LAUS, vinos repletos de naturaleza que distinguirás por sus aromas

José Antonio Sanjurjo

Viernes 14 de Junio de 2019

Leído › 4172 Veces

Descorchar un LAUS es descorchar un trabajo bien hecho, en el que la pasión por el vino bebe del entorno natural del Somontano. Este territorio propicia una uva de máxima calidad, que en la bodega saben aprovechar para crear una gama de vinos muy sugerentes para todos los sentidos, especialmente por las sensaciones que despiertan sus aromas

En los seis vinos de la gama de LAUS hay alternativas para todas las ocasiones

Desde su creación, en LAUS tenían claro que sus vinos tenían que ser un reflejo fiel a su tierra. Siempre han querido expresar la singularidad de sus viñedos en la D.O. Somontano, con un producto que se disfruta "con los cinco sentidos: su color, su olor, su sonido al servirlos o tomarlos en silencio o con compañía, su sabor... y su aroma", tal como declaran.

Estas sensaciones son unas de las cualidades más codiciadas en cualquier vino. Y LAUS destaca precisamente por su capacidad de evocar la tierra mojada, la frescura del viento, las cualidades de su viñedo o los matices que se generan en la maduración de la uva.

Una personalidad tan diferenciada se manifiesta también en su primera apariencia, mediante unas etiquetas decoradas con ilustraciones de diferentes flores. Sin estridencias, con elegancia, es una forma muy eficaz de trasladar al consumidor reminiscencias del viñedo y la naturaleza que rodea a la bodega.

SEIS VINOS EN UNA GAMA BIEN ORGANIZADA

LAUS dispone de una gama perfectamente estructurada, en la que siempre encontraremos un vino adecuado para cada ocasión sean cuales sean nuestras preferencias. Todos ellos tienen en común su vocación de lograr la plena satisfacción con un sabor perfecto, mucho aroma y la máxima expresividad. Sorprenden y no defraudan. Con una presentación clásica y a la vez original, sus seis referencias son un blanco, un rosado, un tinto joven, un tinto de barrica, un crianza y un reserva.

El blanco, elaborado con Chardonnay de vendimia nocturna y maceración en frío, destaca por su juventud y su potencia frutal. El rosado combina Syrah y Garnacha Tinta seleccionadas en los mejores viñedos, maceradas por separado y fermentadas a temperatura suave para que la fruta sea la protagonista. En el tinto joven, mitad Merlot y mitad Syrah fermentadas por separado y ensambladas tras la fermentación, la esencia está en la frescura y la suavidad.

Los vinos de LAUS destacan por su capacidad de evocación sensorial

Ya adentrándose en vinos con capacidad de guarda, LAUS cuenta con un tinto barrica excepcional en el que se complementan Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah, fermentadas por separado y ensambladas antes de reposar en barrica de roble mixto durante cinco meses. Es un vino que no deja atrás la fruta y a la vez introduce aportes aromáticos de la madera. El crianza avanza en esta línea, con ocho meses de estancia en barrica que intensifican los matices tostados y ahumados de la madera. Y el reserva, elaborado a partir de una selección de uvas Cabernet Sauvignon con maceración en frío de 48 horas y fermentación a temperatura controlada, se caracteriza por integrar completamente la uva con los aportes de la madera en su convivencia de trece meses en barricas nuevas de roble francés.

JESÚS MUR MARCA LA PAUTA

Estas seis flores, estos seis vinos de LAUS, no se podrían comprender sin la pasión profesional de Jesús Mur, el enólogo de la bodega. Mur es también parte de la tierra. Es de Barbastro y se crió entre viñedos. Conoce la zona prácticamente vid a vid y su máxima prioridad es respetar la uva. Sabe que sin partir de esa buena base no se pueden alcanzar vinos plenos, de calidad y personalidad bien diferenciadas, como los que ofrece LAUS.

La cava de LAUS se sitúa bajo la alberca y es perfecta para la maduración de los vinos

Al frente de la dirección técnica de la bodega desde 2003, el recorrido profesional de Mur está acreditado con numerosos galardones en certámenes tan destacados a nivel internacional como los Berliner Wein Trophy, los Bacchus, los Chardonnay du Monde, Le Mondial du Rosé, los Decanter World Wine Awards, el International Wine Challenge, el Concours Mondial de Bruxelles o el Mundus Vini.

UNA BODEGA PARA VISITAR

LAUS se sitúa a cinco kilómetros de Basbastro, en pleno centro del Somontano

LAUS es de esas bodegas que merece ser conocida, tanto por sus características como por su propia situación, a escasos cinco kilómetros de Barbastro. Su edificio representa su filosofía. La visita enoturística permite recorrerlo, lo que supone toda una experiencia. De líneas sencillas, con estilo zen, se integra en su entorno, en el epicentro del Somontano, al pie de los Pirineos. Se rodea de una alberca de casi una hectárea de extensión, con pasarelas sobre ella por las que se puede acceder a la bodega.

Esa lámina de agua tiene una notable importancia en los vinos de la bodega, pues la cava de LAUS, con capacidad para 4.000 barricas, se sitúa debajo de ella, a 5,65 metros bajo tierra. De este modo, se dan unas condiciones de temperatura y humedad perfectas para la crianza del vino.

El viñedo no resulta menos espectacular y es muy aconsejable un paseo por los dominios de LAUS, a medio camino entre el valle del Ebro y los Pirineos. Son un centenar de hectáreas con las diferentes variedades en cultivo, de las que 15 se sitúan delante de la propia bodega casi a modo de jardín y las otras 85 en la finca Torre Fierro, a kilómetro y medio de la bodega.

Acercarse a LAUS es idóneo tanto para descansar como para aprender de enología. En esta zona sur del Somontano, con una altitud de entre 350 y 400 metros sobre el nivel del mar, los suelos reúnen las características necesarias para lograr grandes vinos. Son calizos y pedregosos, de baja fertilidad, en un clima mediterráneo continental que garantiza una óptima maduración y permite pequeños riegos controlados y enfocados hacia la máxima calidad de la uva.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta