De noche por Socuéllamos con el tren: así latió en sus orígenes el corazón del viñedo de Europa

Jueves 18 de Julio de 2019

Leído › 1932 Veces

Los 'Paseos nocturnos por la historia del ferrocarril de Socuéllamos' son una suculenta propuesta para descubrir uno de los municipios insignia de Ciudad Real a través de la actividad que le dio su esplendor en origen: el ferrocarril

La historia del enorme crecimiento de Socuéllamos está íntimamente ligada a la llegada del ferrocarril a mediados del siglo XIX. Los nuevos "Paseos nocturnos por la historia del ferrocarril de Socuéllamos" son un sugrerente plan veraniego que invitan a conocer a la luz de las estrellas cómo ha crecido esta localidad manchega desde entonces a la actualidad. El recorrido, de hora y media de duración aproximadamente, transcurre por el bulevar por donde antiguamente pasaban las vías del tren y que conecta la primera estación con la actual.

El punto de partida de los paseos nocturnos es la primera estación, hoy convertida en el Museo Torre del Vino, museo de referencia en Castilla-la Mancha. A ella llegaron los primeros trenes de la ruta Madrid-Albacete en 1855; tres años más tarde acogía también el trayecto que llevaba a Alicante. Gracias a esta circunstancia, los bodegueros se animaron a instalarse en Socuéllamos para desarrollar una actividad que hoy en día se ha convertido en uno de los principales reclamos de la localidad para amantes del enoturismo y la gastronomía en general.

El desarrollo urbanístico y el crecimiento de la población, pasando de 3.000 habitantes a mediados del siglo XIX a los 12.300 actuales, llevaron a crear una nueva estación exclusivamente para pasajeros. Este será el final del destino de esta ruta en la que se conocerán los diferentes enclaves representativos y los personajes históricos que han marcado la crónica de Socuéllamos.

Socuéllamos ofrece, además, al turista una oportunidad única para conocer de cerca lo que llaman "la bodega de Europa", debido a que tiene la mayor extensión de viñedo de toda Castilla-La Mancha, algo que se puede observar desde el mirador del Museo Torre del Vino. Además, el municipio cuenta con 13 bodegas locales, muchas de ellas adscritas a la Denominación de Origen La Mancha, por lo que el turista no puede irse sin degustar algunos de sus fantásticos vinos.

La inscripción para las rutas deberá realizarse en la Biblioteca Municipal de la localidad.

EN AGOSTO, MÁS
Ya en agosto, dentro de la programación de la feria, se realizarán nuevas visitas guiadas gratuitas desde el Museo Torre del Vino, bajo el epígrafe "Los inicios de la historia moderna de Socuéllamos: año 1855". Una nueva excusa para descubrir la historia y la cultura del municipio y disfrutar de los famosos estrellos limpios de La Mancha.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta