Descubren restos de un naufragio de la época romana con miles de ánforas de vino

Viernes 27 de Diciembre de 2019

Leído › 20967 Veces

Un reciente descubrimiento sobre un naufragio que ha sido mapeado revela que podría tratarse de uno de los barcos más grandes de la era romana que se haya encontrado en el Mediterráneo y que llevaba consigo unas 6.000 ánforas que podrían contener vino y alimentos

Geólogos griegos que escanearon el fondo del mar en los alrededores de la isla griega de Cefaloniá, en el mar Jónico, han localizado un naufragio de la era romana, considerado como una de las mayores naves de aquel periodo hallados en el Mediterráneo.

En un artículo que se publicará en la revista Journal of Archaeological Science (No113, enero 2020) y disponible ya en internet, los científicos del departamento de Geología de la Universidad de Patras destacan que el barco, del siglo I a.C, tiene 34 metros de eslora y 13 metros de manga y transportaba aproximadamente 6.000 ánforas con vino y alimentos.

Los autores afirman que se trata del cuarto mayor navío de aquel periodo hallado en el mar Mediterráneo; los otros tres, todos con una longitud de 40 metros, se descubrieron en el Mediterráneo occidental.

Tanto el barco como su carga se mantienen en muy buen estado y pueden dar información precisa sobre las rutas marítimas y el comercio de esa época, así como sobre las técnicas de construcción naval.

El barco se encuentra en el estrecho que separa Cefaloniá de la isla de Ítaca, en las cercanías de la playa turística de Fiscardo.

La embarcación pudo estudiarse utilizando el sonar e imágenes del fondo marino y se espera que en estudios futuros se encuentre, además del cargamento (que se encuentra a más de un metro del fondo), restos de la propia embarcación.

El tipo de ánforas obtenido en las imágenes obtenidas solían transportar vino, aceite y frutos, como aceitunas o cereales. También se conoce que la mayoría de los barcos que transportaban mercancías entre el I siglo a.C. y el I d.C. tenían recorridos con frecuentes paradas en puertos del Mediterráneo, dirigiéndose frecuentemente al puerto de Ostia, a 35 kilómetros de Roma en la desembocadura del río Tíber. Los clientes pagaban el tramo de transporte que necesitaban y se trataba en general de viajes de varios meses.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta