Godeval Cepas Vellas sitúa el godello de una bodega pionera en la élite mundial

Susana Formoso

Martes 20 de Diciembre de 2016

Leído › 3702 Veces

El Godeval Cepas Vellas se posiciona por segundo año consecutivo entre los mejores 100 vinos del mundo 2016, de acuerdo con la clasificación de la prestigiosa revista americana Wine Spectator, recientemente publicada

La publicación ha otorgado 91 puntos al Viña Godeval Cepas Vellas 2014 (D.O. Valdeorras), y lo sitúa en el puesto número 75 a nivel mundial, convirtiéndolo en el único vino gallego en el ranking de Wine Spectator. El año pasado, la añada 2013 de este godello sobre lías fue el único vino blanco gallego de esta misma lista de referencia.

Wine Spectator aprecia que en el Cepas Vellas 2014 "aromas de pera, melocotón y membrillo se mezclan en este vino expresivo, mientras notas minerales, mandarina y jengibre le añaden complejidad".

Tres décadas elevando el potencial del godello

Este destacado reconocimiento en la élite mundial del vino no se entiende sin tener en cuenta el formidable empeño que Bodegas Godeval ha puesto en extraer el máximo potencial de la variedad godello durante sus treinta años de existencia. Cinco socios iniciaron el proyecto en 1986 a partir de dos hectáreas de viñedo. Fueron recuperadores pioneros de esta uva blanca, cometido que hoy distingue a toda la comarca gallega de Valdeorras.

Con la ilusión por el trabajo del primer día, la iniciativa ha seguido creciendo. Elaboran vinos exclusivamente con godello. El Godeval Cepas Vellas se obtiene de los viñedos más antiguos, situados en laderas de suelos pizarrosos. Esto, unido al clima atlántico con influencias continentales, confiere a este vino unos rasgos muy característicos y definitorios.

En Godeval se esmeran en el cuidado constante y exquisito de la viña. "Es nuestro leitmotiv y el resultado de este esfuerzo se obtiene finalmente en el momento de la vendimia". La recolección se programa mediante controles de maduración y se efectúa a mano, con una posterior evaluación en la mesa de selección.

A partir de ahí, el mosto se fermenta a temperatura controlada en depósitos de acero inoxidable. Tras este proceso, al Godeval Cepas Vellas le esperan todavía cuatro meses con sus lías. Esta fase sirve para conseguir mayores aromas y cuerpo en el vino.

El resultado es un vino de intensidad media, envolvente con recuerdos a fruta madura (esencialmente manzana, melón y piña) y a finas hierbas del campo, como hinojo e hierbabuena. Las catas han descrito al Godeval Cepas Vellas como un vino especialmente agradable en boca, con un equilibrio de sensaciones dulces que aportan cuerpo y volumen, sabores ácidos que dan frescura y unas notas minerales de gran complejidad, reminiscencia de la pizarra del suelo en el que se cría la cepa.

Godeval Cepas Vellas

La nueva añada, ya en marcha

Bodegas Godeval prepara ya la nueva añada. Se esperaba una cosecha complicada, dadas las condiciones meteorológicas previas, con una primavera muy lluviosa que incrementó el riesgo de mildiu. Sin embargo, en la bodega consideran que la vendimia, desarrollada en una semana, superó todo factor adverso. Son 127.000 kilos de uva recogidos, una cantidad ligeramente superior a la del año pasado. Una producción sana y madura de calidad excelente que dentro de unos meses pujará por subir otro escalón hacia la cúspide de los mejores vinos del mundo.

¿Te gustó el artículo? Guárdalo

Comenta