DOP Cebreros, reinventando el vino

David Manso

Martes 25 de Febrero de 2020

Compártelo

Leído › 3426 veces

Amplios valles, bonitos paisajes y viñedos sobre laderas son el escenario de los vinos nacidos de la DOP Cebreros. Un reducto de viñas viejas a las faldas de la Sierra de Gredos.

Varias catas y salones me abren las puertas a esta denominación. Su reciente aprobación en el registro oficial por parte de la UE (Abril de 2019) significa la culminación a un largo trabajo que arrancaba allá por 2014 con la unión de sus viticultores. DOP Cebreros es ya una realidad. Esto significa un importante avance en el reconocimiento de la labor que años atrás venían realizando sus impulsores. Un salto cualitativo que ha permitido una mayor presencia de sus vinos dentro del panorama vinícola nacional, la asistencia agrupada a ferias, presentaciones y también la posibilidad a nivel internacional de dar a conocer los vinos de la denominación. Qué mejor manera para conocerlos que pisar sus viñedos. Me acerco a conocer más en profundidad esta región tradicionalmente viticultora.

Los más jóvenes no los conocéis, los de mi generación seguro que tenéis presentes recuerdos de los vinos que antaño salían de Cebreros y alrededores. Vinos de venta a granel para el consumo doméstico. Hoy, Estas bodegas continúan produciendo esos vinos a granel que fueron la base y el motor económico de esta zona tiempo atrás, pero recientemente ha surgido una realidad bien distinta, una reconversión realizada con trabajo y esfuerzo basada en la calidad, en expresar la identidad de esta tierra, que aleja los vinos actuales bajo la DOP Cebreros de sus predecesores. Un notable cambio que busca calidad e identidad frente a cantidad.

La zona...

Con una extensión total de viñedo inscrita de 460 ha., DOP Cebreros acoge 13 bodegas en una región que abarca más de una treintena de municipios en los cuales la variedad Garnacha toma el protagonismo con el 80% del total, seguida por la blanca Albillo (10%) y el resto de variedades, Tempranillo y Garnacha Tintorera, con el 10%. Viñedos en laderas que se asientan sobre suelos pobres principalmente de arena granítica y una zona claramente diferenciada compuesta por esquistos de pizarra. Con un clima mayoritariamente continental con influencia mediterránea en orientación sur, las altitudes varían entre los 550 metros de las zonas más bajas del Valle del Tiétar hasta los 1.000 en la zona de Arrebatacapas, e incluso con alguna plantación en los 1.200 metros. La casi totalidad del viñedo es viejo y en vaso, llegando el 70% a superar los 60 años. Algún intento de viña nueva con la variedad Tempranillo mediante conducción en espaldera no está dando los resultados esperados. Con toda seguridad los viñedos de la DOP Cebreros sean los más longevos de la comunidad de Castilla y León.

Sus vinos...

Con una normativa sin restricciones en cuanto a aspectos como el tiempo de crianza, la DOP Cebreros deja la puerta abierta a la creatividad de los elaboradores dotando a sus vinos de propia personalidad, dando importancia al origen del vino, a su expresividad natural. Los tintos de Garnacha son principalmente monovarietales, las DOP establece un mínimo del 95% en las elaboraciones, estos logra que se identifique claramente la variedad en unos vinos de un marcado carácter frutal, expresivos, equilibrados entre acidez-alcohol y con buena capacidad de guarda. Sus blancos de Albillo son glicéricos, aromáticos, con buena estructura y alto contenido en azúcar (esto último no significa que sean dulces).

Conclusiones...

Una zona interesante de visitar, no sólo por el valor enológico que representa, sino también por la singularidad de sus viñedos, la tradición histórica de arraigo a la viticultura. Sus paisajes, los valles que el Alberche ha labrado tras siglos de horadar la roca, sus pueblos y gastronomía hacen del conjunto una región atractiva. Unos vinos en los que la calidad y el equilibrio están muy presentes. Los años venideros seguro que auguran un buen futuro a la DOP Cebreros. Varios proyectos, unos veinte, están ya en marcha para sumarse a la DOP; una bodega con hotel, restaurante, servicios de ocio se está construyendo a mi visita, reflejan el interés por  el potencial de la zona. Todo ello son síntomas del buen camino y labor que sus impulsores y bodegas están realizando.

David Manso
Licenciado en Marketing y apasionado del vino.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3426 veces

Comenta