Da Silva: “El sector vitivinícola es uno de los principales motores económicos”

Susana Formoso

Viernes 07 de Julio de 2017

Leído › 3171 Veces

Las dificultades para sobrevivir en el momento más difícil de la D.O. Monterrei desde su creación, contadas por su presidente

José Antonio Da SilvaJosé Antonio Da Silva, presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Monterrei

El presidente del Consejo Regulador de la D.O. Monterrei, José Antonio Da Silva, asegura que las devastadoras heladas que afectaron a los viñedos "pueden causar importantes problemas a medio y largo plazo", si bien confían en su mayor fortaleza, "la calidad de nuestros vinos", para superar esta situación.

¿Cuentan ya con una evaluación definitiva de los daños ocasionados por las inclemencias meteorológicas de abril y mayo?

Todavía es muy pronto para realizar una valoración a corto y medio plazo, porque seguimos dependiendo de las condiciones meteorológicas, y muchas viñas están en pleno proceso de rebrotación. Está claro que todos los trabajos realizados han buscado reducir los daños ya existentes en nuestros viñedos, así como intentar recuperar las cepas.

¿Dónde se han producido más pérdidas: en los cultivos de valle o en los de ladera?

La principal característica de las pasadas heladas ha sido su importante incidencia tanto en las zonas de valle como en las de ladera. En otras ocasiones, las zonas de ladera se habían visto poco o nada afectadas en pasadas heladas, pero en esta ocasión se han visto dañados viñedos de valle y montaña. También debemos destacar que la incidencia se ha producido tanto en variedades blancas como en tintas por igual.

¿Qué parte de la cosecha se podrá salvar?

Todavía es muy pronto para saber qué parte de la cosecha se ha podido salvar, dado que estamos en las primeras etapas del ciclo fenológico de las plantas. Por tanto, y como hemos dicho anteriormente, cabe esperar a ver qué sucede en las próximas semanas e incluso meses.

¿Hay alguna bodega con dificultades para sobrevivir?

Desde el Consejo Regulador no sabemos las peculiaridades de cada bodega, pero sí es cierto que estas heladas tan devastadoras pueden causar importantes problemas a medio y largo plazo, ya que en estos momentos las bodegas aún cuenta con vino en sus instalaciones.

¿Confía en que les concedan la declaración de zona de emergencia?

La hemos solicitado, tanto de forma individual como colectiva, junto con Ribeiro y Valdeorras. Sabemos que es un proceso complicado y arduo, pero tenemos que seguir luchando por nuestros viticultores y viñas. Con todo no es lo único que se ha solicitado, sino que hemos pedido otras cuestiones como creación de una línea de ayudas para la instalación de métodos antihelada, ayudas para replantación y reposición de injertos, ayudas directas por hectárea inscrita en la D.O., solicitar a la empresas aseguradoras un precio justo de la uva a la hora de abonar los seguros.

Por tanto, todas las ayudas que puedan recibir los viticultores y bodegueros de la D.O. Monterrei serán bien recibidas, dado los graves daños causados por las heladas. Teniendo en cuenta que uno de los principales motores económicos de la comarca de Verín es el sector vitivinícola consideramos básicas las ayudas destinadas a este sector.

¿Cómo valora la respuesta de las administraciones ante esta situación de crisis?

La conselleira de Medio Rural acudió enseguida a la zona, para conocer las consecuencias de la helada. Además, ya se ha realizado alguna mesa de trabajo para actualizar el precio de la uva en los seguros, pero todavía queda mucho por hacer. Desde el Consello Regulador hemos remitido varios escritos solicitando ayudas de distinto tipo, directas a viticultores, métodos antihelada, ayudas para prepoda y replantación, reposición de injertos, y estamos a la espera de una respuesta.

Se ha hablado mucho sobre la posibilidad de contratar seguros para el viñedo. ¿Por qué no es habitual que en Monterrei se contraten pólizas para cubrir las cosechas de uva?

Esta cuestión ya se la hemos trasladado a la conselleira de Medio Rural en varias reuniones. Según nos indica el sector, se debe a que las empresas aseguradoras abonan un precio por la uva más bajo del que está en el mercado.

¿Es quizá el momento más difícil para la D.O. desde su creación?

Desde luego, porque nunca se había producido una helada de tal magnitud. Las condiciones climáticas asestaron un duro golpe al sector vitivinícola, marcando un punto de inflexión.

¿Cuál es la mayor dificultad que se ha generado para las tareas del Consejo Regulador?

Asumir la potencial pérdida de cosecha, por varios años, así como la posible pérdida de cepas plantadas desde hace varias décadas.

¿Podrán mantener su presencia en los distintos mercados del vino de una manera mínima con añadas precedentes? ¿Definirán alguna estrategia para no perder las plazas más rentables o con mejor proyección de futuro?

Las bodegas, de modo individual, decidirán las estrategias a seguir para los próximos meses, dado que cada una tendrá que evaluar sus existencias.

¿Con qué fortalezas cuenta la denominación para superar esta situación?

La calidad de nuestros vinos, que se refleja en los premios conseguidos en las últimas ediciones de la Cata de Vinos de Galicia, en el Concurso Mundial de Bruselas, Bacchus o las excelentes puntuaciones en publicaciones especializadas como Distinciones Gallaecia, The Wine Advocate o Guía Peñín, entre otros.

¿Habrá este año una mayor apuesta por otras actividades complementarias para la economía del sector, como el enoturismo? ¿Tienen capacidad para acometer alguna acción específica en este sentido?

Estamos apostando por impulsar la Ruta do Viño Monterrei, y lograr que todas las bodegas formen parte de la misma. El objetivo es ofrecer al visitante un turismo de experiencias en la que se una gastronomía y viticultura, en la que conozca el proceso de elaboración del vino y su unión con la cultura y la gastronomía de la comarca.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta