120.889 Seguidores !

El vino, producto estrella del lote gourmet estas Navidades

Viernes 21 de Septiembre de 2018

Leído › 1984 Veces

¿Qué elementos componen una cesta gourmet?

El calendario no se detiene y la actividad productiva y comercial vinculada a la Navidad está ya en pleno funcionamiento. Aunque nos cueste de asimilar, de aquí a pocas semanas estaremos de nuevo en un ambiente prenavideño, con la iluminación en pleno montaje y los comercios repletos de alimentación de típica de la época. De hecho, ya se perciben algunos detalles que anuncian la Navidad: los décimos y participaciones de lotería inundan ya comercios, bares y administraciones. Es el preludio de la temporada comercial más productiva del año, en la que se alcanzan los mayores niveles de facturación en prácticamente todos los sectores.

Uno de los sectores comerciales que está ya inmerso en una intensa actividad de trabajo es el de las cestas navideñas. A principios de otoño empiezan a distribuirse catálogos y se inician ya las reservas por parte de las empresas. Es tiempo de estudiar el producto, hacer números y elegir la propuesta más apropiada.

CESTAS GOURMET, UNA TENDENCIA AL ALZA

Existe una infinidad de tipos de cestas de Navidad. El clásico lote con turrón, licor, frutos secos y algún embutido mantiene su presencia en el mercado, pero cada vez más se busca la exquisitez. Las cestas gourmet han conseguido captar la atención de la clientela, tanto por su variedad como por la calidad de los productos que ofrecen. Son artículos apropiados para los paladares más exigentes y con una fuerte presencia de las marcas de vino y alimentación más reconocidas.

Pero, ¿qué elementos componen una cesta gourmet? La lista de artículos puede ser extensa; todo dependerá del presupuesto, pero hay una serie de productos que siempre están presentes:

1. Vinos y cavas de calidad

Estamos en un país de vinos y en una cesta gourmet no puede faltar una buena representación de las D.O. más reconocidas. Por lo general, nunca faltan los Riojas de crianza o los Ribera de Duero, aunque el mercado se ha abierto también a nuevas denominaciones y se puede sorprender con un buen vino de procedencia distinta. En función de la zona geográfica, podemos encontrarnos también con algún Priorato, algún Toro o algún vino de la Mancha. Otros clásicos son los Jumillas y los vinos de Jerez con todas sus variedades: dulces y secos.

A pesar de que en las cestas siempre predominan los tintos, también puede haber presencia de vinos blancos. Por ejemplo, podemos encontrar algún Penedés, alguna D.O. gallega, un Rueda o incluso algún Rioja blanco. Siguen muy de moda los Verdejos, siempre apetecibles con platos de pescado, ahumados e incluso acompañando recetas de ave.

En cuanto a los cavas, las marcas catalanas se mantienen como la opción preferida, fundamentalmente en su versión Brut Nature.

2. Licores

En una cesta gourmet destacan también los licores espirituosos, en especial el whisky, aunque la tendencia actual es incorporar además alguna botella de ginebra. La moda del gintonic está ya muy presente en los lotes navideños e incluso hay algunas propuestas que se centran exclusivamente en este tipo de bebida. En estos casos, suelen incorporarse al lote tónicas selectas y determinadas especias, como por ejemplo el cardamomo, el hibisco o el enebro.

3. Embutidos y conservas selectas

El jamón es un clásico dentro de los lotes navideños, así como los embutidos ibéricos y de bellota (chorizo, salchichón, lomo embuchado, morcilla, etc.). Pero en la variedad gourmet se suelen añadir también conservas selectas, como tarros con mousse de oca, patés, espárragos gruesos, corazones de alcachofa, pimientos del piquillo, trufa o atún de primera calidad. El queso es otro producto que se añade con frecuencia a las cestas, en especial el de tipo manchego, así como el aceite OVE (de oliva virgen extra).

4. Dulces y turrones

En este apartado, el turrón es el rey, principalmente el de Jijona y Alicante en sus versiones más clásicas: de almendras, duro y blando. Tampoco suelen faltar los bombones, las trufas y el mazapán. En las cestas más grandes pueden incluirse también mantecados y polvorones, neulas artesanas, hojaldres, tortitas, confituras y algunos frutos secos.

CESTAS ORIGINALES

En la variedad está el gusto y no a todo el mundo le apetecen los productos tradicionales. Por eso se han creado cestas de Navidad orginales que buscan adaptarse a los nuevos tiempos y que tienen también presentes las intolerancias alimentarias.

Dentro de este apartado destacan los lotes de Navidad sin alcohol, donde los vinos, cavas y licores se substituyen por sidra y algún licor de frutas sin. Otra novedad son las cestas con productos sin gluten y los lotes veganos, donde no hay presencia de alimentos de origen animal.

La presentación es otro elemento que juega un papel destacado en los lotes de Navidad. Aunque la clásica cesta de mimbre todavía está vigente, los productores buscan sorprender a los clientes con diseños más atractivos, como canastos y bandejas de mimbre, cajones de madera decorativos o vistosos baúles. Se trata de recipientes que luego pueden aprovecharse con diferentes usos.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta