Fallece Pedro San Martín López, Presidente de Bodegas De Alberto

Viernes 27 de Marzo de 2020

Compártelo

Leído › 2685 veces

El Presidente de Bodegas Hijos de Alberto Gutiérrez, Pedro San Martín López, trabajador incansable y amante del campo y la viticultura, ha fallecido hoy viernes a causa de una caída, a los 85 años de edad

Fotografía de Pedro San Martín López, Presidente de Bodegas De Alberto

Pedro San Martín López, Presidente de Bodegas De Alberto, ha fallecido hoy viernes a causa de una caída a los 85 años de edad. Trabajador incansable, empresario hecho a sí mismo, Pedro San Martín López era un enamorado de la viticultura y un entusiasta de la vida.

Nació el 18 de noviembre de 1934 en Cevico de la Torre, Palencia. Destacó como estudiante  pero muy joven se fue a trabajar a Granada siguiendo a su hermana que estudiaba allí Farmacia, y tras unos años allí decidió emigrar a Suiza buscando un mejor porvenir.

Tras casi una década entre Sankt Gallen y Romanshorn, a orillas del lago Constanza  regresa a España y se establece en la ciudad de Valladolid, donde inició varios negocios, de entre los que destacan varios garajes, y posteriormente funda junto a sus hermanos la empresa de promoción de viviendas Construcciones San Martín López, a la que se ha dedicado intensamente hasta el último día.

En 1967 conoce a Mari Carmen Gutiérrez, con la que se casa en 1971 formando una gran familia de 4 hijos. Mari Carmen es hija de Dalmacio Gutiérrez, uno de los fundadores de las Bodegas Hijos de Alberto Gutiérrez, y Pedro pasa a integrarse en el consejo de administración de la empresa familiar, empresa hacia la que siempre ha demostrado gran compromiso y cariño, haciendo todo lo posible por apoyarla en las diferentes etapas de su historia.

En su empeño por superarse en 1972 comienza estudios universitarios en Graduado Social llegando a licenciarse en 1975, formación que fue ampliando a lo largo de los años con distintos cursos sobre Enología y Viticultura, o incluso recientemente de Informática.

Gran aficionado al deporte y en especial al fútbol, llegando a presidir el Real Valladolid por un breve periodo a principios de los años 80.

Su apenada familia le recuerda hoy como un hombre valiente y tenaz, con mucha ilusión por todo lo que acometía, bondadoso, deportista, buen amigo y sobre todo como un padre y abuelo cariñoso.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2685 veces

Comenta