Metáforas o música: técnicas de marketing para vender más

Martes 23 de Octubre de 2018

Leído › 1174 Veces

Según los expertos, son las técnicas que marcan la tendencia en los estudios de marketing para ayudar a las ventas

El director creativo de Sgmarketing, Fernando Seco, durante el congreso de Alibetopías

El uso de aromas, metáforas, música o determinadas formas en los envases representan parte de toda una serie de técnicas de "neuromarketing" que ya se aplican a la hora de vender alimentos y otros productos.

Así lo han explicado diferentes expertos y empresas como Dulcesol o Carinsa en el marco del foro Alibetopías, organizado por la patronal de la industria alimentaria (FIAB) y que celebra este año su cuarta edición con la innovación como eje central.

Desde la consultora Sgmarketing, su director creativo, Fernando Seco, ha apuntado que las emociones "son la llave del cerebro", de ahí que la asociación de algunas marcas con determinados valores permita al consumidor identificarlas con mayor facilidad.

"Insinuar activa las neuronas y dispara el deseo", ha destacado durante su intervención, en la que ha citado casos como el de un supermercado que detectó un incremento de las ventas de vino francés cuando sonaba música francesa y un aumento de las de vino alemán si en el hilo musical ponían canciones germanas.

El uso de metáforas en los anuncios, construir envases con formas redondeadas o la importancia del olfato en el momento de la compra son otros de los puntos a tener en cuenta por las empresas para llegar con éxito al consumidor. En este sentido, la responsable de la empresa de aromas Carinsa, Vanesa Martínez, ha dado detalles sobre cómo éstos pueden contribuir a elevar las ventas.

A través de la innovación tecnológica, la firma trabaja con fabricantes de alimentos para crear referencias con "valor añadido", y ha utilizado como ejemplo un paquete de manzanas deshidratadas con un olor más intenso.

USOS DE AROMAS

Durante la jornada también se ha recordado el caso de una compañía de champús que vio bajar sus ingresos tras colocar un tapón hermético que no permitía oler el producto o el uso de aroma de pan en los supermercados para estimular sus ventas.

Por su parte, el director de I+D+i de la empresa de bollería Dulcesol, Joaquín del Río, ha revelado que la firma ya utiliza antes de diseñar sus productos y sacarlos al mercado herramientas como el electroencefalograma, el "eye tracking" (tecnología que controla el movimiento del ojo), el reconocimiento facial o un sistema para analizar la respuesta galvánica de la piel.

Con este tipo de pruebas, el fabricante obtiene datos objetivos sobre la percepción del consumidor que, en muchas ocasiones, éste ni siquiera puede transmitir porque se generan de forma inconsciente.

"Estamos inmersos en un plan de transformación de nuestra innovación para tener al consumidor en el centro de nuestra visión", ha asegurado Del Río, quien ha anunciado la puesta en marcha en breve de una plataforma accesible para sus clientes para conocer sus gustos e inquietudes y aprovechar esta información de cara a nuevos lanzamientos.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta