El año del cambio

Lunes 31 de Diciembre de 2018

Leído › 2975 Veces

Hacemos balance de los hechos más importantes en el mercado del vino durante el 2018

2018 se esperaba como un año complicado, debido a la reducción de cosecha sufrida en 2017 y las subidas de precios de uva en vendimia, aunque finalmente se ha manifestado como un año con más cambios que problemas, con grandes noticias e importantes retos de futuro.

Comenzamos el año con los primeros datos de consumo de vino en el mercado español durante 2017, con un aumento en el gasto en vino aunque a menor volumen, una tendencia que se seguiría a lo largo del 2018.

Hacia finales de enero, la agrupación Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos interpuso un recurso contra la resolución del Ministerio por el límite de nuevas plantaciones de viñedo, solicitando elevar el nivel productivo de España al límite establecido por Bruselas y no por debajo, como se situó.

RÉCORD ABSOLUTO DE VENTAS

En febrero conocíamos los datos finales de exportación de vino en el mundo en 2017 publicado por la OIV, donde España consiguió un nuevo récord absoluto de ventas: Más de 3.100 millones de euros facturados. Así, las exportaciones españolas de vino, incluyendo mosto y vinagre, cerraron el año 2017 con un crecimiento del 8,9% hasta alcanzar los 3.186 millones de euros en ventas exteriores de 28,5 millones de hectolitros de vinos de todos los tipos, mostos y vinagres, un aumento en volumen ese año del 3,2%.

Sin embargo el vino a granel continuaba siendo el principal obstáculo para aumentar en rentabilidad, conocíamos que la mitad del vino exportado por España era a granel. También conocíamos que China se consolidaba en como uno de los mercados de mayor crecimiento para el vino español.

SORPRESA: RIOJA Y CASTILLA-LA MANCHA, LAS QUE MENOS BEBEN

En marzo, un informe publicado por IWSR nos alertaba sobre un importante cambio de ciclo en el mercado mundial del vino para 2021. El informe pronosticaba una drástica caída del consumo de vino en Europa, aunque el consumo mundial continuaría en crecimiento gracias a países emergentes como China o la India.

Ese mismo mes conocíamos los datos de un informe de EAE Business School que revelaban que el 60% de la población española se considera consumidora de vino, de los cuales el 80% lo hacían de manera habitual y el 20% de manera esporádica. Sorprendía a muchos que tres de las Comunidades Autónomas que más vino producen en España: Castilla-La Mancha, La Rioja, y Extremadura, son las que menos vino beben, por el contrario, País Vasco, Baleares, Cataluña, Canarias y Asturias son las que más vino beben.

Siguiendo en la misma línea del informe publicado por el IWSR, la Federación Española del Vino (FEV) alertó en marzo de un cambio de tendencia en el sector del vino en 2018. Según el organismo, España se enfrentará al reto de incrementar precios e imagen en las exportaciones de vino motivadas por la escasez, al tiempo de conseguir incrementar el consumo interno.

Marzo fue un mes muy activo en el mercado internacional del vino. Hacia finales del mes China daba a conocer un fuerte arancel del 15% a la entrada de vino estadounidense, una medida tomada como represalia por la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de limitar las importaciones de productos chinos en EE.UU. La medida, que triplicaría el valor del vino norteamericano en el país asiático, daba luz verde una guerra comercial abierta entre ambos gigantes y se producía en un momento clave en el que China ya es el primer consumidor de vinos del planeta y los principales países productores compiten por conseguir la mejor cuota de mercado.

EL VINO, VERDADERA MARCA ESPAÑA

Comenzábamos abril con datos del OEMV sobre las importaciones de vino. En concreto, durante 2017 España compró 55,1 millones de litros de vino a otros países por valor de 187,9 millones de euros, a un precio medio de 3,41 €/litro, una cantidad poco significativa que arrojaba una balanza comercial neta favorable. Así, el saldo comercial del vino en España en 2017 alcanzó los 2.670 millones de euros, lo que suponía una notable contribución a la economía española, situando el vino español como uno de los principales productos del sector alimentación que exporta España al mundo y que generan marca España.

Conocíamos en abril, de la mano del ICEX, que por primera vez España superaba la barrera de las 4.000 empresas que exportaron vino. En 2017 el número de empresas exportadoras de vino creció un 2,1% hasta las 4.076 empresas, y los 2.922,7 millones de euros facturados, un 7,8% más.

 

RÉCORD: EL MERCADO MUNDIAL DEL VINO GENERA 30.000 MILLONES €

Sin embargo la gran noticia de abril fue la extraordinaria cifra de negocio alcanzada por el sector del vino mundial en 2017. La OIV lanzaba la noticia acabando el mes: El mercado internacional del vino superaba la cifra histórica de 30.000 millones de euros. En 2017, el comercio internacional del vino aumentó en un 3,4 % en volumen (108 Mill. hL) y siguió creciendo en valor, hasta alcanzar los 30.400 Mill. EUR (aumento del 4,8 % con respecto a 2016).

Pese a ello, en 2017, con datos de la organización internacional, se produjeron 25.000 millones de litros de vino, una producción históricamente baja, que supone una reducción del 8,6 % debido a las condiciones climáticas desfavorables. En cuanto al consumo mundial de vino se evaluó en 243 Mill. hL, por lo que aumentó ligeramente con respecto al año anterior.

España se mantenía como primer viñedo del mundo con China pisándoles los talones, Italia y Francia como primer y segundo productores de vino del mundo, respectivamente, y Estados Unidos continúa como el mayor comprador mundial de vino.

DE LA "LEY SECA" ESCOCESA A LA NORTEAMERICANA

Comenzábamos mayo con una noticia que daba lugar a la reflexión: Escocia prohibía por Ley vender vino a menos de 5 euros.

Conocíamos también en mayo los primeros datos de exportación de vino en 2018, con un incremento del 12,8% al tiempo que otra noticia llegaba del gigante asiático: Durante los tres primeros meses de 2018 China importó más de 200 millones de litros por 667 millones de euros, siendo Australia el país más beneficiado de este negocio gracias a sus acuerdos de libre comercio.

En mayo dábamos a conocer también un estudio Big Data realizado por Enolitycs USA y su filial Enolytics Spain, que alertaba de la pobre cuota de mercado del vino español en Estados Unidos en comparación con el dominio absoluto de franceses e italianos. Según este informe, los vinos españoles de gama alta apenas suponen un 1,7% del mercado de Estados Unidos.

Cerrábamos mayo con otro estudio de IWRS que afirmaba que el vino era el verdadero motor que impulsa a toda la industria de las bebidas alcohólicas. Según la consultora, el consumo mundial de alcohol aumentó en 2017 gracias al incremento de consumo en vino, mientras los destilados y la cerveza relentecen su consumo.

Comenzábamos el mes de Junio con noticias que venían de México y la India. Un estudio de Wine Intelligence pronosticaba una gran modernización y crecimiento en el consumo de vino del segundo país más poblado del planeta, India, equiparándolo al despegue de China. Por otro lado el Consejo Mexicano Vitivinícola iniciaba un plan para incrementar la producción de vino mexicano autorizando la plantación de nuevos viñedos hasta las 600 hectáreas lo que supondría nada menos que un incremento de su producción de vinos en un 10%.

Entrabamos en el verano con un informe Kandar que revelaba que las ventas de vino por comercio electrónico ya crecen más que la de los hipermercados y supermercados. El informe mostraba una caída en ventas de hipermercados y supermercados y el auge del comercio electrónico que se prevé mantendrá esta tendencia durante los próximos años.

El mes de julio empezaba con la noticia de que Francia permitiría aumentar las existencias de vino hasta un 50% para prevenir los peligros del cambio climático. El INAO tomaba esta medida para que las bodegas pudieran abastecerse hasta un 50% más con el fin de proteger su economía y prevenir los previsibles resultados devastadores del cambio climático en los próximos años.

Paralelamente el gobierno de Canadá tomaba otra medida: invertiría 8 millones de euros en 2018 para impulsar el crecimiento del sector del vino.

El mes de julio nos dejaba también noticias importantes de la mano del Cava: Por un lado conocíamos que en 2017 el Cava ya vende más botellas que Champagne en el comercio mundial (156 millones de botellas exportadas de Cava frente a 149 millones de Champagne), y por otro, el Consejo Regulador puso en marcha en Londres su nuevo proyecto 'The Cava Academy' que pretende posicionar el Cava Premium entre los mejores restaurantes del mundo.

EL AÑO DE LOS MOVIMIENTO DE CAPITALES PRIVADOS

En agosto un estudio de Rabobank alertaba de que en 2018 se estaba produciendo un importante movimiento de capitales privados hacia la industria del vino provocando un profundo cambio en el sector. El informe destacaba el importante cambio mundial que se está produciendo en el sector de la distribución del vino. En los últimos meses, informaban, EE.UU. y Alemania fueron particularmente activos en este sentido, pero también se vieron ofertas para bodegas y distribuidores de vino en todo el mundo. En España, por ejemplo, hemos asistido a la compra de Codorníu por el fondo de inversión estadounidense Carlyle, y de Freixenet por la empresa alemana Henkell. Carlyle además también realizó previamente la adquisición del 100% de la australiana Accolade Wines, una de las mayores bodegas del mundo con 165 años de historia. Otros grandes grupos inversores, están tomando también posiciones en el sector del vino, afirmaba la financiera.

El mes de agosto dejaba  también la noticia de que Francia presentaba una moción para crear un comité de investigación que tratará de definir por Ley el término 'vino natural'. Los franceses nos daba la gran noticia, pero ya en septiembre, de que las exportaciones de vinos y destilados de este país alcanzan los 6.200 millones de euros en el primer semestre, casi un 4% más. Mientras que el vino español cerraba con fuertes subidas de precio el primer semestre del año en Asia, África y Latinoamérica.

UNA PRODUCCIÓN DE MÁS DE 28.000 MILLONES DE LITROS

Octubre comenzaba con la gran noticia de que se disparaban las exportaciones españolas de vino en el primer semestre del año, por valor de 1.668 millones de euros, creciendo un 6% y lo que es mejor, un precio medio que se disparaba hasta el 21%.

La consultora Wine Intelligence nos daba las claves en octubre para identificar las tres tendencias demográficas que están cambiando el consumo de vino en el planeta: El envejecimiento de la población, la igualdad de género y los hogares más reducidos.

Acercándonos al final del año la OIV ya se atreve a realizar las primeras previsiones de este 2018 que dejamos atrás: La Organización Internacional del Vino estima en 28.200 millones de litros la producción mundial de vino en 2018 (excluidos zumos y mostos), una de las más elevadas del milenio tras una cosecha de 2017 históricamente baja. Según la organización España alcanzaría en 2018 los 40,9 millones de hl. de vino, tercer productor mundial después de Francia (46,4) e Italia (48,5).

UN GRAN FINAL DE AÑO

En noviembre la FEV hacía un llamamiento al "preocupante"  aumento de impuestos al vino en Reino Unido que agravaría la incertidumbre creada por el Brexit. La federación española del sector del vino cree que esa medida no haría más que empeorar la situación de incertidumbre para las empresas vitivinícolas que operan con el Reino Unido desde que se anunció el Brexit en 2016. Sin embargo para la FEV, y para España en general, la mejor noticia vendría de la mano de su secretario general, Pau Roca, que ese mismo mes sería el primer español elegido para dirigir la Organización Internacional de la Viña y el Vino.

El mes de noviembre nos dejaba también otra gran noticia: El valor del vino español en el mundo supera ya los 3.000 millones de euros, creciendo en casi 1.300 millones de euros más las inversiones en vino en el mundo, según datos ofrecidos por el OEMV.

Por su parte, el último mes del año nos traía la noticia de la inminente apertura comercial entre la UE y China al vino en el país asiático, según la cual China se habría comprometido a eliminar el Certificado de Seguridad Alimentaria para el vino.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta