Una copa, la opción preferida por los españoles en una primera cita, según una aplicación móvil

Miércoles 21 de Septiembre de 2016

Leído › 3572 Veces

La bebida es la opción preferida ante una primera cita, por encima de otras actividades como dar un paseo, comer, salir de fiesta, ir al cine o hacer deporte

Llega el otoño y el vino comienza a incrementar su consumo en España.

Desde Happn se aprovecha esta ocasión para analizar las bebidas españolas más típicas y su potencial en una cita.

Según la opción 'See you there' de Happn, la aplicación para conocer gente vía geolocalización líder a nivel nacional, en España se invita más a una copa para la primera cita que otras actividades como dar un paseo, comer algo, salir de fiesta, ir al cine o salir a correr.

Dicha opción deja enviar a todos los usuarios de Happn con los que te cruzas un plan genérico para hacer en las próximas horas, por lo que en muchas ocasiones se usa para organizar una primera cita.

Es por ello que el mes de octubre toman gran importancia a la hora de conocer gente, porque es un mes ideal para ese genérico "ir a tomar una copa", que prefieren gran parte de los cerca de 760.000 usuarios españoles de Happn.

Aprovechando que entramos en el mes que da paso al otoño donde el vino es el gran protagonista, Happn ha querido analizar las posibilidades de cada bebida típica española a la hora de quedar para tomar "una copa" o para una primera cita (o segunda, o tercera...)

- Vino tinto: A la hora de quedar con alguien nuevo/a que quieres conocer el vino es la bebida por excelencia. El vino es una pieza clave en las relaciones, que acerca y distiende. Además ofrece una imagen sofisticada, elegante y con personalidad, que nunca deja indiferente. Si quieres dejar huella, pide una copa de vino.

- Sangría de vino: para una comida informal o para acompañar una paella siempre gusta, es ideal para seguir la dieta mediterránea y el tema de que lleve fruta hasta parece que es más sana. El problema es que es demasiado informal para una primera cita romántica, por lo que úsala cuando llevéis ya varias o si quieres una cita más informal. Es dulce y muy azucarada, por lo que también es perfecta para coger ese puntito que quite los nervios y haga que fluya la conversación y las risas.

- Espumosos: Sea Champagne, Cava, Prosseco,... siempre elegante, con personalidad e ideal para picar algo, este vino es probablemente la mejor bebida para una primera cita. Quizá en una cita muy formal puede parecer un poco recargado e incluso, pretencioso. Pero, para momentos especiales quedarás muy bien. En una discoteca o club funciona también de maravilla, más incluso que las tan manidas copas.

- Manzanilla: ¿Quién no ha bebido este vino en alguna feria andaluza? Ideal para brindar y bailar con ella, se bebe como agua, por lo que hay que tener cuidado de que no se suba demasiado a la cabeza. En el formato de rebujito no es muy válido para una comida formal, pero en una fiesta conociendo a sus amigos es una de las bebidas perfectas. En cambio, hay manzanillas muy selectas y su dulzor suele ser bien aceptado.

- Sidra: Muy parecido a la manzanilla en cuanto a los momentos en los que se bebe, pero suele ir acompañada de un yantar potente, típico de Asturias. La forma de beberla, a base de culines, en muchas ocasiones compartiendo el vaso y tirando el fondito para lavar el borde no lo hacen muy válido para una primera cita romántica, pero sí para algo más informal. El arte de escanciar da muchos ratos de flirteos y risas, ideales para romper el hielo.

- Albariño: Ideal para una primera cita romántica. Fresco, fino, elegante. Bien armonizado es la forma perfecta para convencerle de que tienes clase, buen gusto y tablas en la mesa. Para una noche calurosa de verano o una comilona de invierno, el vino blanco es un todocampista que te vale para cualquier situación.

- Cerveza: En España hay una gran variedad de gustos, pero lo que sí es seguro es que es una de las bebidas alcohólicas más aceptada. Se trata de una bebida muy informal que une mucho, ideal para eventos más desenfadados. Compartirla en un partido de fútbol, invitarla a ella en una terracita después de una larga jornada de trabajo, y en ambientes más juveniles funcionan muy bien.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta