Las mentiras del 'Caso Nadia' salpican al sector del vino

Viernes 30 de Diciembre de 2016

Leído › 3233 Veces

Una bodega fue utilizada por el presunto estafador para el blanqueo del dinero que obtenía de los donativos

El caso Nadia, en el que los padres de la pequeña Nadia Nerea hicieron una fortuna millonaria solicitando donativos para el tratamiento de su hija que luego nunca realizaban, ha salpicado también al sector del vino.

El padre de Nadia también engañó a la pequeña bodega Vins Nadal de Mallorca en la que trabajó como operario entre 2005 y 2007 antes de desplazarse a la península. En esta bodega realizaba labores de mantenimiento de las instalaciones y embotellando, trabajando a media jornada.

Según informa el diario El Español desde que la familia dejó la isla siguieron colaborando con la causa de su hija -enferma de tricotiodistrofia- cediéndole vinos para que los vendiese en la tienda de vinos que Fernando Blanco había montado en el municipio de Organyà (Lleida).

Ahora dicen sentirse estafados tras el arresto de su exempleado, detenido por una presunta estafa a costa de la enfermedad de su hija. "Me ha dicho tantas mentiras. Esta bodega es una víctima más, de haberlo sabido, habríamos denunciado", afirma para el diario una responsable de la pequeña bodega.

"Nunca le dábamos dinero, colaboramos con vino", dice esta persona, que pide mantenerse en el anonimato. Reconoce que durante los últimos años había mantenido con el padre de Nadia una relación de amistad, pero lamenta haber descubierto que ha estado diciendo "mentiras" sobre Vins Nadal.

Fernando Blanco aseguraba que trabajaba para esta empresa, según se desprende del sumario del caso a partir de los testimonios de vecinos de la localidad ilerdense en la que se estableció hace cuatro años. Otros vecinos informaron además de que el ahora detenido alegaba que los coches que utilizaba se los facilitaba la bodega.

"Cuando se fue a vivir a la Península mejoró su nivel de vida. Él nos decía que había pasado a trabajar para una gran bodega de vinos ahí. Es imposible que nosotros pudiésemos facilitarle coches porque no tenemos. Nosotros usamos nuestros propios vehículos que son muy normalitos y nos los hemos pagado nosotros", explica a El Español esta empresaria vinícola. En el sumario el padre de Nadia decía trabajar para la empresa 'Grandes Vinos de España', de la que no se tiene constancia de su existencia.

La investigación en torno a esta presunta estafa ha podido determinar que, aunque el padre había abierto una tienda de vinos en Organyà, no tenía ninguna actividad. Por esa razón se ha encargado al SEPBLAC (Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales) un informe de sus actividades en la que se determinará si Fernando Blanco utilizaba ese establecimiento como tapadera para el blanqueo de dinero y para hacer pasar como ingresos mercantiles fondos que realmente procedían de la solidaridad.

De un primer estudio de sus extractos bancarios de los últimos cuatro años se desprende que ni Fernando Blanco ni su mujer Margarita Garau tienen ingresos por actividades laborales ni mercantiles.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta