Un viaje por la D.O. Jerez: bodegas, gastronomía y mucho más

Vilma

Miércoles 26 de Febrero de 2020

Compártelo

Leído › 2084 veces

La D.O. Jerez, cuyo nombre completo es Jerez-Xérès-Sherry, es el organismo que regula y ampara la crianza y la comercialización de buena parte de los vinos que, tradicionalmente, reciben el nombre de Jerez.

Fue durante la Segunda República Española, en el año 1933, cuando se le dio rango legal al Consejo Regulador de la D.O. Jerez, siendo el primero en constituirse en España.

Territorios de la Denominación de Origen Jerez

Los territorios que están incluidos en la D.O. Jerez están enmarcados entre los ríos Guadalquivir y Guadalete y el océano Atlántico, al noroeste de la provincia de Cádiz.

En el conocido como “Triángulo de Jerez” se encuentran 9 localidades que están adscritas a la Denominación de Origen, 8 de ellas en la provincia de Cádiz (Jerez, Sanlúcar de Barrameda, Puerto de Santa María, Chipiona, Chiclana, Rota, Puerto Real y Trebujena), perteneciendo la novena, Lebrija, a la provincia de Sevilla.

Se trata, en general, de unos territorios de climas cálidos y surcados de suaves colinas que proporcionan unas condiciones ideales para el cultivo de la vid.

Vinos de Jerez y sus uvas

Podemos dividir los vinos de la D.O. Jerez en dos variedades principales: vinos generosos y vinos dulces.

Vinos generosos

El Jerez seco, vinos que no superan los 5 gramos de azúcar por litro. Están caracterizados por el incremento de su graduación alcohólica, que se consigue mediante diferentes procedimientos. Entre estos vinos generosos se encuentran:

  • Vino fino de Jerez: ligero y seco al paladar, como color dorado pálido o pajizo, aroma punzante y delicado y sabor almendrado.
  • Manzanilla: parecido al vino fino de Jerez, con un color algo más claro y más cuerpo, debido a la oxidación que se produce en su larga crianza.
  • Amontillado: de color ámbar, sabor avellanado y un aroma punzante ligeramente atenuado.
  • Oloroso: con mucho cuerpo, presenta un color entre ámbar y caoba, con fuerte aroma y sabor a nuez.
  • Palo cortado: de un color caoba brillante, es un vino de mucho matices, aunque difícil de encontrar, ya que las uvas idóneas para su crianza desparecieron prácticamente tras la desastrosa plaga de filoxera del año 1894.

La variedad de uva con la que se elaboran los vinos olorosos de la D.O. Jerez es la Palomino.

También existen otros vinos generosos de licor, surgidos de diferentes combinaciones de vinos dulces y generosos y que, en este caso, sí superan los 5 g de azúcar por cada litro.

Vinos dulces

El Jerez dulce se obtiene de uvas con un avanzado estado de madurez y con una concentración mayor de azúcar. Únicamente se fermentan parcialmente para conservar el máximo de dulzura. Son envejecidos por un directo contacto con el aire. El vino resultante es sometido a una oxidativa crianza siguiendo el sistema de criaderas y soleras. Las uvas con las que son elaborados son Moscatel y Pedro Ximénez.

  • Moscatel: vino muy dulce y de un oscuro color caoba.
  • Pedro Ximénez: de un color similar, es suave y con un aroma a pasas.

Actividades de enoturismo en Jerez

Fotografía: Jaime Porrua Cabrales

La fama de los vinos de Jerez es universal y desde hace más de un siglo atrae a numerosos amantes del vino de distintas zonas del mundo, especialmente de los países anglosajones. Por eso, Jerez es un destino enoturístico de primer orden.

La gran afluencia de turistas ha potenciado toda la industria vinícola de la zona, que cuenta con un gran número de actividades a realizar: visitas a bodegas, catas de vino, aprendizaje sobre los diferentes métodos de elaboración del vino, enseñanzas sobre el adecuado maridaje con los productos estrella de la gastronomía de la zona (tortilla de camarones, atún, salmorejo, etc.), alojamientos en los propios viñedos, visitas etnográficas y culturales, asistencia a espectáculos de equitación, y un largo etcétera.

También existen numerosos eventos en todo el Marco de Jerez relacionados con la promoción de la denominación de origen, como el Sherry Festival y la Sherry Maratón.

Los pueblos de la Ruta del Vino de Jerez

Hacer turismo enológico en el Marco de Jerez te permitirá conocer algunos de los pueblos más bonitos de España.

Jerez de la Frontera

Capital de la Denominación de Origen Jerez, es uno de los pueblos más bellos de Andalucía, cuna del flamenco y un lugar en el que disfrutar del baile, la música, los caballos y, por supuesto, el vino.

En su propio casco urbano tendrás la oportunidad de visitar excelentes bodegas de sherry.

El Puerto de Santa María

Uno de los lugares más emblemáticos de la maravillosa Costa de la Luz, con un fantástico entorno natural y un rico patrimonio monumental que visitar: la Iglesia Mayor Prioral, el Monasterio de la Victoria, el Castillo de San Marcos...

Sol, playa, fiestas, alegría y algunas de las mejores bodegas del Marco de Jerez. Todo un lujo.

Chipiona

Un pueblo encantador en el que disfrutar de la playa, el paseo marítimo y unas agradables terrazas en las que catar su famoso moscatel.

En los “despachos de vino” te servirán directamente de las tinajas los mejores vinos de Jerez.

Sanlúcar de Barrameda

La capital de la manzanilla, un lugar ideal para compaginar el gusto por el vino con una buena excursión al Parque de Doñana.

Los territorios de la D.O. Jerez son una visita ineludible para los aficionados al turismo enológico, no en vano sus vinos han sido admirados (e incluso han sido nombrados en alguna de sus obras) por artistas de la talla de William Shakespeare, Edgar Allan Poe o Benito Pérez Galdós. Su propia publicidad, el Toro de Osborne, es parte de la cultura española y del imaginario colectivo de numerosas generaciones.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2084 veces

Comenta