El Gobierno planea realizar controles de alcoholemia en la calle a menores

Lunes 19 de Diciembre de 2016

Leído › 6863 Veces

La nueva Ley “Antibotellón” prohibirá, por primera vez en España, el consumo en una vía pública de alcohol por menores de edad. La policía notificará a los padres la infracción y se obligará al menor a realizar un curso sobre los efectos del alcohol en un organismo

Detenciones de menores en Marzo de 2006 ante un macrobotellón en Moncloa (Madrid)

El pasado miércoles, 30 de noviembre, la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, adelantaba que se estaba preparando una Ley de prevención de consumo de alcohol en menores de edad.

Una Ley, existente en algunas Comunidades Autónomas, que venía siendo foco de atención ante el debate de la permisividad social y que se ha visto acelerada con la trágica noticia de la muerte de una niña de 12 años por un coma etílico durante un botellón en San Martín de la Vega el pasado mes de noviembre.

El Gobierno buscaría de este modo acabar con el consumo de alcohol en aquellas personas que no tengan la edad legal (menores de 18 años) unificando, por primera vez, las numerosas normativas autonómicas y locales que regulan el acceso de niños y adolescentes a las bebidas alcohólicas.

Según informa este sábado el diario ABC, la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, ya ha empezado a dar forma a esta nueva ley "antibotellón", en la que, entre otras medidas, se prevén controles de alcoholemia y cursos de sensibilización familiar para implicar a los padres.

La nueva Ley incorporaría un artículo en el que se autorice a la Policía Local a utilizar alcoholímetros si tienen la sospecha de que un menor está bebiendo en un lugar público. Si al soplar da positivo, el agente llamaría a los padres o tutores para comunicarles que su hijo ha bebido. Después a la familia le llegaría una notificación para acudir con su hijo a un curso de sensibilización donde se enseñará al menor los efectos del alcohol en un organismo que aún está en desarrollo.

Para su aprobación, la propuesta deberá ser planteada para su debate en la Comisión Mixta Congreso-Senado. En esta comisión están representados además de los grupos parlamentarios, las comunidades autónomas, asociaciones de padres, el sector educativo o las corporaciones locales, entre otros.

Este debate deberá abordar cuestiones sobre como realizar los controles de alcoholemia para menores, la tasa de alcohol que se deberá considerar positivo para un menor, si es suficiente con un positivo para ser obligado a hacer el curso de sensibilización, o el tipo de sanciones en caso de no acudir a dichos cursos.

Fuente ABC

La edad legal para empezar a beber se mantendrá en 18 años

En España es ilegal beber alcohol (incluidos la cerveza y el vino) hasta los 18 años. Pero hasta hace tres años la legislación asturiana permitía comprar y tomar bebidas alcohólicas a partir de los 16 años.

Durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se intentó elevar la edad legal para beber a los 21 años, como obliga la legislación en Estados Unidos, pero la idea no prosperó.

La normativa que prepara ahora el Ministerio de Sanidad tampoco tiene previsto retrasar la edad y seguir el ejemplo de otros países.

Fuente ABC

Además de Estados Unidos, Paraguay tampoco permite beber antes de los 21. y en Suecia. Noruega o Finlandia la barrera se sitúa en los 20. Son casos excepcionales porque la mayoría de los países sitúan en 18 años el momento legal para poder tomar bebidas de graduación alcohólica.

Sin embargo, el retraso que hacen algunos países no es caprichoso. En la etapa de crecimiento el alcohol mata neuronas, afecta al rendimiento en los estudios y a su desarrollo psicológico. Neurólogos y psiquiatras advierten de que no existe una dosis de alcohol segura para los adolescentes y jóvenes. Un menor no debería beber nunca hasta completar su desarrollo.

Comenta