Cómo mantener nuestra mente sana “in corpore sano” en pleno confinamiento

Miércoles 29 de Abril de 2020

Compártelo

Leído › 1930 veces

La Fundación Dieta Mediterránea está elaborando una encuesta a nivel internacional sobre nuestros hábitos alimenticios y estilo de vida en cuarentena

Tras seis semanas de confinamiento, los días pueden parecer cada vez más largos ya que estar tanto tiempo encerrado puede suponer un estrés emocional. Quedarnos en casa es una necesidad y un ejercicio de responsabilidad para prevenir los contagios en la crisis del COVID-19 pero los expertos aseguran que debemos cuidar nuestra salud tanto física como mental teniendo en cuenta que nuestros hábitos han cambiado y debemos adaptarnos.

Es en estos momentos de aislamiento, donde están jugando un papel fundamental las nuevas tecnologías. Así internet se ha convertido en la tabla de salvación de millones de personas desde el teletrabajo hasta el ocio digital que permite horas de entretenimiento para todas las edades. El distanciamiento social, la cuarentena y el aislamiento puede afectar a nuestra salud mental y para evitarlo, entre otros consejos, desde la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), recomiendan mantener contacto social a través de las nuevas tecnologías: "Estar en contacto con las personas en las que uno confía es la mejor forma de reducir la ansiedad, la depresión, la soledad y el aburrimiento durante un aislamiento social por cuarentena".

Desde que se decretó el Estado de Alarma en España, el consumo de Internet se ha llegado a disparar hasta un 80%. Así, en las últimas semanas, las principales plataformas sociales han experimentado en nuestro país un incremento del 55% en su usabilidad. Además, las descargas de aplicaciones de videollamadas han registrado una subida del 175% entre enero y marzo de 2020.

Gracias a innumerables aplicaciones y plataformas podemos hacer ejercicio en casa, aprender a cocinar o simplemente compartir las vivencias del confinamiento. Estos días, gracias a estas plataformas hemos podido felicitar a nuestros seres queridos a través de la pantalla, saludar cada día a los abuelos o quedar con los amigos para tomar el aperitivo, descorchar nuestros mejores vinos y hacer brindis virtuales. No hay duda, que las videollamadas están siendo un aliado a la hora de permitirnos conectar con nuestros familiares y amigos.

Y es que no hay que olvidar que en España, al igual que en otros países mediterráneos con la misma tradición, necesitamos socializarnos y a falta de nuestros bares, recrear esta situación tomando unos vinos on line ha sido una opción. Y en esa necesidad de estar conectados, incluso muchas bodegas y enólogos han abierto sus puertas virtuales para compartir charlas con sus clientes. Todo con tal de no perder ese punto de conexión tan necesario y mantener nuestra mente sana.

Men sana in corpore sano

Quién no conoce la expresión latina 'Men sana in corpore sano". La frase se le atribuye al poeta romano del S. I Juvena que ya en los siglos I y II d. C. sabían que una cosa era necesaria para la otra. Por ello, además de intentar mantener la mente sana, es necesario cuidar nuestro cuerpo en estos momentos de confinamiento tanto a través de la alimentación como del ejercicio físico.

Uno de los electrodomésticos que está sufriendo más nuestro cambio de hábitos está siendo el frigorífico que debe "soportar" nuestra manía cada vez más acuciante en el confinamiento de picar entre horas. Por ello, es ahora cuando cobra especial importancia la alimentación.

Los expertos recomiendan no caer en la rutina y alimentarse bien, sano y variado. Es en este punto cuando muchos españoles, gracias a disponer de mayor tiemos, estamos redescubriendo nuestra laureada Dieta mediterránea. En definitiva no es otra cosa que una dieta equilibrada y saludable basada en el alto consumo de frutas, verduras y legumbres, unido con alimentos de origen animal. La hidratación es otro de los puntos clave de esta dieta, en la que la ingesta de agua es fundamental. Todo ello aderezado con dos productos ancestrales de la cuenca mediterránea como son el aceite de oliva que cobra un papel clave y el vino como parte del patrón alimentario de la Dieta mediterránea.

Así lo confirma instituciones como la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) que recomienda mantener una alimentación sana y equilibrada para sobrellevar el confinamiento y fortalecer el sistema inmunológico. Además, esta institución nos recuerda que un estilo de vida saludable incluye acciones como hacer ejercicio regularmente, dormir lo suficiente y minimizar el estrés. Por su parte la Fundación Dieta Mediterránea está elaborando una macro encuesta para conocer los hábitos alimentarios y nuestro estilo de vida en esta cuarentena.  El cuestionario se está realizando en todos los países que conforman el programa Interreg Mediterránea,  hecho que permitirá tener datos a nivel internacional sobre los hábitos de alimentación en esta situación excepcional.

En definitiva, para mantener nuestra "men sana in corpore sano" se debe apostar por alimentos naturales como los que forman parte de la Dieta mediterránea y buscar vías de escape para seguir cuidando de nuestro instinto social, básicos para mantener un estilo de vida sano y saludable durante el confinamiento.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1930 veces

Comenta