Duelo de Robles, el nuevo reto de Bodegas Paco García para nuestros sentidos, dentro de su gama “Experiencias”

Susana Formoso

Viernes 24 de Marzo de 2017

Leído › 4601 Veces

Jugar, aprender, sorprenderse... y sobre todo disfrutar del vino. Como cada año, esta joven bodega riojana lanza una nueva edición limitada de SU gama de vinos 'Experiencias de Paco García'

Jugar, aprender, sorprenderse... y sobre todo disfrutar del vino. Son las claves de la gama de vinos 'Experiencias de Paco García'.

Como cada año, esta joven bodega riojana lanza una nueva edición limitada de botellas con un vino único, diferente y exclusivo que una vez se agote no volverá al mercado.

La primera experiencia fue una Garnacha de altura, la segunda un 100% Graciano con carácter maduro. Y esta nueva experiencia, Duelo de Robles, es la tercera de ellas. Acaba de salir al mercado y consiste en un estuche de dos botellas del mismo vino, un tempranillo crianza, una envejecido en roble francés y otra en roble americano. Se catan a ciegas, sin prejuicios, y activan toda nuestra capacidad sensorial.

En Bodegas Paco García han preparado este innovador producto con el propósito de dar al consumidor la oportunidad de conocer las diferencias entre ambos robles.

En ningún momento se olvidan de que "la materia prima, la uva, es lo más importante en un vino". La crianza es la que introduce matices, por lo que "las diferencias serán sustanciales o no dependiendo del nivel sensorial de cata de cada persona", de acuerdo con lo que explican en Paco García.

Las diferencias

Duelo de Robles no es una competición entre vinos, sino una experiencia con el gusto para apreciar la influencia que maderas diferentes ejercen sobre un mismo vino, procedente de la misma parcela (La Dehesa, 1943) y elaborado en el mismo depósito.

"La madera es como el vestido, pero la percha tiene que ser el vino", describen en la bodega. "Cada uno tenemos un estilo vistiendo y a cada uno nos queda mejor una ropa u otra, sin una buena percha una buena prenda no tiene sentido", agregan.

Así, el vino envejecido en barricas de roble francés adquiere una textura más sedosa, con un aporte en boca estructurado y elegante y unas notas sutiles y delicadas.

En nariz permite distinguir miel, vainilla, frutos secos y especias dulces. En cambio, la crianza en roble americano ofrece un vino más robusto, con mucho cuerpo y estructura, muy potente en boca y con aromas de coco, café, cacao o tabaco. Lo dicho, ninguno mejor que otro, simplemente diferentes.

Para todo el mundo

La idea y la presentación de Duelo de Robles lo convierten en una experiencia apta para cualquier tipo de consumidor.

A una persona que se esté iniciando en el consumo de vino le sirve para apreciar las características y aportes de las distintas barricas. Y para sibaritas experimentados es un auténtico recreo sensorial sobre "un tempranillo con mucha alma".

A ningún perfil de consumidor le dejará indiferente el embalaje de Duelo de Robles. Que nadie se espere encontrar una simple caja. Es otra parte del disfrute porque aporta una imagen muy atractiva para los jóvenes y recoge toda la información que pueda necesitar el consumidor más interesado e inquieto, hasta con curiosidades sobre las barricas y los robles.

Una experiencia de este tipo se presta a retroactividad con la bodega. En Paco García confirman que "las reacciones están siendo fantásticas, está gustando mucho y los clientes nos comentan que no sabían que la diferencia entre ambos robles podía ser tan grande". No todo el mundo ha acertado en este ejercicio a ciegas, pero tal como remarcan en Paco García "esto no es una competición ni se trata de poner a prueba a nadie". En todo caso, permite abrir los sentidos, despojarse de posibles prejuicios y "darse cuenta de que cada vino necesita un compañero de viaje".

En definitiva, Duelo de Robles encaja plenamente con las nuevas tendencias de consumo de vino, como experiencia novedosa y como acompañante en buenos momentos con la familia, la pareja o las amistades. Esta tercera experiencia lanzada al mercado por Bodegas Paco García, la primera de carácter doble, prueba la convicción que tienen en la empresa de que "el mundo del vino tiene un margen de innovación brutal". Y siempre con el objetivo de que cada vez más gente disfrute de los buenos vinos.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta