Científicos de Oxford investigan cerebros para saber si el corcho da placer

Miércoles 02 de Agosto de 2017

Leído › 2479 Veces

Quieren conocer objetivamente si el tapón de corcho induce a mayor disfrute del vino que el cierre de rosca

Investigadores de Oxford han recurrido al estudio del cerebro para resolver la vieja disputa sobre si el vino sabe mejor si se mantiene en botellas con tapones de corcho o de rosca.

En colaboración con la Asociación Portuguesa del Corcho, un estudio analizó el cerebro de los consumidores de vino mientras beben.

Esta investigación, denominada 'Neuroenological Tasting: The Grand Cork Experiment', tuvo lugar este pasado fin de semana en Londres.

El gusto, como la mayoría de todo lo relacionado con los sentidos, es puramente subjetivo: una persona puede amar el sabor del chocolate mientras que otro lo encuentra opaco y pastoso. Entonces, ¿cómo podrían los científicos llevar a cabo un experimento diseñado para decidir objetivamente cuál de los dos métodos de conservar vino es mejor?.

La respuesta está en la ciencia. Las personas se autoconvencen o mienten, los cerebros siempre dicen la verdad. En lugar de preguntar a las personas qué prefieren han preguntado a sus cerebros.

Los investigadores han colocado sensores de actividad eléctrica en las cabezas de los bebedores mientras saborean el vino. Los sensores son capaces de descifrar las respuestas de placer del cerebro y traducirlo en números que se pueden utilizar con fines de comparación objetiva, sin necesidad de hacer ninguna pregunta.

Los investigadores también buscan otros factores que podrían estar relacionados con la forma en que registramos el sabor del vino. Por ejemplo, la audición del descorche no altera el vino pero ¿puede condicionarnos y hacer que nos induzca a un mayor disfrute?

¿Participar en la apertura de la botella? ¿Oler el corcho antes de beber? ¿El tamaño o los tipos de corcho? ¿puede todo ello condicionar el disfrute? Los investigadores planean averiguarlo.

El debate sobre cual es el mejor método de almacenamiento está servido. Consumidores, enólogos, sumilleres, existen defensores en uno y otro sentido. Los que están a favor del tapón de rosca argumentan que el corcho estropea muchos vinos, y que el supuesto efecto de micro oxigenación es mínimo, mientras el tapón de rosca no estropea ni altera el sabor del vino. Los que están a favor del corcho afirman que el vino se conserva mejor y que favorece su evolución en botella. Mientras tanto, habrá que esperar para conocer a quién da la razón la ciencia.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta