Fallece Pedro Vivanco, el soñador infatigable que nos hizo descubrir el alma del vino

Viernes 30 de Diciembre de 2016

Leído › 13109 Veces

El enólogo y fundador de Bodegas Vivanco y del Museo Vivanco de la Cultura del Vino, falleció este jueves a la edad de 70 años

Pedro Vivanco

Pedro Vivanco Paracuellos, nacido el 14 de diciembre de 1946 en Logroño, La Rioja, falleció este jueves a la edad de 70 años. Enólogo y fundador de Bodegas Vivanco y del Museo Vivanco de la Cultura del Vino, Pedro Vivanco destacó a lo largo de su vida por su profundo amor y dedicada entrega a su familia, su tierra y al vino, cuyo cariño y devoción le han acompañado hasta su último momento.

Pedro Vivanco nos deja un gran legado. A su cálida humanidad, se suma una mente brillante que forjó sueños reales: descubrir y compartir el alma del vino. Su visión de futuro siempre fue de la mano de la perseverancia, del respeto por todos los que le acompañaron a lo largo de su camino, de un trabajo diario infatigable, de un sincero amor al vino. Su lema "Devolver al vino lo que el vino nos ha dado" queda inmortalizado en el Museo Vivanco de la Cultura del Vino, en Briones, La Rioja, reconocido internacionalmente como el mejor en la materia, en la Fundación Vivanco y en su proyecto enológico. Entre algunos de sus numerosos premios y distinciones, podemos destacar la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo recibida por el Consejo de Ministros en 2014 o la Medalla de Oro a la Defensa de la Cultura Vitivinícola otorgada por la Federación Española de Asociaciones de Enólogos en 2007.

Vivanco Bodega, Fundación, Experiencias seguirá siendo un fiel exponente de su filosofía de trabajo a través de la cuarta generación familiar, los hijos de Pedro, Santiago y Rafael. Al frente de la empresa desde hace ya unos años, tanto Santiago, en la parte cultural, como Rafael, enólogo, continúan con la labor de su padre en la divulgación, investigación y compromiso con la Cultura del Vino.

Descanse en paz el soñador que nos ha hecho descubrir, y apasionarnos, con la Cultura del Vino.

Pedro, Santiago y RafaelPedro Vivanco, con sus hijos Santiago y Rafael

PEDRO VIVANCO PARACUELLOS
Enólogo y empresario
Fundador de Vivanco Bodega, Fundación y Museo de la Cultura del Vino
14 de diciembre de 1946-29 de diciembre de 2016
Logroño (La Rioja)

Empresario vitivinícola nacido en el seno de una modesta familia bodeguera. Su abuelo paterno, también llamado Pedro, fue el fundador de la empresa en el municipio riojano de Alberite en 1915, donde compaginaba el trabajo de albañil con la producción y comercialización de vino en una pequeña bodega privada del pueblo.

Pedro Vivanco compaginó desde joven los estudios con el trabajo en la bodega familiar. Sus padres, Santiago y Felisa, le enseñaron a elaborar y comercializar el vino en la bodega de Alberite y en los diversos despachos de vino que regentaron en Logroño. Le gustaba más trabajar y ayudar a sus padres que estudiar.

Con el paso del tiempo se dio cuenta de la necesidad de formación. Gracias a cursos privados, de noche, se fue preparando para tener una base con la que poder hacer realidad un sueño que, cada vez con más fortaleza, le rondaba la cabeza: ser enólogo y ayudar a su familia y al negocio de un modo más profesional. La decisión de irse fuera a estudiar no fue fácil de tomar ya que sus padres necesitaban de la mano de obra de Pedro para atender la bodega y despacho de vinos. Al final pudo convencer a su padre, Santiago, el más reacio, para formarse en la Escuela de Capataces, Bodegueros y Viticultores de Requena, Valencia, donde se licenció el año 1971, tras dos años de estudio.

Esos dos años de estudios en Requena serán claves en la vida de Pedro. Su superación y trabajo le hicieron conseguir finalizar su carrera de enólogo como número uno de la promoción.

Estos años tuvo su primer contacto con la vitivinicultura de otras regiones españolas. Realizó numerosos viajes de estudio y entabló relaciones con muchos bodegueros que luego le serían de mucha utilidad en la empresa familiar. También es aquí, en Requena, donde comienza a coleccionar libros sobre vino, germen del futuro Centro Vivanco de Documentación del Vino. Y además de libros, colecciona herramientas y máquinas de bodega ya en desuso, como antiguas prensas y bombas, que serán el origen del futuro Museo Vivanco de la Cultura del Vino, en Briones (La Rioja, España).

De vuelta a La Rioja recibió ofertas de trabajo de importantes bodegas, pero las declinó para dedicarse a realizar su propio proyecto empresarial bodeguero. Compró más viñedo, reformó y amplió las instalaciones de la bodega familiar para dotarlas de la última tecnología enológica. Además, desempeñó un papel clave, desde finales de los años 70, como asesor e intermediario de muchas e importantes bodegas riojanas para la adquisición de uva y elaboración y crianza de vino, con lo que se ganó la credibilidad de los viticultores y bodegueros. Fruto de estas relaciones comerciales alcanzó, en muchos casos, entrar a formar parte del accionariado de algunas de estas firmas.

Paralelamente a esta actividad empresarial comienza a recorrer las principales zonas vitivinícolas españolas en busca de materiales etnográficos relacionados con el vino, considerados obsoletos, principalmente prensas. Además de piezas y maquinaria antigua, busca en librerías de antiguo todos los libros y documentos relativos a tal bebida. Fruto de esta labor de coleccionismo y de sus visitas al extranjero con otros enólogos, donde visita museos dedicados al vino, surge con fuerza en él la necesidad de crear su propio museo, donde hacer partícipes al mayor número posible de personas de este fascinante mundo del vino. Su sueño desde entonces fue compartir y devolver al vino todo lo que del vino había y estaba recibiendo. Ese fue desde entonces su lema. "Devolver al vino lo que el vino nos ha dado". Un lema en plural, porque Pedro Vivanco nunca concibió su trabajo sin pensar e integrar a toda su familia.

Los años 80 y 90 suponen décadas de gran crecimiento del negocio, inversión en viñedos propios y continua labor coleccionista. El año 2004 fue clave en su vida ya que concluye su gran sueño, el proyecto Bodegas Dinastía Vivanco, hoy Bodegas Vivanco, ubicadas en Briones, Rioja Alta, una zona privilegiada por la calidad de sus uvas. Al estilo de los grandes châteaux franceses, construye la bodega en medio de un gran viñedo donde además ubica su otro gran sueño: el Museo de la Cultura del Vino, regentado por la Fundación Vivanco para la Investigación y Divulgación de la Cultura e Historia del Vino. Una Fundación creada por él, que presidió hasta el 2015.

En ambos proyectos recibe la ayuda de sus hijos, Santiago y Rafael, habidos de su matrimonio en 1972 con Angélica Sáenz Ruiz-Navarro. Cabe destacar que su mujer siempre ha sido un apoyo fundamental para Pedro Vivanco, una figura clave sin la cual no se podría entender el proyecto de la Fundación y Museo Vivanco de la Cultura del Vino, debido a sus aportaciones como pintora y amante del arte y la cultura.

La bodega comercializa vinos de reconocido prestigio, tanto nacional como internacionalmente, bajo las marcas Vivanco y Colección Vivanco y que ha sido considerada entre las 100 mejores bodegas del mundo por la prestigiosa publicación norteamericana, Wine & Spirits. El museo, nutrido de una colección que abarca desde piezas arqueológicas hasta arte contemporáneo, todas ellas piezas artísticas de primer nivel, culmina con la construcción de un edificio emblemático gracias al arquitecto Jesús Marino Pascual Vicente. Fue inaugurado por S.M. el Rey Don Juan Carlos I y la entonces Ministra de Agricultura del Gobierno de España, Elena Espinosa, el 29 de junio de 2004. El Museo Vivanco de la Cultura del Vino ha sido premiado en numerosas ocasiones y reconocido mundialmente como el mejor del mundo relativo al vino y su cultura.

Hombre hecho a sí mismo, compaginó el amor por el vino como producto y alimento, y por otro lado, como elemento cultural anclado en la esencia humana desde las primeras civilizaciones. Pedro Vivanco ha sido una figura clave en el nacimiento en España del Enoturismo y, como tal, se le ha distinguido con reconocimientos como la Medalla de Oro de la Rioja, en 2005, o la Medalla de Oro a la Defensa de la Cultura Vitivinícola, otorgada por la Federación Española de Asociaciones de Enólogos por su difusión y promoción de la Cultura del Vino, en 2007.

Pedro Vivanco ha sabido transmitir su espíritu y lema de vida a sus dos hijos. Santiago, encargado ahora de la administración de la Fundación y Museo Vivanco, y su hermano Rafael, responsable de la comercialización y dirección técnica de la Bodega y viñedos. Es plenamente una empresa familiar. El cien por cien de las acciones está en manos de la familia Vivanco, que comprende más sociedades y negocios, siempre vinculados al vino. Al frente de todo ha estado Pedro Vivanco como Presidente.

El total de empleados que trabajan en las diferentes sociedades de la familia, supera las 150 personas, a las que hay que añadir los numerosos empleados temporales o de empresas auxiliares externas que prestan sus servicios.

Pedro heredó dos hectáreas de viñedo provenientes de su abuelo Pedro y su padre Santiago. En la actualidad la superficie se ha multiplicado hasta las más de 450 hectáreas de viñedo en propiedad en la DOCa Rioja.

El gran reto de Pedro Vivanco, además de la continuidad de la empresa a través de sus hijos y generaciones posteriores, ha sido el crecimiento internacional de la empresa. Por ello apostó desde hace años, mucho antes de la crisis del 2007, en potenciar la venta de sus vinos a través de la exportación, tras realizar grandes inversiones en instalaciones y obtención de certificaciones internacionales de calidad. Hoy en día comercializa la exportación de vino al extranjero supera el consumo dentro de España: con presencia en más de 50 países, destaca el volumen facturado y vendido en Reino Unido, USA, Alemania, Rusia, Holanda o China.

Distinciones y reconocimientos a Pedro Vivanco y familia, y a la empresa:

  • Premio Riojanos del Mundo otorgado por el periódico El Mundo en su primera edición a la Familia Vivanco. Madrid, sede de El Mundo, 2004.
  • Primer premio "Protagonistas de La Rioja" a la Familia Vivanco. Logroño. Ayuntamiento, 2004.
  • Nombramiento de Riojano Ilustre a Don Pedro Vivanco e imposición de la medalla de oro de la Rioja. Máxima distinción del Gobierno de La Rioja entregada en San Millán de la Cogolla por el Presidente de La Rioja D. Pedro Sanz, 2005.
  • Premio a Don Pedro Vivanco por la exaltación de los valores riojanos otorgado por el Centro Riojano de Madrid, 2005.
  • Medalla de Oro a la defensa de la cultura vitivinícola otorgado por la Federación Española de Asociaciones de Enólogos a Don Pedro Vivanco por su difusión y promoción de la cultura del vino a través de la Fundación Dinastía Vivanco, 2007.
  • Premios Mercados del Vino y la Distribución, a Don Pedro Vivanco, por la aportación al desarrollo socio-económico del sector del Vino en España, 2008.
  • Premio Sartén de Oro otorgada a Don Pedro Vivanco, por su dedicación al vino, otorgada por la asociación de Restaurantes de la Buena Mesa, 2009.
  • Premio al éxito empresarial en La Rioja. Revista Actualidad Económica. Mejor trayectoria empresarial a D. Pedro Vivanco, 2009.
  • La Cofradía del Pez a Don Pedro Vivanco Paracuellos en reconocimiento a su trayectoria y colaboración desinteresada con las fiestas de San Bernabé. Logroño, 2009.
  • Desde hace años es una de las 20 personas más influyentes de la Comunidad Autónoma de La Rioja según el Periódico El Mundo.
  • Premio Mercurio Vida Empresarial a D. Pedro Vivanco entregado por el Club de Marketing de La Rioja, 2014.
  • Medalla Villa de Tudelilla otorgada por el Ayuntamiento de Tudelilla a D. Pedro Vivanco por el trabajo arqueológico y la recuperación del patrimonio y parte de la historia de Tudelilla. Otorgada por el Alcalde de Tudelilla y el Consejero de Presidencia del Gobierno de La Rioja, 2014.
  • Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo a Pedro Vivanco Paracuellos otorgada por la Vicepresidenta del Gobierno de España y la Ministra de Empleo y Seguridad Social por los años dedicados al vino y al trabajo desarrollado a través de la Fundación Vivanco, para lograr difundir e investigar la Cultura del Vino. Madrid. Biblioteca Nacional, 2014.
¿Te gustó el artículo? Guárdalo

Comenta