Iglesia Vieja Crianza, el resurgir polivalente de un mito

Susana Formoso

Lunes 09 de Enero de 2017

Leído › 4134 Veces

La Purísima Bodegas, de Yecla, pone al día, con atrevimiento y elegancia, una marca sinónimo de tinto fresco idóneo para cualquier perfil de consumidor actual

Cambia por dentro y por fuera, sin soltar amarras sobre su origen. El vino Iglesia Vieja Crianza, emblema de La Purísima Bodegas (D.O. Yecla), está en pleno relanzamiento en el mercado con una puesta al día que pone sus miras en el consumidor actual. Llega con un toque atrevido, el necesario para que este tinto de crianza sea a la vez fresco y ofrezca una excelente relación calidad-precio.

Iglesia Vieja Crianza se elabora con un 70% de uva monastrell, vendimiada de veteranos viñedos de la zona más alta de Yecla, complementada con syrah y garnacha. Reposa doce meses en barricas de roble francés y otros dieciocho meses en botella. Su hermano, el Iglesia Vieja Reserva, alarga su estancia en barrica hasta los catorce meses.

Tal como explica Pedro José Azorín, enólogo de la bodega, el resultado es un vino polivalente: "es capaz de sorprender a consumidores ávidos de encontrar infinidad de matices varietales y notas de crianza de roble y también posee unas características que lo hacen muy fácil de entender para quien pretenda iniciarse en el mundo del vino".

Pedro José Azorín, enólogo de Bodegas La Purísima

Para todos los gustos

En esa misma línea, se consigue un producto que encaja bien en cualquier contexto. "Pese a ser un crianza, sorprendentemente –declara Azorín- acompaña todo tipo de celebraciones, encuentros con amigos o simplemente el placer que supone acabar el día descorchando un vino que nos va a transportar hedónicamente, haciéndonos olvidar el ajetreo diario". A la hora de maridarlo, no hay excepciones: "se muestra amable con cualquier plato", advierte el enólogo de La Purísima.

La modernización de Iglesia Vieja Crianza se traslada también a la nueva etiqueta. Basta con verla. No es transgresora, ni falta que le hace, pero innova, sorprende y mantiene un "leve recuerdo de la anterior imagen para los más nostálgicos".

Una nítida apuesta de futuro sobre la base de una marca creada en 1994 y constituida como un vino de referencia a nivel mundial. Baste recordar que Iglesia Vieja atesora a lo largo de su historia numerosos reconocimientos nacionales e internacionales, como el Zarcillo de Plata de 2001 o la Medalla de Plata en el Concurso Mundial de Thessalonique (Grecia) en 1998. La prensa especializada lo ha valorado con elevadas puntuaciones, con 89 puntos en la Guía Peñín y 90 puntos y nivel excepcional en Wine & Spirit.

Una bodega atenta a las demandas de calidad del mercado

Con 800 socios y más de 2.800 hectáreas de viñedos, La Purísima Bodegas tiene como principal línea de trabajo la elaboración de "vinos de calidad, capaces de atender las necesidades de cualquier consumidor", según revela su enólogo. Para ese propósito, el funcionamiento de la bodega se asienta sobre una perfecta imbricación de las áreas de enología, viticultura y comercialización.

Por ello, pocos meses antes de cada campaña "nos reunimos los tres departamentos para acordar las líneas de trabajo a seguir y así poder elaborar los vinos más acordes a los solicitados por el mercado", indica Pedro José Azorín.

La conjunción de viticultura y enología es una constante. Así como el técnico de campo efectúa un seguimiento durante todo el año a las parcelas para obtener la mejor calidad posible del fruto y asesorar a los viticultores de manera continuada, el enólogo desarrolla una minuciosa labor cuando la uva llega a la bodega, siempre con la premisa de la máxima calidad.

Gama de monovarietales CONSENTIDO

Muestra de este ideario es la gama CONSENTIDO de vinos monovarietales de La Purísima, que hace escasos meses estrenó imagen en el mercado. Incluye un blanco macabeo, un merlot, un cabernet, un syrah y un monastrell. Cada uno de ellos porta una etiqueta "atrevida y moderna para una gama con la que tratamos de hacer frente a mercados con consumidores de otro perfil, como el estadounidense", comenta el enólogo de la cooperativa murciana.

Comenta