Finca Ca N'Estella consigue tres medallas de oro

Martes 16 de Mayo de 2017

Leído › 572 Veces

Resultado inédito en el concurso "Tastavins del penedès 2017": tres oros para una misma bodega

El lunes pasado se celebró en el Born Centre Cultural de Barcelona el acto de entrega de premios del 51º concurso de vinos organizado por "Tastavins del Penedès", la academia decana del país dedicada al mundo del vino.

Por primera vez en las más de 50 ediciones del concurso, se reconoció a una bodega con 3 medallas de oro, ya que Finca Ca N'Estella ganó el máximo galardón con sus vinos Clot dels Oms Blanco 2016, Clot dels Oms Rosado 2016 y Gran Clot dels Oms Tinto 2013.

El jurado de esta edición estaba dirigido por Lluís Tolosa, y formaban parte también nombres reconocidos del escenario vinícola catalán, como Anna Vicens (Presidenta de la Asociación Catalana de Sommeliers), Joffre Tarrida (Sommelier y Nariz de Oro 2013), Jordi Alcover (Director de la Guia de Vins de Catalunya), Eva Vicens (Directora de los Premios Vinari), Montserrat Nadal (Directora de Sommeliers de la Universitat Rovira i Virgili), Josep Sucarrats (Director de la revista Cuina) y Sergi Delamo (Director del VITEC Parque Tecnológico del Vino).

Clot dels Oms Blanco 2016, primavera en la copa

Precisamente los hermanos Vidal han sacado al mercado el joven Clot dels Oms Blanco 2016. El coupage de Chardonnay y Malvasía de Finca Ca N'Estella llega a punto para acompañar al buen tiempo y con el aval del oro conseguido en el concurso "Tastavins del Penedès". Se trata de un blanco elaborado con las variedades cultivadas en la parcela "del Chacó" del viñedo que la familia tiene en propiedad en Finca Ca N'Estella, en Sant Esteve Sesrovires, dentro de la DO Penedès.

Un vino que transmite el espíritu de la primavera, con el fresco matinal y la bonanza del mediodía. Con la luz cálida del atardecer y los reflejos del verde que invade los campos. Al aroma de las primeras flores se añade el de las frutas maduras, que ya no son de invierno sino las que necesitan calor, como los carnosos mangos.

Son 10.700 botellas numeradas que la bodega saca al mercado tras un minucioso proceso de elaboración que empieza con la vendimia de las uvas a maduración óptima, tratando de conservar un buen equilibrio entre azúcar y acidez, y despalillando los racimos previo a un suave prensado. Una vez fermentado, el vino se mantiene en contacto con las lías finas -generadas a raíz de la clarificación estática del vino una vez acabada la fermentación- para potenciar al máximo los aromas varietales.

El resultado, un vino muy agradable de beber, que acompaña perfectamente un amplio abanico de platos, de los que apetece con la llegada del buen tiempo. No sólo pescado y mariscos, también ensaladas variadas, arroces, platos de pasta desenfadados e incluso carnes blancas a la plancha. Y por qué no, simplemente una copa de vino en una terraza, disfrutando de la primavera y de una buena compañía.

¿Te gustó el artículo? Guárdalo

Comenta