113.724 Seguidores !

Escocia prohíbe por Ley vender vino a menos de 5 euros

Miércoles 02 de Mayo de 2018

Leído › 5409 Veces

El Gobierno de Escocia establece un precio mínimo de 5,70 euros la botella de vino para impulsar el consumo moderado y de calidad

El Gobierno de Escocia se convirte en el primer país del mundo en establecer por Ley un precio mínimo al alcohol, fijado en 50 peniques por unidad de bebida (unos 0,57 euros).

Se trata de una medida pionera, aplaudida por unos y denostada por otros, que se origina en 2012 tras una dura batalla política y legal. El objetivo de esta Ley es incentivar el consumo moderado y saludable, a la par que acabar con el consumo entre menores, los excesos y el consumo abusivo de bebidas con contenido alcohólico en el país, que según el Ejecutivo, causa miles de muertes al año y eleva la criminalidad e inseguridad ciudadana. Escocia es uno de los países con mayor tasa de consumo de alcohol en el mundo, de hecho en el país del whisky beben un 17 % más que sus vecinos de Inglaterra y Gales.

Para el Gobierno escocés esta medida, calificada de "audaz y valiente", será emulada por varios países como Irlanda y el País de Gales, que en la actualidad ya estudian lanzar proyectos similares.

La nueva Ley establece la limitación por unidad de alcohol, una medida que toma en cuenta a la vez la cantidad de alcohol y el volumen del producto. En la práctica supondrá que el precio de la botella estándar más barata de vino, sea de la calidad que sea, será de casi 5 libras (5,70 euros), que una botella de destilado o licor de alta graduación no se pueda vender por menos de 14 libras (15,90 euros) o que un pack de cervezas de medio litro supere siempre las 4 libras (4,50 euros).

La iniciativa cuenta con el visto bueno de médicos y asociaciones que la consideran el mayor progreso en materia de salud pública desde la prohibición de fumar en lugares públicos.

Según Alcohol Focus Scotland, la mayor organización escocesa para la prevención del alcoholismo, la mitad de los delitos que se cometen en Escocia están relacionados con el consumo de alcohol. Durante 2016, se registraron en Escocia, un país de solo 5,3 millones de habitantes, 1.265 muertes que estaban relacionadas, directa o indirectamente, con el consumo de alcohol, un aumento de 10% con respecto al año anterior.

Por su parte, la Asociación Escocesa del Whisky (SWA) afirma que la mejor medida para moderar el consumo de alcohol pasa por la educación y la promoción del consumo responsable de alcohol.

Los comerciantes están divididos. Unos manifiestan su desacuerdo alegando que la medida supondrá pérdidas para una economía que no atraviesa por sus mejores momentos. Otros comerciantes afirman que para ellos las pérdidas serán pequeñas y que además supondrá ventajas como la de vender productos de mayor calidad (a los que menos afecta la Ley) y que pondrá al mismo nivel de precios a los supermercados y los pequeños comercios.

LARGA BATALLA LEGAL

La medida entró en vigor después de casi seis años de demandas judiciales que la fueron retrasando. El año pasado el Tribunal Supremo apoyó la iniciativa del gobierno escocés, al desestimar el recurso presentado por la Asociación del Whisky Escocés (Scotch Whisky Association, SWA) y otros representantes de la industria.

Siete jueces de Londres declararon unánimemente que la fijación de un precio mínimo era "un medio proporcionado para alcanzar un objetivo legítimo" y no violaba las leyes europeas.

Esto puso fin a una batalla legal que llegó al Tribunal Europeo de Justicia en 2015.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta