Una sinfonía de color y olor protagoniza el I Foro Internacional del Vino Rosado Rosadum celebrado en Tudela

Carmen Fernández

Jueves 13 de Junio de 2019

Leído › 1783 Veces

Los participantes en el encuentro disfrutaron de tres catas que agruparon rosados de España, de Francia y del resto del mundo, guiadas por profesioales de primer nivel como los Master of Wine Sarah Jane Evans y Jonas Tofterup o la que fue presidenta de la D.O Navarra, Pilar García Granero

Que Navarra es tierra de rosado nadie lo duda y que este territorio ha marcado el paso del buen hacer que está consiguiendo que los rosados estén ganando cada vez mayor espacio en restaurantes, lineales e imaginario del consumidor de vino, tampoco. No es de extrañar, pues, que los rosados de Navarra fueran los anfitriones perfectos para el I Foro Internacional del Vino Rosado, Rosadum, celebrado esta semana en Tudela y que congregó a más de un centenar de reputados profesionales del vino en un encuentro que se destacó, además de por la celebración de diferentes conferencias y mesas redondas, porque los asistentes tuvieron la oportunidad única de catar algunos de los mejores rosados que se están elaborando actualmente en el mundo.

Y entre ellos por supuesto muchos de los rosados de la D.O Navarra, caracterizados por su delicadez, frescura y fragancia. Su tono rosa explosivo, mitad chicle, mitad fresa  es el resultado de una elaboración delicada de la variedad estrella, la garnacha tinta, una variedad autóctona y milenaria que en esta tierra encontró el hábitat idóneo en el que desarrollarse. Pero tan importante como la uva que producen los viticultores y su punto óptimo de maduración es la labor que los bodegueros han forjado en el curso del tiempo y que han elevado a la categoría de arte una de las técnicas para la elaboración de rosados de alta calidad: el sangrado de mostos. Porque el rosado D.O. Navarra se hace con el primer mosto que se obtiene de las uvas, el llamado mosto flor.

Por eso se necesitan 2 o 3 kilos de uva para elaborar una botella de rosado que nos dan esos característicos aromas a fresas y golosinas que le han otorgado fama y reconocimiento internacional, tal y como pudieron comprobar los profesionales que se dieron cita en este foro y que pudieron disfrutar de tres catas dirigidas, protagonizadas por rosados españoles, rosados de Francia y rosados del mundo y dirigidas por tres batutas de primer orden:

Pilar García Granero, enóloga y presidenta del Consejo Regulador de la D.O. Navarra entre los años 2007 y 2013, la directora Enológica de Bodegas Pinuaga y de la Escuela Navarra de Cata, fue la encargada de analizar la diversidad y tradición de los vinos rosados españoles en sus distintas zonas de producción.

Jonas Tofterup,  el único Master of Wine de origen danés, con una licenciatura en Enología & Viticultura y que ha trabajado en más de 15 bodegas en 3 continentes dirigió la cata de rosados internacionales (no franceses) facilitando una perspectiva de estos vinos cuya demanda ha crecido significativamente en los últimos quince años y, finalmente, Sarah Jane Evans,  Master of Wine, periodista y escritora, copresidenta de los Decanter WorldWine Awards, y de los Decanter Wine Awards en Asia, fue, por último, la responsable de presentar los vinos emblemáticos de Francia, de distintos terruños y variedades, y de introducir reflexiones sobre la moda, las demandas de los consumidores de hoy y los cambios en las tendencias de consumo.

CONFERENCIAS CON MARCADO ACENTO INTERNACIONAL

Además de las catas, el programa del foro se completó con varias conferencias: desde un apasionante recorrido histórico en busca de las raíces del cultivo de la garnacha de la mano del técnico en viticultura Felix Cibriáin; hasta un estudio sobre el manejo del cultivo  a cargo de José Ramón Lissarrague, ingeniero agrónomo y profesor de la Universidad Politécnica de Madrid; pasando por un repaso por la evolución de la enología del rosado en Navarra que contará con la participación del enólogo navarro Julián Suberviola.

Participaron, además, profesionales como Nathalie Pouzalgues, jefa de Proyecto del Institut Français de la Vigne et du Vin, que disertó sobre la caracterización organoléptica de los vinos rosados; Gilles Masson, director del Centre du Rosé de Provenza, que enumeraró las últimas tendencias en la elaboración de vinos rosados; y Brice Amato, del Comité Interprofessionnel des Vins de Provence y del Observatoire Mondial du Rosé (Provenza) que habló sobre el mercado internacional del vino rosado y su evolución.

DIVERSIDAD: LA ENORME RIQUEZA DE LA D.O. NAVARRA

Una de las principales características que definen a la D.O. Navarra es la gran diversidad de paisajes y climas que se dan en los más de 100 kilómetros que separan el norte y el sur de Navarra. Y es que en esta tierra se produce una situación excepcional en la que confluyen tres tipos de climas: atlántico, continental y mediterráneo, espoleados además por la cercanía del mar Cantábrico y de los Pirineos. Es en este paisaje, en el que se prodigan laderas, riberas, mesetas y llanuras, en el que se asientan las más de 10.000 hectáreas de la D.O. definida en 5 áreas de producción: Baja Montaña, Valdizarbe, Tierra Estella, Ribera Alta y Ribera Baja. Gracias a esta diversidad los vinos D.O. Navarra ofrecen un amplio abanico de posibilidades que van desde los vinos rosados hasta los jugosos tintos jóvenes, desde los deliciosos blancos de chardonnay hasta los grandes tintos de crianza y reserva, sin olvidar los seductores blancos dulces de moscatel.

REYNO GOURMET, LA MARCA DE LA GASTRONOMÍA NAVARRA

Pero Navarra no se entiende sin su gastronomía. Sin su rico y preciado legado que se ha encargado de transmitir de generación en generación y en el que destaca por méritos propios su magnífica huerta (con el Espárrago de Navarra, el Piquillo de Lodosa y la Alcachofa de Tudela como estrellas rutilantes); sus quesos Roncal e Idiazabal elaborados con leche de oveja latxa; sus carnes de Ternera y de Cordero; el Aceite de Navarra o una de las más famosas bebidas: el Pacharán Navarro. Para amparar todos estos productos agroalimentarios con certificación de calidad y proyectar una imagen común que impulsara su notoriedad y prestigio entre los consumidores, el Gobierno de Navarra creó la marca Reyno Gourmet, gestionada por la empresa pública INTIA. En la actualidad, el sello navarro acoge a más de cien empresas con más de 2.400 referencias distintas que garantiza la excelencia de los productos adheridos así como su origen o elaboración.

Carmen Fernández
Licenciada en CC de la Información y especializada en enogastronomía y turismo

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta