120.889 Seguidores !

Los vinos valencianos que cambiarán tus navidades

José Antonio Sanjurjo

Lunes 05 de Noviembre de 2018

Leído › 2688 Veces

Potentes y a la vez elegantes. Es la seña de identidad de los vinos valencianos, que los convierte en una formidable opción para los próximos festejos navideños. Te presentamos una selección de los mejores exponentes de los cinco sellos de origen y calidad de la Comunidad Valenciana

Pablo DavalilloPablo Davalillo, CEO de Gourness

La viticultura valenciana ha protagonizado una significativa revolución en los últimos años. Han mantenido la esencia de su tradición, sí, pero han enfocado su trabajo hacia la calidad para traspasar algunas fronteras que hasta ahora parecían infranqueables para el vino. Así pues, los caldos valencianos son hoy grandes aliados para quien busque sorprender y huir de lo convencional, sin riesgos, apostando sobre seguro. Como tiene que ser en las celebraciones navideñas.

Su carácter mediterráneo les aporta una personalidad "muy carnosa, y con los avances en la viticultura han conseguido frescura y mucha elegancia, que no tienen por qué estar reñidos", tal como describe Pablo Davalillo, de la tienda online Gourness, que tiene en los vinos valencianos una de sus principales especialidades. "Por eso -añade- acompañan perfectamente en comidas más contundentes, con mayor valor energético de lo habitual, como es el caso de las fechas navideñas".

LOS PROTAGONISTAS DEL CAMBIO

Que los vinos valencianos estén hoy en la cresta de la ola es fruto de una carrera de fondo que se viene librando desde hace ya varios años. Hay una generación de bodegueros y enólogos que les están dando una vuelta de tuerca. Nombres como Pepe Mendoza (Bodegas Enrique Mendoza y Pepe Mendoza Casa Agrícola), Pablo Calatayud (Celler del Roure) o Miguel Velázquez (Bodegas Los Frailes) aplican una formación de base científica sobre su valiosa tradición vitivinícola. El salto de calidad es encomiable.

Pero es que además no se han encerrado en sí mismos, sino que preparan sus vinos para llegar a nuevos públicos, especialmente los jóvenes. Al buen vino le agregan buen marketing. Profesionales como Toni Arráez (Bodegas Arráez) o Javier Revert destacan en estas tareas, que al fin y al cabo sirven para situar a los vinos valencianos en el lugar que les corresponde en las cartas de los mejores restaurantes. Y en nuestras mesas. ¿Por qué no?

REFERENCIAS IMPRESCINDIBLES

La diversidad se abre paso y la Comunidad Valenciana aglutina cinco sellos vinícolas de origen y calidad entre los que podemos elegir los vinos con los que triunfar en las próximas fiestas. Con la ayuda de Pablo Davalillo, desde Gourness, enunciamos una serie de referencias imprescindibles.

En la D.O. Vinos de Alicante sobresale Tarima Hill. Este vino de Bodegas Volver nunca defrauda. Con él la uva Monastrell demuestra por qué es la estrella de la viticultura mediterránea, muy bien adaptada a tierras alicantinas. Potencia, cuerpo y frescura, todo en uno. Sus cualidades han hecho que Robert Parker lo haya considerado uno de los veinte mejores vinos del mundo.

En la D.O. Valencia no podemos pasarnos por alto el vino Mala Vida, el proyecto de Toni Arráez que convence por igual a los jóvenes, con un vino muy desenfadado, y a los críticos más inquebrantables. Llamó la atención hace unos años como vino oficial del Festival Internacional de Benicassim, triunfando en un espacio donde nadie esperaba vino y poniéndose de moda entre la juventud. A la vez recibía elogios en las principales guías. Si a ello le sumamos una relación calidad-precio perfecta, el equilibrio es innegable.

Utiel-Requena es una denominación que ya no necesita presentación. Ha crecido pareja al prestigio de la variedad Bobal, una uva única de la que salen delicias como Mestizaje o Finca Terrerazo, dos vinos de Bodega Mustiguillo con la firma de Toni Sarrión, probablemente el mejor embajador de la variedad principal de la D.O.

En tierras valencianas, en concreto en Requena, se elaboran también espumosos con D.O. Cava a los que conviene echarles un ojo de cara a las navidades. Su clima y su terreno les confieren una personalidad propia, diferenciada de otras zonas de la D.O. Dos marcas que lo acreditan son el rosado Tamtum Ergo, un espumoso de primer nivel con el que Pablo Ossorio (Bodegas Hispano Suizas) tiene motivos sobrados para sentirse muy orgulloso, y el Cava Authentique de Dominio de la Vega, destacable por ser versátil y asequible.

Desde Castellón, la IGP se reivindica con un trabajo hecho desde la discreción y la constancia. Los resultados están ya ahí y cada vez van a ser más reconocidos, con proyectos como Di Vinos y Viñas que la Cooperativa de Viver desarrolla en las zonas de Segorbe y Jérica. A la hora de ponerle cara a un vino de Castellón, resulta inevitable una marca: La Perdición. Todo un hallazgo, valga la paradoja.

LOS CONSEJOS DEL EXPERTO

No tenemos tiempo que perder. El calendario acelera a ritmo de vértigo y en cuanto nos despistemos tendremos el soniquete de los niños y niñas de San Ildefonso metido en los tímpanos. Las navidades están ahí y lo mejor es tener todo planificado.

En cuanto al vino se refiere, Pablo Davalillo señala especialmente la conveniencia de adelantar las compras: "nos gusta que los vinos se compren con tiempo, para que reposen, conviene tenerlos tranquilamente en un espacio sin luz directa y a poder ser a una temperatura constante para que estén en perfecto estado cuando llegue el momento de consumirlos".

Otra razón para anticiparnos es el ahorro. En las próximas semanas veremos eventos comerciales como el Black Friday, previsto para el 23 de noviembre, en el que tiendas especializadas como Gourness ofrecerán oportunidades muy interesantes en su amplia gama. Además, es una fecha que nos permite margen suficiente para atajar cualquier posible incidencia por la saturación que los servicios de transporte viven durante las fechas de Navidad.

¿Y cómo planificamos la selección? Davalillo aconseja pensar en maridajes para disfrutar. Su sugerencia es empezar con un cava: "es una buena apuesta que genera felicidad y confianza, ya que nunca verás a nadie triste con una copa de cava en la mano", comenta. El siguiente paso sería "un vino de corte moderno, de tendencia, que podamos contar la historia que hay detrás de él". Y para el plato principal reserva el vino más clásico, con más cuerpo, que mejor represente la tradición.

Otro detalle a tener muy en cuenta es la posibilidad de escoger formatos diferentes al habitual. Uno muy adecuado para las comidas navideñas es la botella magnum. Su mayor volumen ayuda además a la mejor conservación del vino.

Y aunque sea al final, dos premisas fundamentales con las que nadie debe despistarse: escoger buenas copas y cerciorarnos de que el vino esté a la temperatura correcta.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta