Terroir con historia en el Ribeiro

Escrito por Chema García Seijo

Viernes 15 de Noviembre de 2019

Leído › 1744 Veces

Mi interés por el vino viene de lejos, y siempre me he interesado, no sólo por conocer las características de elaboración de los vinos que pruebo, sino también la bodega, la zona geográfica, y la historia personal de sus propietarios y trabajadores.

 

Mi interés por el vino viene de lejos, y siempre me he interesado, no sólo por conocer las características de elaboración de los vinos que pruebo, sino también la bodega, la zona geográfica, y la historia personal de sus propietarios y trabajadores.

Me encanta el trabajo que hacen muchos sumilleres, que además de recomendar los maridajes adecuados de cada vino, también conocen detalles de las bodegas y 'amenizan' una velada con pequeñas historias sobre la enología y sus personajes.

En este artículo os quiero comentar mis impresiones sobre un vino de 'colleiteiro' del Ribeiro. En el `terroir' de Cuñas, en el municipio de Cenlle, Adegas Valdavia elabora vinos en unas instalaciones de más de 800 años, lo cual le confieren un halo histórico muy especial.

Esta bodega nace en 1994, pero su evolución comienza mucho antes, en tres etapas. Yendo hacia atrás en el tiempo, la más reciente, cuando el abuelo del actual propietario adquiere las instalaciones, una anterior, en la desamortización de Mendizábal, por la cual pasó a manos privadas, y la primera, en el siglo XII, cuando los monjes del monasterio de San Clodio fundan una colonia en Cuñas para promover el cultivo de la vid.

Hoy en día sus vinos se elaboran con métodos modernos, en edificaciones civiles del románico (convenientemente rehabilitadas) y se maridan con gastronomía actual en experiencias de enoturismo que pude disfrutar y por eso me decidí a hablaros de ella.

En una visita a Cuñas, se cuida el detalle y no sólo se catan sus vinos, podréis conocer la historia del Ribeiro, desde que el abad Pelagio mandó construir la bodega en 1158, pasando por los años dorados de exportación a Europa, por años oscuros de enfermedades de la viña hasta llegar a nuestros tiempos y al resurgimiento del Ribeiro como una zona con vinos modernos basados en variedades autóctonas.

Además, las particularidades de la visita no quedan ahí, una exposición permanente de Arte se sitúa en el antiguo lagar. Ángeles Jorreto pinta sobre los filtros una vez se han desechado de las labores de clarificación, una simbiosis entre el mundo de la pintura y del vino que me sorprendió gratamente.

No sólo eso, también han editado una novela: "El Manuscrito de Ribadavia" en la que se relatan las vicisitudes a lo largo de una familia de judeoconversos y en la cual se describe el mundo del vino en el Ribeiro a lo largo de los siglos.

En definitiva, no viví una visita guiada a Cuñas Davia, sino a a un espacio en el que se unen la historia, la cultura y por supuesto la gastronomía y el vino.

 

 

Un artículo de Chema García Seijo

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta