Demuestran que los bebedores tienen menos probabilidades que los abstemios de desarrollar insuficiencia cardíaca

Martes 24 de Febrero de 2015

Leído › 2366 Veces

Investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard han publicado hallazgos que muestran que el consumo moderado de bebidas con alcohol puede conducir a un menor riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca.

La insuficiencia cardíaca es una enfermedad crónica en la que el corazón no puede bombear tanta sangre como el cuerpo necesita. Los síntomas comunes incluyen fatiga, hinchazón de piernas y tobillos, y falta de aliento. El alcohol es un elemento con muy mala fama cuando es consumido en exceso,  pero el Dr. Scott Solomon, profesor de medicina de la Facultad de Medicina de Harvard y médico jefe del hospital Brigham & Women's, decidió “echar un vistazo” a las consecuencias de beber con moderación.

"Lo que encontramos fue que aquellos que bebían moderadamente tenían un menor riesgo de insuficiencia cardíaca", dijo Solomon. "Para los hombres, el efecto protector parecía ascender a cerca de dos bebidas al día, mientras que para las mujeres se estableció en alrededor de una bebida por día."

Solomon y sus colegas analizaron los datos recogidos en el estudio 'Atherosclerosis Risk in Communities', patrocinado por el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI) de 14.629 adultos en cuatro estados de Estados Unidos, aproximadamente la mitad hombres y mitad mujeres, que tenían entre 45 y 64 años de edad al inicio del estudio. Sus hábitos de consumo de alcohol y la salud cardiovascular fueron seguidos durante 25 años.

Los resultados indicaron que las personas que bebían hasta siete bebidas por semana tenían menos probabilidades que los abstemios de desarrollar insuficiencia cardíaca, aunque los resultados fueron más pronunciados en los hombres que en las mujeres. Más allá de siete bebidas por semana, el riesgo de insuficiencia cardíaca en sí no aumentó, pero las probabilidades de morir por otras causas subieron.

Además, Salomón informó en los resultados del estudio  que los datos sugirieron un riesgo menor entre los que bebieron exclusivamente vino, frente a otras bebidas alcohólicas.

Lo más probable, explicó Salomón, que el alcohol tenga un efecto beneficioso sobre el riesgo de insuficiencia cardíaca por las mismas razones que puede proteger contra otras enfermedades cardiovasculares. "El alcohol hace cambiar nuestro perfil de lípidos", señaló, y agregó que se puede aumentar el colesterol bueno, afectar la coagulación de la sangre y administrar antioxidantes.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta