Agua de Valencia: la receta perfecta con el vino espumoso perfecto

Vilma

Martes 18 de Febrero de 2020

Compártelo

Leído › 1776 veces

El Agua de Valencia es un cóctel muy popular elaborado a base de zumo de naranja natural, vino espumoso y diversos licores. Su fama se extiende más allá de las fronteras valencianas, pero lo cierto es que su elaboración ha ido cambiando a lo largo del tiempo.

Cómo hacer Agua de Valencia: la receta original

A finales de los años 50 del siglo pasado frecuentaban la Cervecería Madrid en Valencia un grupo de bilbaínos que siempre pedían para beber “Agua de Bilbao” en referencia al mejor vino espumoso que tuviera la casa.

Cansados de tomar siempre lo mismo, le propusieron al propietario que les ofreciera algo diferente. Este les invitó a probar el “Agua de Valencia” y en ese momento improvisó un cóctel que se convirtió en la bebida favorita de sus clientes.

La receta permaneció en secreto hasta la década de los 70. Cuando comenzó a popularizarse se introdujeron algunos cambios en ella. De forma que a día de hoy cada uno la elabora según sus propios gustos.

Si quieres elaborar este cóctel de la forma original, esta es la receta del Agua de Valencia:

Se exprimen las naranjas (cuanto más maduras y más dulces mejor) y se cuela el zumo para dejarlo sin pulpa. En un recipiente se mezcla el zumo con la misma cantidad de cava (mejor si es semiseco). Se añade ginebra y vodka en cantidades que sean la mitad de lo añadido de zumo. Por último se le pone azúcar al gusto.

Se remueve bien (¡no lo agites!) para que los ingredientes queden bien mezclados. Se deja enfriar y se sirve en una jarra con hielos. Mucho mejor si lo sirves en una copa de cava.

En el Agua de Valencia las proporciones tienen mucha importancia. Conseguir el sabor correcto depende mucho de haber acertado con las cantidades.

Diferentes cavas para conseguir diferentes matices

Uno de los ingredientes principales de este cóctel es el cava, por lo que es interesante tener en cuenta que en función del elegido podemos obtener una bebida con unos matices u otros.

La diferencia principal entre los tipos de cava es su contenido en azúcar. El Agua de Valencia es una bebida esencialmente dulce, por lo que es recomendable usar tipologías de cava que ya tengan un toque dulzón.

El más recomendado, y con el que se hace la receta original, es el semiseco, que tiene entre 32 y 50 gramos de azúcar por litro.

No obstante, no debemos perder de vista que para elaborar este cóctel usamos naranjas maduras, y por tanto dulces, y también azúcar, así que puede que el resultado sea demasiado dulce para algunos paladares. Esto lo podemos solucionar usando un cava tipo brut, cuyo contenido en azúcares es menor.

Si queremos ser lo más fieles posible a la receta original debemos apostar por la Denominación de Origen Cava. Esta región engloba un total de 159 municipios repartidos en las provincias de Barcelona, Tarragona, Lleida, Girona, La Rioja, Zaragoza, Álava, Navarra, Valencia y Badajoz.

Fuera de estos lugares estaremos ante un espumoso (que también puede ser de muy buena calidad), pero no ante un cava.

No obstante, también podemos optar por el champán o incluso por la sidra si queremos darle un toque diferente a esta bebida.

Otras alternativas para elaborar Agua de Valencia

Más allá de cambiar el cava por otro vino espumoso, existen otras versiones de este cóctel que dan lugar a resultados también muy interesantes.

Una alternativa es cambiar la ginebra y el vodka por ron blanco y añadir además un poco de limón natural. El resultado es una bebida algo más suave y con un toque todavía más dulce.

También hay quien prefiere seguir la receta tradicional y añadir además un toque de licor de cáscara de naranja para que se note todavía más el sabor. Esta es una buena opción si las naranjas que estamos usando no son de temporada o no están demasiado dulces. Si son naranjas de calidad, el resultado es mejor si no le añadimos nada más.

¿Cuándo tomar el Agua de Valencia?

Por su forma de servirse en jarras frías con mucho hielo, esta bebida recuerda mucho a la sangría. Quizá por ello se ha popularizado su ingesta acompañando a las comidas, especialmente si estamos degustando una deliciosa paella u otro tipo de arroz.

Hay quien prefiere tomar esta bebida como si fuera un digestivo, por lo que puede ser la opción perfecta para tomar a media tarde o después de cenar.

 

El Agua de Valencia es un cóctel dulce que sienta bien en cualquier momento. Pero debido a su dulzor y a que es muy refrescante, es conveniente tomarlo con moderación, puesto que corremos el riesgo de beber de más. Prepararlo es sencillo y rápido, una vez que lo pruebes seguro que se convierte en tu opción favorita.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1776 veces

Comenta