reflejada de una forma holística, desde sus gentes a sus expresiones artísticas, sin olvidar su magnífica gastronomía.

La Ruta del vino de Rueda es un viaje imprescindible para quienes quieran experimentar nuevas sensaciones, siempre girando alrededor del vino y de su mundo.

Denominación de Origen Rueda

Foto: Ruta del Vino Rueda

El vino de Rueda con Denominación de Origen integra 72 municipios, de los cuales 2 están en la zona norte de Ávila, 17 en el occidente de Segovia y 53 en la zona más meridional de la provincia de Valladolid.

Tras muchos años de trabajo para la protección y el cuidado de la uva Verdejo, la Denominación de Origen Rueda tomó forma en el año 1980, convirtiéndose en la primera D.O. de la Comunidad Autónoma de Castilla y León que recibió este reconocimiento. Desde ese momento, los vinos blancos de Rueda han alcanzado un gran prestigio y reconocimiento mundial por su carácter único.

Han sido vinos jóvenes los que han sido elaborados tradicionalmente, caracterizados por su paladar elegante, afrutado y fresco, su intenso aroma y su tonalidad amarilla verdosa.

En los últimos tiempos, la apuesta de cierto número de bodegas ha sido la fermentación en barrica, presentando unos vinos de amplias sensaciones y gran calidad, y los vinos espumosos.

Aunque la uva Verdejo es la autóctona, en la Denominación de Origen Rueda se pueden encontrar vinos blancos que se elaboran con otras variedades como Palomino Fino, Viura o Sauvignon Blanc y, desde el 2008, variedades que permiten la elaboración de vinos rosados y tintos.

La uva Verdejo crece en los territorios de la D.O. Rueda desde hace siglos. Se cree que su origen está en el siglo XI, durante el reinado de Alfonso VI. En esa época, la cuenca del Duero fue repoblada por vascones, cántabros y mozárabes. Se cree que fueron estos últimos los que trajeron a España la uva Verdejo.

El sabor y el aroma de los vinos blancos elaborados con Verdejo tienen una excelente acidez, con matices de hierba de monte bajo y notas afrutadas. El extracto se percibe por su volumen y su toque amargo característico que proyecta un destello de originalidad en boca, acompañado de una poderosa expresión frutal. Son vinos muy armónicos.

Con el objetivo de mejorar la calidad de la uva, las normas de la vendimia son establecidas todos los años por el Consejo Regulador, promoviendo una entrega rápida de la uva, evitando su contacto con los elementos metálicos de los camiones y los remolques, así como las largas estancias en los mismos.

Cómo hacer y qué visitar en la Ruta del vino de Rueda

Foto de Ramón Cienfuegos Peña

El patrimonio histórico y artístico de la Ruta del vino de Rueda es de gran relevancia. En tu ruta enológica encontrarás antiguos monasterios, conventos y templos mudéjares, así como castillos-fortalezas que muestran la gran importancia económica y política de esta zona en tiempos medievales y renacentistas, y las mil batallas que se libraron en sus campos. Un buen ejemplo de estas fortalezas es el Castillo de la Mota en Medina del Campo.

La gastronomía de la Ruta del vino de Rueda conjuga a la perfección la tradición y la innovación. No dejes de probar los garbanzos de Fuentesaúco, las lentejas de la Armuñas, el lechazo o el cochinillo asados en hornos de leña, los hongos y setas que traen los otoños, los quesos de vaca, el requesón o la cuajada, y la maravillosa repostería castellana.

Son 25 bodegas las englobadas en la Ruta del vino de Rueda, entre las que encontrarás las más modernas, en la primera línea del desarrollo y la innovación, y las más tradicionales, con unas galerías subterráneas que siguen así desde la Edad Media, ofreciendo un tour por la cultura del vino desde la antigüedad hasta la actualidad.

Haciendo enoturismo en Rueda recibirás el mejor servicio en enotecas, restaurantes, hoteles y comercios especializados. Podrás disfrutar de la mejor repostería en los obradores, de tratamientos de vinoterapia en balnearios y pasear por las calles de los pueblos mientras admiras su tradicional arquitectura.

Algunas de las celebraciones que no puedes perderte en la Ruta del vino de Rueda son la Semana Santa de Medina del Campo, los Premios Sarmiento de la Fiesta del Verdejo y las Fiestas de la Vendimia de Serrada y Rueda.

 

La Ruta del vino de Rueda es una de las más clásicas dentro del mundo del enoturismo español, una forma de disfrutar del vino en compañía de la interesante historia de sus tierras, los exquisitos manjares de su gastronomía y la amabilidad de sus gentes.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2048 veces

Comenta