El náutico de San Vicente del Mar celebrará, un año más, uno de los festivales más especiales del verano

Viernes 22 de Febrero de 2019

Leído › 2503 Veces

Música, mar y vino Ribeiro se fusionan en las noche de verano en 'Son de Viño' 2019 que se celebrará el 13 de julio en el entorno paradisíaco de San Vicente del Mar

Ribeiro "Son de viño" es el único festival de Galicia que combina música en directo con degustaciones de vino de la denominación de origen Ribeiro en el entorno mágico de la playa de la Barrosa, en San Vicente do Mar.

Eladio y los Seres Queridos, Axolotes Mexicanos, R.E.A.L., Lois, Santi Araújo y Oh Ayatollah! serán los encargados de armonizar, con su música, los vinos de la denominación de origen Ribeiro. Todo ello, en el marco de la costa atlántica.

Muy pronto desvelaremos las bodegas que protagonizarán con sus vinos el encuentro músico-enológico más especial del verano, así como otras sorpresas y actividades que se desarrollarán durante el día, en la playa de la Barrosa.

Mientras tanto, algunas pistas sobre las canciones que este verano sonarán y sabrán a  Ribeiro...

ELADIO Y LOS SERES QUERIDOS

Tras ganar el Premio MIM de la Música Independiente 2017 a mejor álbum en gallego por Cantares y el Premio de la música galega a mejor banda indie/pop 2018, Eladio y los Seres Queridos llegan al Náutico de San Vicente con su último disco Historias de Caza y nuevos temas que irán presentando a partir de primavera. Canciones de perfecta factura pop, con las melodías y estribillos a las que nos tienen acostumbrados y letras de Eladio Santos que una vez más escribe actualizando con brillantez cánones clásicos desde la naturalidad y la frescura.

AXOLOTES MEXICANOS

La banda invitada de esta edición nos visita desde Asturias. Axolotes Mexicanos son, sin duda alguna, el proyecto que necesitaba el panorama nacional. Su enérgico, arriesgado e hipervitaminado sonido es el resultado de mezclar (como nunca se había hecho antes) el punk más acelerado de estilo japonés con electrónica moderna y letras que van desde mirar demasiado el móvil hasta sectas de los años 70, pasando por Yung Lean, amenazas de apuñalamiento y la nostalgia por la rutina en pareja. Después de "Holi <3" (Elefant records, 2015) Olaya y Juan han decidido dar el gran salto y pasarse 2018 con "Salu2", trece canciones con un sonido profundo, rápido y potente con cientos de arreglos detallados y un sonido de gama alta. Esta revolución sónica es aún más grande en el escenario, donde se han incorporado Carlos René (productor de la banda) al bajo, Lucas de Laiglesia (Confeti de Odio) a la guitarra solista y Mario del Valle (que también forma combo con Juan en Carolina Durante) a la guitarra rítmica.

R.E.A.L.

El dúo de música electrónica pop que la escena nacional necesita (ba)

Isa y Sara, Sara e Isa son r.e.a.l. dos chicas de Galicia afincadas en Madrid que forman este dúo de música electrónica pop. Las dos son cirujanas y se conocieron en la universidad, gracias a sus gustos musicales en común decidieron formar Ombligo Studio y después el grupo de música DRAMA. Cuando su mudaron a Madrid empezaron a desarrollar otras vías musicales y así nació r.e.a.l., música electrónica con un toque experimental, minimal, dace y pop noventero.

Sus influencias musicales van desde Destiny's Child, pasando por el techno, el house, tanto de ahora como de los años '90, hasta llegar a referencias actuales como Jessy Lanza. Pero, sobre todo, lo que las desmarca es la visión única que tienen tanto a nivel artístico como estético. En cuanto al lado artístico, entre sus fuentes de inspiración se encuentran la ilustración y la animación 3d con referentes como Claudia Maté o Jennifer Mehigan, el videoarte con toques VHS Super 8 de Julian Klinzewic y el surrealismo de Filip Custic y Keith Ranking, siendo parte de los elementos que (con) forman este universo único conocido como r.e.a.l.

LOIS

Aunque reciba mayor visibilidad por sus labores como líder de Trajano, uno de los proyectos más singulares de post-punk estatal, Lois Brea sigue articulando un discurso propio, en compañía de nadie, bajo su propio nombre, en el que es su proyecto en solitario. "Slacker jazz" es la etiqueta que él mismo eligió, para ponérselo fácil a los periodistas, pero su propuesta, por muy ambigua e indefinible que resulte, mira hacia otras direcciones y horizontes. Manteniendo las marcas de ese "slacker jazz" que lo acercaba a otros registros y armonías mucho más abiertas a las que nos tiene acostumbrado el circuito alternativo estatal, ahora también mira de frente a los crooners domésticos, en un ejercicio que se debate entre el culto a los cantantes melódicos clásicos y la resignificación de los tics de un cantautor del futuro. Por Alan Queipo.

OH! AYATOLLAH

Oh! Ayatollah son una formación compostelana que practica un pop fresco y entusiasta con una cara nihilista o cruda y realista. Todo ello armando a base de estribillos y melodías directas y efectivas, aires lo-fi, sintetizadores y coros 60's... "La verdad es que eso de 'pop entusiasta con una cara cruda' es una definición que mola bastante. Nosotros hacemos pop bajo nuestra perspectiva, intentando parecernos a los grupos que nos gustan. Somos un grupo de guitarras, y escuchándonos es fácil acordarse de bandas de los 60 y 70, es cierto, pero no queremos limitarnos a eso. Para nosotros el 'pop' es cualquier creación musical en la que la melodía sea importante y tenga voluntad de llegar a la gente. Nos parecemos a grupos de antes porque hubo una época en la que la música guitarrera era música pop, pero también es cierto que hoy por hoy le dedicamos más tiempo a escuchar a Taylor Swift, a Blank Banshee o a los Voidz que no a los Ramones. Nos gusta jugar con la etiqueta, no queremos ceñirnos a nada ni intentar ir de apóstoles de la pureza. Eso es aburrido". Lo cierto es que su música bebe de bandas como The Homens, Malandrómeda o The Feelies.

SANTI ARAÚJO

Santi Araújo intentó escaparse de sus propias canciones. Pero ellas encontraron el lugar por donde salir. Canciones llenas de reflexiones sobre sí mismo y su entorno que emergen como un acto de supervivencia y resistencia, sin querer ser medicina para curar ninguna herida.

'Catedral' (Ernie Producciones, 2018), es un cancionero de dolor expuesto, en el que Santi se desarma y se deja sangrar, a la vez que Un EP que, a través de cinco canciones, presenta a un Araújo reposado y reflexivo, exaltando sus marcas más reconocibles, pero abriéndose a otras sonoridades: desde el folk-rock de corte americano al britpop más espiritual o el indie de autor estatal.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta