Una escapada de fin de semana a Burdeos para disfrutar del vino francés

Carlos Saura

Lunes 27 de Enero de 2020

Compártelo

Leído › 3802 veces

Cada vez son más las personas que apuestan por el enoturismo para conocer diferentes rincones de la ciudad de Burdeos

Si por algo destaca la ciudad francesa de Burdeos es por su excelente mezcla de cultura y gastronomía, en la que su amplia oferta de vinos llama la atención de una gran cantidad de turistas de todas las partes del mundo. Una ciudad con muchos años de historia, que fue reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2007.

Una urbe rodeada de viñedos que todos los fines de semana recibe a multitud de personas que quieren disfrutar del vino francés, y que además quieren conocer un poco más sobre la historia, el arte y la cultura de este pequeño paraíso galo. Por ello, son muchos los turistas que se preguntan que ver en burdeos en 3 dias.

Las opciones turísticas de Burdeos son muy variadas, aunque la mayoría de las personas que la visitan quieren saborear de primera mano sus famosos vinos. Sin embargo, al mismo tiempo que se disfruta de un excelente vino francés, también se pueden realizar otras actividades turísticas como visitar la Catedral de Saint André o realizar un viaje en barco por el río Garona.

Actividades turísticas para los amantes del vino

Por lo general, la mayoría de los turistas que visitan Burdeos pretenden disfrutar de una experiencia inolvidable, en la que el vino tiene que ser el principal protagonista. Hablar de Burdeos es hablar de vinos franceses de gran calidad, ya que esta ciudad rodeada de viñedos es especialista en desarrollar excelentes vinos que no se pueden degustar en otras partes del mundo.

Tal es la importancia del vino en la ciudad de Burdeos, que incluso existe una especie de parque mundial de atracciones del vino, el cual puede ser visitado por todos los turistas que lo deseen. Este centro de interpretación del vino recibe el nombre de la Cité du Vin (la Ciudad del Vino), y además de por su increíble arquitectura futurista, destaca por contar con la tecnología más puntera a la hora de fabricar vino.

Una actividad turística que ningún amante del vino se puede perder, ya que en el gran espacio que ocupa se realizan diferentes exposiciones, espectáculos y proyecciones de películas que tienen al vino como protagonista. Por otro lado, también existe la posibilidad de asistir a seminarios académicos impartidos por profesionales, que explican los aspectos más importantes de estos vinos franceses.

Burdeos, un verdadero paraíso gastronómico

Como ya se ha comentado anteriormente, si por algo destaca la ciudad francesa de Burdeos es por su amplia oferta de vinos de gran calidad. Sin embargo, no es la única oferta turística que esta urbe gala ofrece a los usuarios, puesto que en Burdeos también es posible llevar a cabo otras actividades gastronómicas.

Disfrutar de un buen vino en Burdeos es fundamental, pero la mejor opción a la hora de degustar un vino francés de este tipo es acompañarlo con la excelente gastronomía de la zona. Las carnes, los quesos de la Fromagerie Jean d'Alos, los hígados de oca de Lafitte o las huevas de esturión de Caviar Galerie son perfectos para acompañar una copa de buen vino francés.

Después de la comida o la cena llega el turno del postre, y es que en Burdeos es imprescindible catar algunos dulces que son auténticos manjares para el paladar de las personas. Los bombones de Cadiot Badie o los canelés de Baillardran son algunos ejemplos de los ricos dulces que se pueden degustar en esta ciudad francesa.

Otros atractivos turísticos de Burdeos

Disfrutar de un buen vino en Burdeos es muy importante, pero en esta ciudad francesa también se pueden realizar otras actividades turísticas relacionadas con la cultura y el ocio. Por ejemplo, algunos turistas deciden visitar el Río Garona para bordearlo tranquilamente a través de un paseo en bicicleta (hay un servicio de bicicletas de alquiler), aunque por lo general, la mayor parte de las personas prefieren recorrerlo en barco.

Esta última es una actividad turística en la que se pueden realizar catas de vino y de comida local, al mismo tiempo que se navega por uno de los principales símbolos de  la ciudad. Otras actividades turísticas más relacionadas con el ámbito cultural consisten en la visita a la catedral de Saint André (templo gótico construido entre los siglos XII y XIV), a la torre de Pey Berland (contiene la campana de la catedral de Saint André) o a la torre de Saint Michel (muy parecida a la torre de Pey Perland).

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3802 veces

Comenta